C o r r e O
E x t r e m a f i c c i o N

mensual de ficciones/aparece el día 5 de cada mes

Beer-Sheva/Israel/
Nro. 1 del tomo II 
de Febrero del 2001


Volver a textos

.

Sumario
1/Música rara
2/Romina E. Freschi: Diario de Rita
3/Carlos Viggiano: Cesare
4/Interroga 1
5/Leopoldo de Azúa: Puerta de espera
6/Interroga 2
7/Martín Efe: Letras para el principio/Letras para el final
8/Karina Macció: Pirata/Polinésikas
9/Interroga 3
10/Ana Camusso: Antianimales

______________________________________
............................................................................

1/Música rara
______________________________________


--Qué música rara, ¿no?
--De veras.
--Andá a ver qué es.


______________________________________
............................................................................

2/Romina E. Freschi: Diario de Rita 

______________________________________


Viernes 14 de mayo de 1999

Ver a un adolescente cuando uno tiene más de cuarenta años es algo
intrascendente, a lo sumo cómico o molesto. Siempre ha sido así en mi vida.
Jamás comprendí el glamour de tener un amante más de diez años menor que
yo. Jamás soñé desear un toque adolescente para mi piel de experiencias tan
intensas.
Sin embargo, la adolescencia hoy en día no es lo que era antes. Empieza muy
tempranamente ñ yo misma contribuí a eso en el mundo del espectáculo ñ y
termina en forma muy tardía. Dicen que científicamente termina alrededor de
los veinticinco ñ es decir que los twenties han desbancado por completo a
las Teen Ages ñ pero he descubierto que entre la gente que hace sus compras
en mi supermercado ñ el supermercado al que yo voy - es permisible que se
extienda hasta más de los treinta. Los cuarenta no. Sorprende que uno ya es
un viejo verde a los cuarenta años. La adolescencia esa, adorada y alocada,
se torna de ese color mocoso y ya no te tratan como antes. Para la gente
que no tiene la piel delicada, se acaba con anterioridad. Yo misma,
seguramente, podría pasar hoy por una adolescente.
Supongo que estoy tratando de convencerme a mí misma de que no estoy tan
lejos de tal etapa de la vida. También de que ciertas personas que parecen
corresponder a esa edad, en realidad se encuentran solamente en la
extensión moderna de la etapa, y por lo tanto, son adultos y pueden serlo
en el terreno amatorio.
No puedo seguir cavilando sobre la inutilidad. Hay ciertas cosas que no
puedo permitirme a pesar de que Stella siga diciendo que soy una Stella del
cine. La sabiduría es la de siempre, y eso no puedo cambiarlo: las cosas
son como son. Debo mantener mi corte de pelo.


Lunes 15 de mayo de 1999

Soy yo la auténtica adolescente. El no tiene nada que ver.
También es verdad que he estado escuchando a Liza Minelli cantando esa
canción con los Pet Shop Boys.
No puede ser que me sienta así frente a un chico de 23 años. Creo que él
sólo está fascinado por el hecho de que yo he viajado y he trabajado en
Hollywood. Oh pero fui tan feliz cuando me dijo que tenía grabadas mis
películas. Creo que se ha masturbado conmigo en su adolescencia ñ ¡Ay, pero
si ahora es un adolescente!
Jamás había conocido a una persona tan inteligente. Bueno, en realidad
jamás había conocido a una persona del sexo masculino que fuera tan
inteligente. Mi amiga Stella es la persona más inteligente que conozco, si
he de ser veraz. Pero él es tan, es tan...
No puedo creer haber llegado a mi edad y no poder decirle a un hombre que
venga a verme. Estoy esperando que nos encontremos en los pasillos del
conservatorio, en la cafetería del centro de Idiomas. Voy siempre más
temprano para verlo. Y siempre espero que nos quedemos charlando al final.
Nos quedamos siempre charlando hasta el final.
No sé porqué toma esas clases de Español para Actores Extranjeros. Espero
que sea por mí.
No debo contestar más sus deliciosos llamados.
No debo responder ni uno sólo de sus delicados mails.
O debo hacerlo, sí, pero de manera escueta y administrativa, ser una buena
compañera, una hermana mucho mayor.
Mañana, sí, mañana mismo, iré a la peluquería.


