paginadigital logo

El Amasijo - Grandes Rebajas Por Fin de Temporada, Por John Argerich
 

 | LITERATURA | CONFERENCIAS |  EXPOSICIONES | 

 
 
   

Home

Colegios

Universidades

Guía Comercio

Industria

Clases

Cursos

Seminarios

Eventos

Arte

Exposiciones

Galería de Arte

Literatura

Textos

Cine

Teatro

Música

Música Clásica

Teatro

Cine, TV, Video

Noticias

Artículos

Museos

C. Culturales

Concursos

Carreras

Becas

Posgrados

Taller literario

Servicios de Internet

Solidaria

Profesionales

Librería

Lectura - Textos

Foro de discusión

Links

Mapa del sitio

El Amasijo - Grandes Rebajas Por Fin de Temporada, Por John Argerich


 


El amasijo
Grandes Rebajas Por Fin de Temporada

Por: John Argerich

(Donde se habla de que al dorima lo inventaron para formar)

Creo que alguna vez les relaté unos pensamientos profundos, con que sabía sacudirnos la pensadora el Arturito Masetta, primo hermano de mi cuñada Esther. Un loco que con cualquier excusa se ponía a distribuir tarjetas de visita perfumadas, que lo presentaban como cantor de tangos y recitador profesional. Siempre bien empilchado, de traje azul marino a rayitas blancas. Y el lope era una viaba de Brillantina peinada a la cachetada, como decíamos antes. Pintón, el loco, y siempre escarbadiente en boca, silbando un tango inmortal, como símbolo de estatus.

“¿Cómo hacía para no perder el ritmo, con cada rempujón de la luenga?” -de fija dirán ustedes.

Pero la verdad de la milanesa, no tengo respuesta a su inquietud, porque ése hasta el día de hoy es un misterio. Y el loco disfrutaba sus mejores momentos cuando mi barra de tíos, primos y demás deudos caía al jagüel con la seca del día 5. No por falta de agua, entendámonos, que esa porquería sólo la toman los giles, sino por falta de vino. ¿Imprevisión? No, señores. Mala pata en la prospectiva, por no haber llegado a tiempo los mangos salvatierra con que el Social premia nuestra virtud. Y si el dueño de casa -nunca elegido al azar- andaba medio forrado, el paisanaje iba al grano, hasta ponerse al día. Que novedades de mesejante calibre al gran público no se le pasan por alto.
-¡Pase otra vuelta ‘e tinto, paisano!

-Y a mí acérqueme esa botellita ‘e cerveza Quilmes, que está pidiendo guerra a gritos, desde el armario.

Al acabarse el chupi, la fiesta seguía en el Bar Salsipuedes, donde daban crédito empeñando alguna cosita. Entonces el Arturo abría la boca, llenando el salón con la nostalgia de una lágrima largamente contenida. Porque el coso no servía para ningún laburo conocido, pero para deschavarse con el gotán, era mandado a hacer. Siempre un tema oportuno, siempre una letra que te dejaba pensando en nuestras vidas.

“Liquidación por traslado,
casa en Flores se remata,
-empezó a cantar, tras un rato de suspenso-
algunos pasan por Merlo
cuando van a Mar del Plata.
Y desde la popu, la muchachada hacía coro:
Duraznos al natural,
¡qué calor hace en verano!
Si queda otro litro e’vino
¡no lo amarroque, paisano!

Es bien cierto que ese tipo de letra poco aportaba al discurso social, pero así salió. Como una invitación al diálogo, porque el que más, el que menos, todos habían pasado los 50, debutando en la edad del paganini, versión I y versión II. Expliquémonos: El formador voluntario, o una especie compulsiva que despertaba la solidaridad de los colegas, aunque nadie se animara a exteriorizarla afuera del café. Esperamos que el relato siguiente aclare conceptos.

Cuando el reloj que estaba atrás del mostrador marcó las seis de la tarde, el ambiente del bar “Las Flores” acusó un impacto. Es que caminado de costado para que nadie advirtiera su presencia, apareció la Susi Quevedo, cónyuge con libreta del Torcuato Mingorance. Un kilo de hembra cuando no se la conocía bien, pero temible ejemplar del sexo opuesto, apenas pisaba firme.
-Hola, chuchi -dijo el dorima -Qué hacés por acá?

-¿Qué hago por acá? -repuso ella, mientras entrecerraba los ojos en un gesto que, mirándolo bien, tenía amenazas de nivel apocalíptico.
-Si, querida...

-Mirá idiota: Vengo reventada de hacer compras, y no se encuentra un taxi ni para remedio, mientras vos dejaste el coche en la vedera, para hablar de bueyes perdidos con esta manga de boludos. ¿No tenés un cachito de solidaridad con la madre de tus hijos? ¿No tenés vergüenza, decime? ¡Qué disgusto, si te viera mi mamá!

-No te tomés las cosas tan a pecho, querida. Apenas me bajé un refresquito para combatir la calor...

-¡Yo te viá dar, refresquito! ¡Lo que estás chupando es vodka!
-¡El mozo debe haberse equivocado de vaso, te lo juro, porque yo sólo tomo naranjada! Preguntále a cualquiera.

-Mirá Torcuato -dijo ella- el que la hace, la paga. Esta joda te cuesta un vestido nuevo, con zapatos, cartera y cinturón. Y tenés suerte, porque las tiendas están regalando todo, por fin de temporada.

