paginadigital logo

www.paginadigital.com.ar

  Home | Muestras | Eventos | Teatro | Cine | Arte | Exposiciones de Arte Cursos | Noticias & ArtículosMúsicaAyuda | |
 

 LITERATURA | CONFERENCIAS |  EXPOSICIONES | 

 
 
   
  Home

Colegios

Universidades

Guía Comercio

Industria

Clases

Cursos

Seminarios

Eventos

Arte

Exposiciones

Galería de Arte

Literatura

Textos

Cine

Teatro

Música

Música Clásica

Teatro

Cine, TV, Video

Noticias

Artículos

Museos

C. Culturales

Concursos

Carreras

Becas

Posgrados

Taller literario

Servicios de Internet

Solidaria

Profesionales

Librería

Lectura - Textos

Foro de discusión

Links

Mapa del sitio

Librería paginadigital
 

Envíanos tu evento para ser publicado. Clic aquí!!

Librería    paginadigital

El arte de navegar por la vida

El arte de navegar es como el arte de vivir. Es un libro iniciático, inaugura tesoros cercanos y rutas ocultas a la percepción rutinaria. Habla de experiencias oceánicas y del fin de todo naufragio.
Es una presentación original de la sabiduría de las edades, huellas sutiles en el mar del corazón, apertura, no dogma; gracia, no invasión; anhelo, no mandato.
El mar se expresa a través de la sirena de muchos buques. Para comprender los principios de este arte se requiere intuición, receptividad, alta lógica.
Los conocimientos secundarios se pueden apresar por el pensamiento racional, tal vez por la definición.
Este libro fusiona ciencia, poesía, jardinería, política, sistemas y espiritualidad. Es aldeano y galáctico, disuelve y coagula. Tiene la vitalidad de la sal marina.
En esta obra no se explica qué es la burda de sotavento, ni qué es una driza, ni tampoco cómo hacercascada, arroyo, laguna, río y llega al mar.