Jueves 20 de mayo de 1999

Tiene novia, me dijo con su adorable pudorcito de niño estudiante. Y yo me
hice la experimentada amante de telenovelas, la malvada otra a la que no le
importa "eso".
Siempre he sido muy enamoradiza pero había sabido preservar la
superficialidad justa que hace de las relaciones eventos románticos y
pasionales, pero sólo como actos reflejos, libretos de Hollywood que yo
podía seguir tranquila y divertida para asegurar el debido amorío que
estremeciera a mi amante y me permitiera sentirme a mi también feliz en la
plenitud de mi propia ficción. Creí que el amor y la pasión eran eso: la
cortesía de la actuación. Desde Rafael, lo creí, claro que lo creí.
Pero este chiquillo tiene novia y yo no pude interpretar mi papel con
claridad. Quizás por eso me creyó. Vio el real conflicto en mi pupila y
pensó que era el fugaz espacio obligado que la experiencia otorga a la
duda. Soy una vieja para él. Una vieja hermosa, quizás, pero una vieja.
Y él es solo tan hermoso para mí.
No sé cómo pude soportar sus palabras después de haber escrito lo que
escribí. ¿No se da cuenta entonces de la relatividad de la adolescencia, de
que soy yo la jovencita inexperta estremeciéndose al tacto de su mero
aliento?
No puedo desaparecer en tres segundos. Si es necesario, y aunque muera en
el intento, completaré mi papel de "otra" malvada y experta.. Forzaré mi
piel a hacerlo, si hace falta. Primero que todo, me cortaré el pelo. Así,
con el pelo corto, en pleno personaje, no sufriré tanto... Completaré mi
parte. No desapareceré.
Cómo podría...


Viernes 4 de junio de 1999

A pesar del tiempo no he aprendido a evacuar la tristeza. Será que no
existe nada así como "la" tristeza sino miles de tristezas, tristecitas,
todas distintas entre sí. La tristeza podrá no ser mortal pero esta
tristeza, ésta que siento yo ahora, hoy, ésta sí lo es. Siento que puede
serlo, que cuando la puerta se cierra por completo o cuando ya no lo
escucho del otro lado del teléfono, está ella allí acechando para matarme y
que si él no me rescata pronto, pronto, ya no volveré a ver nada más que
esa negrura hasta morir.
Vivir tarde... vivo sólo de tarde cuando viene a mí. Después me dedico a
ser esa casi viuda triste, no casi, sino completamente triste que realiza
mi vida "normal". Y la normalidad malvada es la que me hace ser "nada", esa
compañera entre compañeras, esa vieja y triste que apenas roza las rosas y
que éstas ni la notan. El podrá jurarme y perjurarme que no, que él está
pendiente de mí en cada uno de esos roces, oh esos exquisitos e ínfimos
roces que no ceso de provocar, aún al borde de la vergüenza . Pero para él
existe "otra" normalidad, la normalidad de saber que soy un desliz de su
juventud, una oportunidad de aprender de la vida, una escapada de ese, su
bello destino de jovencito novio de jovencitas, odiosas, convenientes y
sobretodo jovencitas.
Pensé que iba a resistir mi papel de sabia amante, pero la verdad es que me
deshojo a cada caricia y me quedo en carne viva cuando él no está.
Recorro la muerte aquí en Buenos Aires como si fuera en Venecia. Y me
siento tan ridícula.


