paginadigital logo

Lo que no hubiera dicho Juan (Donde se habla de que el tiempo es oro, para hablar de más), Por: John Argerich
 

 | LITERATURA | CONFERENCIAS |  EXPOSICIONES | 

 
 
   

Home

Colegios

Universidades

Guía Comercio

Industria

Clases

Cursos

Seminarios

Eventos

Arte

Exposiciones

Galería de Arte

Literatura

Textos

Cine

Teatro

Música

Música Clásica

Teatro

Cine, TV, Video

Noticias

Artículos

Museos

C. Culturales

Concursos

Carreras

Becas

Posgrados

Taller literario

Servicios de Internet

Solidaria

Profesionales

Librería

Lectura - Textos

Foro de discusión

Links

Mapa del sitio

El amasijo

Lo que no hubiera dicho Juan

(Donde se habla de que el tiempo es oro, para hablar de más)

Por: John Argerich


 


El Juancito Balvanera no había nacido para orador. Pero cuando en una discusión todos pensaban que le había llegado la hora de sonar como arpa vieja, siempre encontraba verso para salir del zopo. Que fueran puros globos, poco iba a quitarle el sueño, porque según su opinión, en dialéctica el fin justifica los medios. O sea, que guardando las distancias, este coso resultó ser tan falseta como otro maestro en el arte de engrupir. El finadito Houdini, ese que lo ataban con cadenas y le metían siete candados, pero se las arreglaba para rajar antes de que sonara el timbre, sin tener a mano siquiera un fierrito para usar como ganzúa. Un valor que en paz descanse. Baza que arrimamos con respeto, porque raras avis de tal calibre casi no quedan. Y ya lo dijo Cervantes: ¡Magos eran los de antes!
Llegado este punto, sería muy válido preguntarse de qué sota estamos hablando. Y se la voy a batir tan tranqui, porque es cosa de prestigio. Estamos hablando de prudencia, señores, esa virtud que Santo Tomás de Aquino dividía en una barra de virtudes menores. Algo tan poco común como palpitar correctamente para dónde debe tirarse el arquero, cuando le patean un penal.
Pero quédesen piolas en el molde, que errare humanum est. Por ejemplo, una de las mayores metidas de pata cuando culmina el noviazgo es ponerse a discutir las condiciones que tramoya el cura, antes de que des el sí. En esos casos, la mano viene tan bruta, que conviene callarse la boca, y por educación, no responder más que a las “buenas tardes”. Así tampoco entran moscas, como dice el refrán, con lo fulero que es andar después con la luenga en crisis, si se te mete una avispa, aprovechando la volada. De esas que te hacen poner el grito en el cielo. Opiniones hay muchas, dijimos, pero cuando uno está en apuros, lo mejor es contestar incoherencias, que no comprometen a nada concreto, y al interlocutor le arman un terrible menjunje en la claraboya.
-Decime, macho...¿Prometés darle de morfar a la Hortensia hasta que la muerte los separe?
-¡Pare, padre...! No nos tomemos las cosas con tanto fanatismo, que esto del matrimonio era solamente un tema de conversación.
-¿Conversación, con siete meses de panza?
-Depende de cómo se lo mire, padre... A lo mejor el niño termina siendo cura, obispo o cardenal. Una bendición del Señor.
-¡Rajáte por la tangente, nomás...!
Pero hay otros dichos que aporta la filosofía popular, para que antes de decir macanas, uno la piense un cacho. Me viene a la testa “por la boca, muere el pez”. O sea que todas las porquerías que te llenan el balero cuando ves al minaje sacudiendo la carnaza por el microcentro, hay que callárselas. Nunca sabés si la nami es hermana de botón, o si es un gay disfrazado de pendeja. Cualquiera de los dos errores es nefasto, porque si el coso calza de 44 para arriba, te puede asentar una patada en el culo como para poner en órbita al más inspirado. Y eso es precisamente lo que le pasó a un hincha de Racing que conocí en el colectivo cuando íbamos a la Bombonera para golear, y salimos chupándonos un pesto para escarnio de las futuras generaciones. 6 a 0, como bien sabrás.
-Lo del partido, no me preocupa, porque son cosas del fóbal. A nadie le hace daño que cada tanto le metan una lluvia de pepinos para mantenerlo despierto.
-Eso no es todo.
-Claro que no, pero lo de la nami es grave. Parecía un angelito de Playboy. Como para ensartar a cualquier vecino confiado en su suerte -dijo el loco.
-¿Y te costó mucho el entrevero?
-Cincuenta euros para empezar a conversar, y el resto como menú “a la carta”.
-Oia, mi dió.
-Que te afanen la mosca como a un gil, jode, no nos engañemos. Pero lo peor fue cuando empezaron las exploraciones, y encontré un bulto sospechoso donde debía haber espacios libres.
-Vení, nene, que tu mami te va a hacer un mimito -dijo el engendro, asomándole una mirada torva abajo de las pestañas postizas.
-¿Yqué hiciste, para salvar el invicto?
-Abrí la puerta y salí rajando, antes de que fuera tarde.
-Ella salió a la ventana, y chillaba, media en cueros, con la melena al viento.
-Volvé, boludo, que no sabés lo que vas a perderte!
Yo apenas conseguí cerrarme el cierre relámpago que guardaba mis signos de identidad, y corrí hasta la parada del bondi, con los tamangos en la mano. Entonces respiré más tranqui, pero cuando apareció un botón, me puse al lado, por si las moscas. Como aconseja un gotán de la guardia vieja, que de fija te acordás.
-Ponéle la firma, che...
El silencio es una opción, y sus razones son múltiples, generalmente basadas en la prudencia. Por eso, otro de los consejos que se pueden dar a la muchachada es no hablar cuando uno es medio brutazo. Porque hay un complot, más que nada de chilenos, socialistas y falsos intelectuales, esperando que metas las de andar, para sacarte el cuero. Especialmente se debe evitar la tentación de mandarse un parrafito en sueco para inmigrantes cuando vas a las fiestas que organizan los sidicatos en el Folkets Park. La discriminación es cosa del pasado, pero corrés el riesgo de que te afanen, te amasijen, o te dejen peor parado que la torre de Pisa. Ese consejo es especialmente válido cuando hay moscas, así no se meten en la busarda, lo cual es una tortura china que sólo se la deseo a los hinchas de River Plate.
Y como el silencio, para que sea útil, debe ser selectivo, seguiremos buscando situaciones aptas para el desmadre, con el didáctico fin de educar al soberano. Primero, aconsejamos al cursillista no hablar cuando tiene la boca llena de ravioles caseros o pizza con muzzarella, que se pega todavía más. En tales casos si no hay trifulca, uno la saca baratieri. Pero cuando alguien empieza a llevarte la contra, se te va el morfi por mal camino, y si estás nervioso, empiezan los ataques de tos. Lo cual de por sí es medio incómoda, pero con pasta en la busarda, esta se convulsiona, y los bataraces tienen un alcance de veinte metros, parte baja. Un gringo conocido murió así, y como era medio pescado, en el epitafio le pusieron una frase para escarnio de futuras generaciones: “Por la boca murió el pez”.
Por fin, llegaremos a lo más substancioso del tema. El tiempo es oro cuando hay poco que decir. Dicho en otras palabras, hay que rajar a la tentación de hablar al cohete, y dedicárselo a la señora, a los pibes, o a la muchachada del club. Caso contrario, acabás siempre en galletas. Vea si no, lo que le pasó a otro valor de mi cuadra, el tano Pettinari, por no callarse a tiempo. Era amigo del Juan, pero apenas escuchaba sus consejos.
-Que sé prudente, Tano.
-Que el marido es boxeador.
-Que te va a ver todo el barrio.
De nada sirvieron las buenas intenciones, con el embale que llevaba el interesado.
-¿Va sola, piruja? -dijo al verla pasar.
Ella no contestó, desparramando olor a perfume francés.
-Contestáme, mi amor, que me muero por vos...
-¿Lo decís de corazón?
-¡Por la memoria de mi vieja!
-Entonces, pasá al salón.
Adentro aquello era un sueño de color rosado.
“Pisito que puso Maple, piano, estera y velador,
un telefón que contesta, una fonola que llora,
viejos tangos de mi flor, y un gato de porcelana
pa’ que no maulle al amor...” -decía el tango.
Pettinari sacó fuerzas de flaqueza para apechugar con esa hembra, que era lo más rotundo que había pisado jamás las calles de Villa Urquiza. Pero las glorias de este mundo son efímeras, y ya estaba por completar la cuarta vuelta, cuando apareció el dorima.
-¡Yo te mato, garchándote a mi señora, hijo de puta!
-Tranquilo, don Ernesto, que todo tiene solución.
Don Ernesto tenía un Colt 45 en la mano.
-Entonces tenés que indemnizarme. Son dos lucas.
-No tengo tanto dinero encima...
-¿Y la tarjeta de Visa?
-Sírvase.
-¿Contado o en tres cuotas?
Así terminó una aventura que se pudo haber evitado, de saber callar.