El arte de navegar no tiene escuela, es como el arte de vivir: armonía de diferencias.
El navegante es profundamente autodidáctico. Sabe que el aire es mente, el agua emoción, el barco su cuerpo físico, el naufragio, renacimiento y aprendizaje.
Navegar es indispensable, durar no. El barco en el muelle está seguro, pero no navega.
Por eso al velero anclado en el fondeadero se lo conoce como "muerto".
Mejor temporal que parado vitalicio.
Los caracoles están llenos de chismes, pero no navegan.
Este libro no cuenta historia de viejos piratas que a nadie interesan, ni trae más arena al desierto de arena.
Las perlas abundan pero no flotan, hay que internarse en las profundidades del corazón para encontrarlas. La alegría no desperdicia momentos como lo hace la tristeza.
No podemos dominar a los elementos naturales desatados, pero si estudiarlos y respetarlos.
El navegante sabe lo que hace la corriente.
Por eso aquieta su cuerpo emocional, lo estabiliza, porque las olas que surgen de los mares tempestuosos internos, engolfan al nadador más experimentado, le impiden la luz e inutilizan todos sus planes en movimientos desesperados y agotadores.
Cuando se debe ir contra el viento nunca hay que cazar las velas hasta el extremo de que la embarcación se detenga y muera. En temporal conviene alejarse de la costa y no entrar en bahías. Buscando seguridad perdemos horizonte.
Un solo viaje no puede agotar todas las experiencias.Una sola vida no es la única oportunidad para el hombre. Navega.
El arte de navegar es un faro en la noche desesperanzada, una vibración sanadora.
El faro alumbra pero no puede hacer el trayecto del barco.
La enfermedad es una alternativa fácil, pero infeliz. El síntoma es un cofre que debe abrirse.
La naturaleza tiene poder sanador, cuando no puede hacer más, sus recursos marinos curan al hombre de megalomanía. La arrogancia no es digna de una ola experimentada.
El artista de la navegación acepta con mayor facilidad lo desagradable que lo intrascendente.
Un navegante es un transformador, un precursor, no un corsario ventajero ni un pescador oportunista.
El pescador no navega, espera vigente en capturar el pez increíble que lo complete. El arte de navegar es pesca de almas, sin red y en otros mares.
Un navegante no es ritualista; no pertenece a una casta sino a un nivel de conciencia; conoce las grandes leyes de la navegación, las honra y las vive; se viste y se desnuda con lo que es.
Abundan las jerarquías de todo tipo perofaltan navegantes genuinos; hay más mitras que cabezas y más canas que sabiduría.
Navegar es transmutar la devoción personal en desinteresado servicio a la humanidad-una.
La intención fundamental del arte de navegar es llegar a ser conscientes del alma, cultivar la identidad del alma, y vivir como almas que ya no se humedecen tanto por las lágrimas del dolor personal porque están abiertas y solidarias a las del otro.
El alma sólo tiene conciencia grupal, percibe el mar, no las olas. Es mágica, fuente inagotable de propósitos y significados, se manifiesta sin nacer a las formas.
No vayamos al mar con un dedal para trasvasar su contenido.
Podemos jubilarnos de oficiales sin haber navegado nunca. El viejo lobo de mar tiene olor a sal.
Los navegantes se reconocen sin presentación.
No es un libro para cualquiera, pero es para muchos.
Las imprecisiones, la incertidumbre y la inestabilidad son las condiciones naturales de todo navegante.
Y no enloquece por ello, no pretende la seguridad escrita en algún cielo, confirmada en algún mapa o cédula.
Siempre hay peligro en cualquier lugar del océano; la generosidad es la característica de los navegantes, no la arbitrariedad.
En el peligro brotan las cualidades más escondidas del ser humano. Por eso la amistad hecha entre navegantes es la más perdurable.
Hay peces de acuario, de estanques, de lagunas, de río; los hay de mar.
Los navegantes se encuentran entre la gente amable, sencilla, directa. Cuando son invitados tienen magnetismo natural, son escuchados, pero a nadie le dictan cómo debe vivir. Saben que uno experimenta dolor cuando crea dolor; asumen ser un reflejo de todo lo que es.
Lo académico y estadístico son bases necesarias y pasos preliminares en todo estudio científico, pero en este libro la atención está centrada en la aplicación práctica de la navegación.
Lo espiritual está más allá de la religión organizada: es una ciencia de la vida. Cuando la religión es una superstición del ego individual inseguro, carece de compasión.
El amor, la humildad, nunca fueron condicio-nados y revelan.
Muchas veces cuanto más lejos del templo más cerca estamos de Dios, como los navegantes en alta mar.
La ceguera individual y la inercia colectiva constituyen la más peligrosa amenaza que se cierne sobre la "familia humana" atrapada en la ola de la inconsciencia.
Como las neuronas inactivas que los neurólogos encuentran en el sistema nervioso, la enorme masa de los hombres constituyen millonesde unidades de conciencias levemente encendidas.
Si entrasen en actividad, si despertasen plenamente, si navegasen, canalizarían la energía creadora del alma y el planeta hambriento y dolorido se transformaría en una central de luz.
La suprema inteligencia capaz de integrar el universo de células existentes en el cuerpo humano puede también orquestar la asombrosa diversidad de la manifestación humana.
El arte de navegar es un mensaje confidencial dirigido a los atentos discípulos de la vida, apertura de horizonte en el vasto pantano del sufrimiento inútil; es viaje y llegada simultánea.
No busca aprisionar ideas ni embalsamar prejuicios; libera asombro, hambre de real identidad, de agua abundante, de ser.
Trasmuta el concepto de pecado original por el de virtud inaugural, va mucho más lejos y profundo que la Internet, donde en vez de navegar, se suele pavear más rápido.
No somos ni esclavos, ni títeres, sino navegantes distraídos en proceso de autodes-cubrimiento. En vez de la culpa a expurgar, celebra la gracia de ser.
Somos energía consciente y eterna: soltemos amarras.
El navegante no es un romántico ni un deambulador; toca a la vida en un punto donde nadie la ha tocado antes, investiga en su corazón abierto, no repite a ninguna autoridad externa ni cae en recurrencias personales. Le da una oportunidad a Dios.
En alto riesgo hay que eliminar lo accesorio, tirar lastre, la estupidez por ejemplo. Pero si se trata de filar el ancla, dejarla ir por la borda, hay que asegurarse de que esté engrilletada a la cadena.
La brújula interna es motivación clara, percepción abierta, capacidad discriminativa para lo esencial, no siempre manifiesto: conscientes de la conciencia, sin combate ni temor alguno.
Debe existir alguna autoridad oral o escrita que confirme las afirmaciones de este arte y de alguna otra autoridad que las rechace.
Por eso el navegante aprende a respirar el buen aire por sus propios pulmones y no busca alimento predigerido en alguna casuística.
Va al mar, su hogar natural. Allí los nombres que usamos no significan casi nada; hay un bautismo mayor: navegante.
El arte de navegar integra una cosmología elemental, sugerente, analógica, metafórica y a la vez coherente que une con un hilo de oro los estadios de un retorno glorioso de la conciencia a su real naturaleza liberada de toda preocupación personal.
Su lenguaje no se explica demasiado, es abierto como el silencio; sus imágenes son escenas sugerentes, convocantes, que despiertan la propia investigación.
Cada enunciado es una hipótesis a confirmar en la propia vida marina.
Quien navega atiende a sus compromisos y necesidades internas; el que no sabe responde mecánicamente a las exigencias externas, modas y caprichos.
Muere y vive; renace y se.Ven al mar.
Equivócate pero navega.
Enciende la vela de tu vida para que todo tome sentido.
La eternidad te pertenece.
Si la piedra lanzada tuviera conciencia creería que está volando porque quiere.
No hay forma de explicar cómo el agua se hace ola: desde el mar nunca hubo olas sino agua.
Dejemos en paz la palabra, naveguemos.
Propósito: Hacernos amigos del silencio.