Martes 8 de junio de 1999

Hay algo que no está saliendo como quisiera haberlo planeado. Una falla del
instante, del presente, incluso del presente de la escritura, del momento
ese, justo y exacto, en el que le escribo, en el que estoy escribiéndole.
Hay algo de despatarrado e improvisado, algo que no me deja disfrutar la
"supuesta dulzura" de "lo espontáneo", algo que no puedo controlar ñ quizás
sea este "desenfreno apasionado" lo que me enamora ñ sin embargo porque es
descontrolado deseo controlarlo, como si deseara ir contra esa misma
definición - ¿será que siempre he pensado que el descontaron era una pose
más, sumamente controlada, una manera más de enmascararse en la "tempestad"
del amor? ¿será esa convicción de escuela aquella que me hace persistir en
la tarea de mantener un personaje y una escena completa con este amor...?
¿Cuál será entonces la razón para que continúe en el fracaso?
Pretendo mantener este personaje condenado sólo para mantener, al menos,
la "dignidad" de una buena actuación. Sin embargo, no la mantengo. Sin
embargo, ni siquiera me importa. En esos momentos, en ese frente a frente
que acompaña cualquiera de mis palabras hacia él ñ ¡esa es la condición! ñ
esas dignidades del tiempo, de la historia se desvanecen, se destruyen, se
liquidan para volver a mí, ridículas y reíbles en la angustia de la
ausencia, y ni siquiera entonces, en esos "peores momentos", me importa. Me
he convertido yo en la adolescente primeriza de este amor.
Durante toda mi vida - y he vivido mucho - he pedido consejos - muchos
consejos - y los he seguido, o al menos tenido en cuenta. Tengo pilas de
frases que deberían haberme reconfortado en el camino de la vida y de
hecho, creo que lo hicieron, y de algún modo lo agradezco, aunque ahora, de
repente, siento que han dejado de hacerlo, que como por algún efecto
retroactivo, han perdido su significado, incluso para esa misma situación a
la que en el pasado dieron ñ aunque ya no la dieron ñ solución. Por eso hoy
he de darles la espalda. Ni siquiera quisiera contar con la luz de una
Stella. Por más amor que le tenga. No quiero confundirme más. Aunque los
corazones de los otros y las escenas del teatro y la literatura se
desencadenen en eruditos exemplos, debo encerrarme, ensordecerme a ellos.
Porque él me está prestando un vocabulario nuevo, una vestimenta nueva, un
peinado nuevo, ... El me ha pedido que lo acompañe al mar. Siento que todo
esto me sienta bien. Y pienso usarlo. No sé cuánto durará. Ya tendré tiempo
de escribirlo ñ describirlo ñ cuando termine. Si no, alguna escritora en
serio lo hará por mí.


Martes 15 de junio de 1999

Le dije que lo amo. Entre las sábanas, entre los dedos, así despacito, en
medio de los besos. Por un instante la escena se congeló, la música mudó en
palabras - "te amo" ñ mis palabras. Existió el flechazo, realmente. El me
acarició y entonces sólo seguimos besándonos, naturalmente.
Por primera vez en mi vida las palabras dichas mil veces por leídas en un
maldito libreto han tenido significado, pleno, perfecto. ¡Es algo tan
difícil de explicar! Todo era como siempre, dos personas, la cama, la seda,
la playa, el vino... sin embargo...


Miércoles 6 de junio de 1999

Justo cuando tenía la convicción ñ por primera vez en mi vida tenía una
convicción ñ tuve que volver a callar. Estoy habitando en un rincón entre
lenguajes, dedicada a la pura negación, no decir, no mostrar, y sin
embargo, ¡cómo no hacerlo! si amo, si vivo amando...
¡Pero qué tonta! Yo se lo dije igual. Y él me dijo que cada uno de nuestros
momentos había sido perfecto... y yo sólo fui feliz, ¡qué feliz! ¡sí! ¡qué
feliz fui!
Hace dos semanas que no lo veo.
A cambio de él, tengo un compañero de clases a quien su novia va a buscar
sin falta ¡turra! ¡ hasta me saluda! Y llamadas a escondidas y mails sin
respuesta. La agonía de escribir una carta es tener que esperar
enternamente la respuesta, pues entonces la soledad se hace papel y/o byte,
no sé cómo es esto del correo electrónico, y uno se queda solo con su
soliloquio, narrado para sí mismo y parece que para nadie más.
¿Es que no sintió? ¿no sintió lo mismo que yo? ¿por qué no puede preferir
un momento perfecto?
El otro día hablábamos de Casablanca en la clase, y él me miraba de vez en
cuando...