THE END
 

Copyright: John Argerich, 2007
All rights reserved.
johnargerich@malmo2.net
johnargerich@ya.com

La serie quincenal "El amasijo" se publica regularmente en 32 medios de 10 países.

 



paginadigital


Ir al principio,
Noticias, opinión, política, derechos humanos, movimientos sociales, informes, latinoamerica
 
 
 
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>

La explicacion del Genesis Un unico Dios El Génesis al fin resuelto. La explicación científica del relato bíblico de la Creación. Del texto poético a la comparación astronómica. ¿De que hablan los dos relatos de la Creación de La Biblia? En el relato existe un observador, quién narra lo que observa. Y una ubicación muy precisa desde donde observa.
BAJE EL LIBRO SIN COSTO
<h1>Taller literario</h1>
 

Diseño web
Optimización y posicionamiento

Clic Aquí

  Notas & Artículos
Educación
Noticias & Opiniones
Cartas de navegantes (opiniones)
El amasijo
Charlas sobre Arte
Entrevistas a artistas plásticos
Tecnología y ciencia
Teatro
Lectura y Textos
Artículos y boletines literarios
Temas varios
Entrevistas
Chistes
Columnas para sonreír
Reflexión
Biografías



Lodge de selva
mudanzas en capital federal
servicios de jubilacion y pension
Spanish lessons in Buenos Aires
l'osservatore della genesi la bibbia
tripoli fosfatos
cursos de ingles acelerado
Estudio Jurídico derecho de familia
genesis and science
la biblia
fabrica de muebles de oficina
libros en epub
servicios de jubilacion y pension
diseño de paisajes
fabrica de camisetas de futbol
cursos de autocuracion y rejuvenecimiento
control de calidad
parquizacion
pueblo elegido
Cirugia plastica y estetica
libros en mobi
uniformes escolares
souvenirs artesanales
Veterinarios a domicilio
Muebles de cocina
pantallas de led
intelligent design bible
fabrica de uniformes para empresas
impresion de fotos digitales
sistemas de seguridad para gruas
 

© Copyright 1999-2010 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  




|Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
 info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 20151, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados | Términos y condiciones

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller literario | Enlaces útiles