Hipótesis a investigar: Existe una realidad interna o
Yo real o Yo testigo.

1.- De los 1440 minutos del día adopta la decisión de tomar 10 para conectarte con tu alma, el Yo real no investigado.Por la mañana la mente suele estar más aquietada y puede sintonizar con mayor rapidez los estados superiores de conciencia.

Si comienzas todos los días, enfocando la atención en tu realidad espiritual, vivirás en forma muy distinta, empezarás a pensar lo que el alma piensa. La energía sigue al pensamiento. Tal como el hombre piensa, así es.

Sentado. La posición más fácil y cómoda es siempre la mejor.
La columna vertebral debe estar derecha, los hombros ligeramente levantados, la respiración natural. Distendido pero atento.


Fragmento de "El arte de Navegar por la vida""


Index page

Si desea regalarse o regalar este libro

 

 

Depósito bancario (Sólo Argentina)

El envío tarda un máximo de 72hs
ante cualquier duda comuníquese con nosotros  

 

 

 

Ir al principio,

 


Volver a textos

 
 
 
 

Librería
paginadigital

clic aquí

Diseño web
Optimización y posicionamiento

Clic Aquí

  Notas & Artículos
Educación
Noticias & Opiniones
Cartas de navegantes (opiniones)
El amasijo
Charlas sobre Arte
Entrevistas a artistas plásticos
Tecnología y ciencia
Teatro
Lectura y Textos
Artículos y boletines literarios
Entrevistas
Temas varios
Chistes
Columnas para sonreír
Reflexión
Biografías

 

© Copyright 1999-2010 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  




|Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 2015, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados | Términos y condiciones

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller literario | Enlaces útiles