Viernes 23 de julio de 1999

Sin embargo aún lo escucho.
¿Por qué me llama por teléfono? ¿por qué se queda sin decirme nada
escuchando mis palabras de amor?
Voy a decirle que volveré a la playa. Volveré a la playa.
(Este texto forma parte de la novela últimas noticias de Rita, sin embargo
los fragmentos que aquí se leen están en el original intercalados con
cartas y poemas, a modo de monólogo interior del personaje. El diario de
Rita no existe en la novela, sólo lo hace como posible fragmentación de la
misma.



_______________________________________
............................................................................

3/Carlos Viggiano: Cesare 

_______________________________________


Informe de los sucesos ocurridos en Kimberley

En la calle Malbrán, entre las Avdas. Atilio Marinelli y Embajador Cheek,
se encuentran las vías abandonadas del ferrocarril norte que se introducen
a los que a otrora fueran los galpones de la tabacalera Vito & Lucio
Peruggi Hnos. fabricantes de los célebres cigarrillos "Cesare" de gran
consumo aún hoy en Paternal, Matanza y Villa 41.
Cabe recordar que los cigarrillos "Cesare" lograron gran popularidad en
Buenos Aires a principio de la década del setenta, debido al escándalo
protagonizado por la afamada actriz dramática Lidia Burunduré, quien una
publicidad gráfica aparecida en la revista " El Mundo, Las estrella y ¿Ud?
" se mostraba semidesnuda a foto color en páginas centrales.
Sin embargo no fue su semidesnudez la que desató la incertidumbre, la
polémica y el beneplácito popular. sino, fue mas bien la posición de sus
labios y boca, que simulaban disfrutar de la succión de un pene erecto en
momento extremo, mientras su torso desnudo era rodeado de anillos de humo
de cigarrillos "Cesare" rubios, y pequeños vellones de lana Mapuche caían
desde un cielo argentino celeste y blanco.
La aparición de dicha publicidad, desencadenó una larga discusión sobre el
papel que juega el sexo oral en la Argentina y en los Argentinos,
realizándose debates desde la prensa escrita y programas televisivos
amarillos, con la participación de mentalistas, vedettes, actores,
sociólogos, periodistas de espectáculos y gente común.
Finalmente el televidente avezado se aburrió de tanta cháchara y baja
calidad de las discusiones. Cabe decir, que el tema a las pocas semanas
había sido olvidado, y ahora estaban en boga, las avenencias de Chiche
Bonfá de Luca "Asesino serial", quien mató a su chofer, a su mecánico y a
su electricista automotor de dieciséis balazos en total en el fragor de una
tarde de mucho calor.
Al principio se pensó que Bonfá de Luca participaba activamente en ritos
profanos y práctica de macumba y cábala, los cuales eran señalados como
disparadores de tamaña tragedia, porque Chiche, era temperamental, y en los
carnavales de Kimberley llevaba a cabo todas sus fantasías,
disciplinadamente.
Luego se pensó en las desviaciones de la conducta que provoca una infancia
llena de cuestionamientos y planes económicos de ajuste, en fin, las
conclusiones finales fueron todas referidas al hartazgo que produce la
sociedad moderna en los individuos.
Los cigarrillos "Cesare" corrieron una suerte meteórica, multiplicando
considerablemente su consumo entre los sectores populares, lo que obligó a
los Hnos. Peruggi a lanzarlos en su versión "King-Sice" de doce unidades
con filtro dorado.
Para evadir impuestos, Vito y Lucio Peruggi, piamonteses, devotos de la
virgen de los Viggiano, idearon un inteligente sistema de redes
ferroviarias desde los andenes clandestinos del norte de Kimberley que les
permitía introducir noventa mil atados, dos y media toneladas de cajetillas
"Cesare" rubios y una de "Cesare" negros por día en las costas de
Maldonado, Uruguay.
La carga partía desde los galpones clandestinos de Kimberley a las 2,30 hs,
arribando a su destino final "Tigre" a las 4.02 hs, tres minutos después era
estibada por cincuenta changarines hasta el catamarán "Agradecido" que la
cruzaba a las costas de Maldonado. A las 5.07 cuarenta estibadores la
cargaban a los camiones de la policía costera uruguaya que por el paso de
chamagua la entregaba a la prefectura brasileña, quien la llevaba al norte
del Paranaíba, hasta las tribus Holutas, que la ingresaban a pie a los
puestos de frontera Latinoamericanos.
Hay cálculos estadísticos que indican que en el tráfico de los cigarrillos
"Cesare" intervenían directamente 3.500 personas e indirectamente alrededor
de 10.000.