-¡Tranqui, vieja, se te va la mano! Te compro ese collarcito que me mostraste el otro día, y quedamos en paz.
-Un fato así no lo arreglás con chirolas, che.
-El vestido y los zapatos, entonces, nada más.
-La cartera y el cinturón también, papi, así tu mujercita está linda, para salir a pasear con un churro como vos.
-¿Y te quedás en el molde, entonces?
-Sí.
-¿Y no rompés más los quinotos cada vez que me encuentro con la barra del café?
-Te juro por Dios que no.
-Tomá un cincuenta, entonces, y andá nomás.
-¡Pero, pibe! Con esa mosca no voy ni a la esquina, no voy. Hacé las cuentas en serio, así paso por las tiendas antes de que cierren.

En resumen, al Torcua Mingorance ese desliz le costó la módica suma de ciento veinte mangos con quince guitas, moneda nacional. Y si la sacó baratieri, según se mire, fue por las grandes festicholas consumistas para fin de temporada, que meten progesterona en los accesos al mostrador.
-¡Este modelito es mío, porque yo lo vi primero!

-¡Si serás caradura, vieja sinvergüenza! ¡Hay que joderse, con la gentuza que viene ahora a los negocios finos!
-¡Auxilio que me roban!...
-¡Largá esa cortina, o te mato, che!

Y cuando las primeras clientas empezaban a tirarse del pelo, comenzaron a volar sillas y enseres en general. Eso sí, cosas cada vez más grandes, porque había varios grupito de exaltadas que trabajaban en equipo, arrastrando los muebles entre tres. Después le llegó el turno al revestimiento de las paredes, y cuando las clientas estaban por prenderle fuego, apareció un caballero vestido de azul marino con corbata plateada, empuñando una manguera. El gerente de la firma, azuzado por la gritería, y alarmado porque visto cómo se deterioraba la situación, este asunto no era para tomarlo a la ligera. En otras palabras: De prolongarse la gresca media hora más, el local quedaría en ruinas. Hacía falta tomar una actitud firme. Y don Ambrosio Piedrabuena era hombre de carácter.
-¡Bajen las cortinas, y llamen a la comisaría, che...! -exclamó, dirigiéndose a unos empleados que se protegían a duras penas del respetable público, en las penumbras de un probador.
-Como Vd. disponga, señor gerente...

En ese momento apareció el Torcuato Mingorance, preocupado por las compras que estaría haciendo la señora. Y miraba en todas direcciones, sorprendido por el show. Pero adivinar el pensamiento humano, es un don poco común.
-Ese negro tiene facha de terrorista -dijo el señor gerente- Seguro lo manda la competencia para dar el golpe de gracia. Agarrelón hasta que llegue la autoridad.

De tal forma el Tocua acabó atado de pies y menos, con un trapo metido en la boca, para que no pudiera dirigir nuevos desmanes. Lo que ocurrió más tarde, es un epílogo fácil de imaginar. Cana, celular, calabozo, y juicio oral.
-Diez años, a pan y agua -dijo el juez.

Así comenzó la vida de penado del Torcuato Mingorance.
-Pobre morocho... -decían los amigos del café- La verdad, tenía sus cosas, pero tan peligroso no lo habíamos imaginado.
Entonces se oyó la voz de la experiencia.

-Hubiera puesto una luca sobre la mesa, cuando la señora empezó a quejarse -razonó un paisano que chupaba de invitación- Hasta el más salame se daba cuenta de que no había escapatoria. Al dorima lo inventaron para formar.

THE END

Copyright: John Argerich, 2009
All rights reserved.
corrmalmo@hotmail.com

La serie quincenal “El amasijo”se publica regularmente en medios virtuales e impresos, de diez países.



Gentileza:: luisbuero [ luisbuero@tutopia.com]paginadigital


Ir al principio,
Noticias, opinión, política, derechos humanos, movimientos sociales, informes, latinoamerica
 
 
 
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>

La historia del pueblo judío Un unico Dios La historia del pueblo judío. El motivo de ser del pueblo elegido.
La tarea trascendental del pueblo elegido. Las políticas de la Iglesia Católica. El fin del politeísmo.
El hilo conductor jamás revelado de uno de los libros más leídos y tal vez  menos comprendidos:
La Biblia.
BAJE EL LIBRO SIN COSTO
<h1>Taller literario</h1>
 

Diseño web
Optimización y posicionamiento

Clic Aquí

  Notas & Artículos
Educación
Noticias & Opiniones
Cartas de navegantes (opiniones)
El amasijo
Charlas sobre Arte
Entrevistas a artistas plásticos
Tecnología y ciencia
Teatro
Lectura y Textos
Artículos y boletines literarios
Temas varios
Entrevistas
Chistes
Columnas para sonreír
Reflexión
Biografías



diseño de chacras
conferencias
kindle biblia
venta de tapas de cilindro
hablar ingles en poco tiempo
EL PORQUÉ DE LA CREACIÓN DEL PUEBLO JUDÍO
libros en pdb
el genesis
decoracion de interiores
abogados de accidentes de transito
Cubiertos descartables
abogados de empresas
Alquiler de pasarelas
Racks y estanterias metalicas
diseno de paisajes
Empresa constructora
instalaciones de media potencia
importador de articulos electronicos
mudanzas domiciliarias
creacionismo
abogados de sociedades
mantenimiento de terrazas y balcones
exposiciones de arte
el genesis y la ciencia
paisajismo en CABA
Cursos de medicina china
diseño de paisajes
Abogados
film de pvc
Motosierras y generadores
 

© Copyright 1999-2010 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  




|Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
 info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 20151, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados | Términos y condiciones

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller literario | Enlaces útiles