En las arcas de los Hnos. Peruggi ingresaban cerca de 2.305.300 pesos
diarios, equivalente al 44% de la producción, que les permitió acumular en
dos años, un capital equivalente a el 3,34% de PBI, constituyéndose en el
financiamiento de militares , políticos y gendarmes de frontera en lo que a
soto voce se llamó "Al trotecito trencito trencito llegó".

Lucio Peruggi compró el famoso cabaret " La Polaca ", inspirador del
célebre músico Enrique Delfino, "Delfi", quien escribiera allí los esbozos
de sus entrañables tangos "Bélgica" y "Pato Alegre" , y con su gran
orquesta brillaba en los carnavales populares de Kimberley.

El tiempo pasó rápidamente para Lucio Peruggi, quien fue descubierto por la
prensa en un Hotel de barrio de San Cristóbal junto a Julio Cesar Cuyuyu,
primer Bando-neonista de la orquesta de Delfino y autor de un método
completo para el estudio del instrumento, vestido con prendas femeninas y
en posición amatoria.

Lucio Peruggi murió ahorcado manualmente por su hermano Vito dos horas y
media después del hecho arriba mencionado, en la cama de la habitación
2501, del hotel "Denver" , habiendo podido escapar el maestro Cuyuyu de
quien lo único que se supo, es que "fugó" con su instrumento a cuestas, un
precioso doble "AA" negro medio nácar del año 1935.

Vito Peruggi vivió hasta dos días antes de cumplir los cincuenta y nueve años.
Casado desde hacía ya media década con Lidia Burunduré, murió
instantáneamente en su mansión de Kimberley, una mañana de domingo,
aplastado por el techo de su habitación, que se le derrumbó encima
mientras se espabilaba, por el peso del agua acumulada, debido a la
obstrucción de los sistemas de desagües de la terraza por las hojas de los
Fresnos, que se desprendían, luego de 23 horas de fuertes lluvias y
vientos.



_______________________________________
............................................................................

4/Interroga 

_______________________________________


¿Cómo es que estás de ese lado?


_______________________________________
............................................................................

5/Leopoldo de Azúa: Puerta de espera 

_______________________________________


* Puerta de espera

El primer mensaje que el súbdito envió a su rey fue el siguiente:
Estoy esperando... a que abran la puerta. Ató el mensaje a la
patita de una paloma, la paloma se hizo de alas y a volar hacia ninguna
parte.
La puerta perdió solemnidad y deliró carcajadas en hierro labrado. La
sombra del castillo caía sobre los jardines.
El segundo mensaje que escribió el súbdito fue el que ahora transcribo:
Humildemente a Vuesa Excelencia... solicito que abra de inmediato la
puerta. A un mendigo lo sobornó con cinco migajas de pan. Con
trabajosa agilidad quitándose los harapos, escaló los muros del castillo.
Arañando una cornisa próxima a las almenas se despegó de la pared, ojos al
cielo, aviación hundida, aterrizó dueño de la atenta mirada de un
fantasma.
Molesto por la labor inconclusa del mendigo, el mycrobre le mordió las
cinco migajas de pan cerradas al puño. Entonces decidió entregar el mensaje
personalmente. Subió diente sobre diente, limando sus uñas al polvo de la
piedra, sobre la cornisa, pendiente al abismo, el viento lo empujaba a
seguir. Saltando las almenas entró a una boardilla. Por un cartel se
comunicó que el rey no recibía a nadie, y que lo iba a atender un retrato
dibujado del príncipe, hijo del rey. Ante la mirada mirándolo desde el
dibujo se reverenció tocándose la barbilla con la rodilla, y le dijo:
--A Vuesa Excelencia, majestad desde la bandera del sol hasta el sueño en
la luna, os solicito, arduamente humilde, si no es molestia, abrid la
puerta.
Conforme recibo el mensaje.
El mycrobre se retiró cabizbajo hacia la cornisa, sin medir consecuencias
saltó a los jardines cubiertos por espinas de rosas y de cactus disueltos en
el agua. Se rompió ambas piernas en miles de huesitos.
Un portero abrió la puerta.
--Tenéis un minuto para entrar --le dijo.
Muy dolorido, el mycrobre presionó sus manos contra los cactus, subió la
cuesta que se empinaba a medida que ascendía. Tardó largos siglos. Cuando
llegó, la puerta estaba cerrada.



* El mensaje impreso

Aunque nada, absolutamente nada comprendiera, publica su aviso en La
Gacetilla de Ayer:
Pobre mycrobre se rifa. A tres monedas el número. Sorteo para
reyes.
Asediada la redacción por solitarias, se alega la siguiente confesión:
Solitarias: el mycrobre que se rifa es muy especial. Sabe cantar,
sabe cocinar, teje a la infinita maravilla y hace el amor en San
Nicolás.
Reyes. Ruedan las bolillas de la suerte. El primer premio dado a conocer
por diarios y televisión: 6093.
En la página financiera hay un hueco a rellenar, allí deciden publicar:
Rica viuda de 63 años se adjudica el mycrobre rifado.
Colgándole un bolso del hombro, el mycrobre desemboca en la teta de su
viuda. Al abrirle la puerta, emocionada le pide:
--Bordá mi destino.
De rodillas el mycrobre le besa los pies recién lavados.
--Te quiero --le confirma la viuda. Le regala un montón de fotografías
desordenadas que permiten adivinar sus recuerdos.
En cada anochecer, el mycrobre acompaña a la ex viuda a hacer las compras.
Se abrazan sin vergüenzas. Cae el sol por Avenida Rivadavia, Miserere es la
represalia del regreso. Pasean sin imaginar que en cada semáforo, que en
cada esquina, o que en cada vidriera, nadie los observa.



* La tierra onírica

Del caaa...aaajón, ...noaaa...aaajacá, un mycrobre extrajo el revolvercillo
pumpum; enfriando ánimos hizo puntería mirándose o apuntándose al espejo:
baam, baam, bamm, se baleó desde la cabeza a los pies. El espejo se partía
en astillas.
--La muerte muriéndose al amanecer --de dijo.
Montado al Renault, fuego prendió el motor, primera, drongssssss, segunda.
La buscaría si fuera preciso en el acantilado. Se la tenía jurada. ¿Quién
se ha creído esta mina? Luz verde, verde, verd, ver, ve, v, Victoria,
roja...
Mmmms. Punto dormido. Las campanas de la capilla capitulean en caras de
caracoles y cantan campanas para camposanto.
Puntualmente llegó a la cita. Tres del alba. Estacionó en la esquina del
adiós, adiós, adiós a Dios.
Sin indecisiones tomó el ascensor, botoneó el piso más alto, trepaba las
venas ocultas del edificio. Pensó en si haría el papel de tonto. ¡Qué
tontería! Ass ass aschiende, zsss (se abrieron las puertas). Sabía que su
oficina, la de ella, estaba al fondo del pasillo, no tan cerca del baño.
Con precaución se aseguró de que no hubiese peligro. Desierto por acá,
desierto por allá. Cuatro ojos desprendidos de los lentes. Del baño se
entreabrió una ventanita, apenas dejándose ver un guante y prammm pamm pamm
praaammm. El mycrobre palpó su vientre cubierto de sansangre. Antes caer
leyó la publicidad de una agencia de turismo: Excursiones al cielo y
al infierno, aproveche la temporada, 50 % de descuento para
fantasmas.



* El rey ha muerto, viva el rey

El fuego me mantiene con el esencial olor a hierbas. Por la montaña se
desvanece el último soplo del amanecer. La luna aprieta mis caderas, me
concede una clara victoria sobre la muerte. Son entrometidas anticigüeñas
los ingleses, repartidos por los tres carriles de la eternidad; llegan
ahora vencedores, con las campesinas del lugar arman jaranas que festejan
mi caída del trono. Eso, al menos, es lo que creen. Las antorchas iluminan
durante la noche el día, con las gaitas la música se hace imagen en el
baile. Tienen los pies desnudos quienes pisotean la quietud a la hora
siguiente de la batalla.
La valentía no es la hermana de la suerte. Para descubrir que esta verdad
no es dilema de naipes, tengo que deshacer un póker servido, lo cual es una
casualidad, en consecuencia, los jacks son mercenarios tentados a
engañarme.
Me quedo solo, los que no huyen, mueren. Mi caballo por un reino.
Es por cansancio que recojo flores; todavía tengo la corazonada de que las
brujas no mienten, no pueden mentir, sus mentiras son pecados que se
castigan cortándoles la oreja derecha para que las deshuese la serpiente
lentamente. Siento mucha sed; se suele decir que la sangre inglesa es
fresca.
Planeo regresar pronto con la manía del sabueso que encuentra a sus fueles,
aunque sea por influencia del látigo, el látigo es el otro sinónimo de la
lealtad. Un inglés se hiere con la espina de una rosa. El fuego elimina
todas mis dudas.



_______________________________________
............................................................................

6/Interroga 2

_______________________________________


¿Pero por qué hiciste eso?







La verdad, ¿por qué lo hiciste?







¿Qué te pasó, por qué?



_______________________________________
............................................................................

7/Martín Efe: Letras para el principio/

Letras para el final

_______________________________________


* Letras para el principio

el tipo se hace llamar miguel albá. nació en montevideo y apenas pasa los
veinte.
miguel es una pelirroja que escribe en servilletas, sentada en un bar de
tristán narvaja mientras come fainá y lee algún libro asaltado en la vuelta
(aunque siempre lo atrapan siempre lo atrapan). tal vez ahora esté en el
corredor de un hospital viendo pasar las enfermeras mientras lee las letras
que aquí escribo.
tras largo tiempo de haber interpretado sus textos decidí encerrarlos
tiránicamente en el campo visual- soporte papel, a fin de terminar con
ellos y no volverles a ver (aunque siempre vuelven siempre vuelven).

sobre la desvinculación de su persona física con lo que hace, cierta vez me
citó lo siguiente: dice dijo dirá lissardi: "seudónimo como contraseña/
detonador de sentidos/ un nunca implicar a los demás. el francotirador/ el
guerrillero/ el emboscado/ actúan desde el anonimato." (excusas, excusas,
le paso diciendo que no es tan feo, que salga de su cueva, que va a
respirar sin jadear, pero nada).
el quitar de su lugar al poeta, bosquejando un nombre sin cuerpo ni lengua
es un despojamiento lírico que al parecer le ayuda incluso, a la hora de
hacer literatura.

hay en este poemario textos llevados a escena por medio de la performance o
la oralización despojada, incluso en ocasión de lecturas. tanto flama como
armonía forman parte de la obra Zapping de Centurias, Premio Poesía Viva II
(IMM), del grupo Presos del Insomne/Ser (ex pastas para dos trío).
varios de estos textos pudieron permanecer perfectamente en verso, tal cual
nacieron (pero solo nadie pudo permanecer inmutable, en todo aspecto).
pudieron también no ser impresos (pero solo nadie sostiene su pulso ante la
opción rotunda del cartel: ¿Confirma que desea enviar "poesía de mierda" a
la Papelera de reciclaje?.

martín efe
editor de laboratorio


* Letras para el final


la conjunción poesía- gráfica no fue ocasional. la idea de trabajar
distintas ramas del arte trazando caminos paralelos siempre estuvo.
entonces fue solo cuestión de trabajo en conjunto (el capítulo de los
choques fallidos entre andrés y miguel son parte del segundo tomo de este
libro, actualmente agotado).

las corrientes visuales no son nuevas. cuatro mil años atrás ya jugaban con
las letras en su disposición espacial. llegado este siglo (o el anterior,
no sé en qué psiglo estamos) la conversión lector- espectador es
necesariamente- en facto.
algo en destaque: si esto se parece a algo, en nombre de miguel y andrés
pido perdón a algo.
las letras impresas han pasado de la pantalla de diapos al monitor de un
pecé. (por amor al papel y dedicado a gutemberg sería un buen nombre para
mi próxima experiencia en folias, diría miguel).
el poemario se encuentra en un plano puramente visual y fisonómico con
formas del objeto representado, o no. lejos del texto y su trazado, la idea
es también, la imagen de la idea.
se busca modificar la mirada del lector quien pasa a ser un espectador del
poema. las lecturas aquí son múltiples.

0el libro como obra se convierte en un artefacto, un objeto que requiere
estímulos de percepción donde actúa, simplemente, la geometría del ojo.
evitando el decorativismo al pedo, los distintos textos son guiados en pos
de una metáfora estructural, laburada con recursos tipográficos que afectan
lo visual. la disposición en bloques de ideas responde a una función
rítmica que guía la vista y permite el respiro, o no.
el poemario nace de una necesidad: reafirmar (remarcar, diría miguel) la
destrucción del verso.
así como en la performance poética las palabras juegan al compás del
movimiento físico- corporal de un solo, o en la poesía viva donde los
textos son llevados al espectáculo, acompañados por música, teatro,
fotografía y/o danza, estas letras se abrazan o dispersan en el papel. son
rumbos paralelos en procura de todos los sentidos del espectador.

el contacto entre las artes y la consecuente exploración de rumbos, se da
por correo electrónico, teléfono o comentario de bar: así funciona:
expediciones mismas.
a partir de la idea de un sueño se llega a un abismo visual excedidamente
centrípedo. o una célula única se despedaza en más a su alrededor dando
nacimiento a otras muchas.
el proceso es premeditado y relaburado, programado en base a esquemas o
mecanismos previos. la creación se vuelve recreación forzoza en la
experiencia misma.
la experimentación de laboratorio es inevitable.

martín efe
crítico-inventor


_______________________________________
............................................................................

8/Karina Macció: Pirata/Polinésikas

_______________________________________


(Abrir archivo adjunto)


_______________________________________
............................................................................

9/Interroga 3

_______________________________________


¿Cómo estás de ese lado?
_______________________________________


10/Ana Camusso: Antianimales/Patícolo

_______________________________________


Patícolo:
Es natural de Piedra, se alimenta de hongos, su cola atrae mosquitos, se
imagina a sí mismo como canciller de aves, se cree eterno.


______________________________________


C o r r e O
E x t r e m a f i c c i o N

Es un envío mensual de ficciones

Idea y dirección:
David Wapner

Equipo:
Israel: David Wapner, Ana Camusso, Chiflón. Argentina: Ezequiel Alemian,
Sebastián Bianchi.
Colaboran en este número: Martín Efe (Uruguay); Romina Freschi; Carlos
Viggiano; Leopoldo de Azúa; Karina Macció (Argentina).

Usuarios de Windows: Correo Extremaficción está generado en un procesador
Mac de vieja manufactura, por lo tanto, es probable que en lugar de
caracteres acentuados con tilde, letras "ñ" y signos de expresión, se
visualicen signos o combinaciones curiosas. Si esta transformación les
resultare molesta, háganoslo saber y veremos, veremos.

Correspondencia, enviar a: vafner@shani.net basty72@hotmail.com 

Números atrasados:

http://www.paginadigital.com.ar/index/lectura.html en Correo Extrema Ficción

Registro de la propiedad intelectual en trámite.

Alentamos la difusión de CorreoExtemaficción: re-envíelo, por ejemplo, a otros posibles lectores. Imprímaselo a quien no tenga computadora o conexión a Internet. En cuanto a la reproducción parcial de su contenido, la permitimos siempre y cuando se consigne la fuente.


© 2000-2001 David Wapner


Volver a textos



© Copyright 1999-2010 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  




|Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 2015, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados | Términos y condiciones

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller literario | Enlaces útiles