paginadigital logo

Paseando con Rosita (Donde se habla de un linyera y de un azul), por: John Argerich
 

 | LITERATURA | CONFERENCIAS |  EXPOSICIONES | 

 
 
   

Home

Colegios

Universidades

Guía Comercio

Industria

Clases

Cursos

Seminarios

Eventos

Arte

Exposiciones

Galería de Arte

Literatura

Textos

Cine

Teatro

Música

Música Clásica

Teatro

Cine, TV, Video

Noticias

Artículos

Museos

C. Culturales

Concursos

Carreras

Becas

Posgrados

Taller literario

Servicios de Internet

Solidaria

Profesionales

Librería

Lectura - Textos

Foro de discusión

Links

Mapa del sitio

El amasijo

Paseando con Rosita

(Donde se habla de un linyera y de un azul)

Por: John Argerich


 


-¿Va sola? -dije yo.
-Mirá, negro -repuso ella- Ahora estoy muy ocupada para la joda. Primero voy de la tía, después compro un tubo de bochas para el partido de mañana, vengo al bulín para cambiarme y rajo al laburo.
-¡Qué pena...! -dije yo, y eso inició el deshielo, porque la nami agregó, con una sonrisa tibia:
-Entonces, vamo a tomar un feca, Y si querés profundizar, te espero mañana a las nueve para ir al biógrafo. Porque están dando una película hermosa.
-¿Qué película?
-"¿Quo vadis?"
-¿Y qué quiere decir "Quo vadis"?
-"¿A dónde vas?"
La verdad de la milanesa, es que ahí saqué patente de gil. Porque de honesto que es uno, pisé el palito sin barruntar la malicia con que esa turra venía embarrándome la cancha.
-Al cine. -dije, embolado como turco en la neblina delante del respetable, que paraba la oreja alrededor.
Pero, hablando mal y pronto, esa confianza en la honestidad ajena fue un error garrafal. Porque la muy turra había empezado a reirse despacito, mientras yo la miraba enloquecido de amor. No por la fina dentadura, ¡que bueno fuera, con las curvas que vestía esa guacha! Sino pensando cómo le iba a bajar la caña después del biógrafo. Y mientras me mandaba un viaje considerando los detalles del encuentro, el silencio se hizo prometedor. Entonces ella me semblanteó, como sobrándome, para disparar el tiro de gracia. Mientras tanto, su boquita de ensueño se arrugaba en una mueca cargadora.
-¿Y qué vas a ver? -dijo.
Yo me sentía empantanado hasta el cogote con los vericuetos de mesejante trabalenguas, y caí como un chorlito.
-Esa película vieja, ¿te acordás? -repuse, sin pescar cómo venía la mano.
-¿Cuál?
- "¿Quo vadis?".
-¿Y qué quiere decir "Quo vadis"?
-¿A dónde vas? -contesté otra vez, ratificando mi papel de punto.
-Al cine -repuso ella, y saltaba en la silla agarrándose la panza, meta juá, juá juá.
Lo cual alcanzó para que un loco peinado a la gomina metiera la púa por hacerse el piola.
-¡Hay que joderse, si será cretino, este coso! -dijo con facha de sobrador.
Yo no aguanté más, y me puse de pié para enchufarle el tortazo que meritaba tanto afán. Pero entonces se oyó el silbato de un botón.
-¡Tranquilo, Venancio! -gritó el sardo- Y sosegáte, que de no, apoliyás con los curdas, en el patio de la seccional.
-Son seis mangos veinte -dijo el mosaico, previendo que es mejor cobrar a tiempo, y después mirar el espectáculo.
Pero esa noche el destino iba a sonreírme, porque acababa de cobrar el sueldo. Así que cuando saqué la de cuero, asomó la punta un billetazo de cien. Y, sin refregárselo en la jeta por buena educación, me aseguré de que el loco lo junara tupido. Aunque no para mandarme la parte, que con este físico esa onda me ne frega, sino para hacer ver quién era quién. El gaita sudaba de nervios ante mi demostrada solvencia, que un chou así no se ve todos los días. Y se fue a la caja a comentarlo con los colegas, mientras buscaba refuerzos para formar el vuelto. Minutos más tarde apareció con un platito metálico en la mano, y cara de chupamnedias. En el mismo había un toco de billetes y monedas, como sugiriendo el propinazo. Y hasta aquel urso engominado a la cachetada que me había provocado se quedó más callado que conejo en escabeche, con mi ostentación de liquidez. Chato como fleco de felpudo, a ver si pescan. Había llegado el momento de retirarse del campo de la gloria.
-¡Chau, salames! -dije.
-Que lo pase bien, señor...
En el fondo del salón, una voz dijo:
-¿Puntería, che!
Y ajenos a la codicia desatada, tomamos la vedera rumbo a Avenida Constitución. Tranquis y agarrados de la mano, como en el biógrafo. Entonces por el espejo de retrocontrol que llevo adosado a los anteojos, vi que nos seguía una pandilla bastante tupida. Rosita también se dio cuenta del peligro, y me dijo al oído:
-¡Araca, flaco, que los pendex de la joda nos estuvieron semblanteando!
-Cuando llegue a siete, ponemos los de andar en povolrosa -dije yo, y ella pescó volando, porque a buen entendedor, pocas palabras bastan.
Entonces yo me puse a cantar, para meter la contraseña en la hora H.
"Uno de enero, dos de febrero, tres de marzo, cuatro de abril...
cinco de mayo, seis de junio, siete de julio San Fermín..."
-¿Dijiste siete?
Y como las rimas no daban para más, empecé a correr como no corría desde pibe, cuando vestía la número diez y llevaba una pelota rumbo al gol.
-¡Apuráte, que nos alcanzan!
-¡No puedo ir más rápido! -dijo la Rosita, que llevaba puestos unos tamangos con diez centímetros de taco.
-Entonces hay que defenderse. ¿Trajiste las bochas? -pregunté.
-Sí.
-¡Dámelas, che!
Ella puso un bulto en mis manos, y yo lo abrí. Adentro había cinco pelotas, redonditas y durañonas. Formidables para el noble juego, pero un arma temible en la vía pública, si se las sabía manejar. Adelante iba corriendo un morocho con todos los pelos parados, y pinta de barrendero en camiseta.
-¡Agarrálos, Juancito, que no se tomen el pire con la mosca! -lo alentaban varias voces desde atrás.
Yo me arrodillé con la práctica inherente a mi experiencia como jugador de bochas en día franco, y le apunté el bochín despacito hacia un tamango. El loco lo pisó de plano, y pegó un doble salto mortal/, cayendo planchado en medio de la vedera. Y con tanta yeta se debe haberse dado un porrazo de mi flor, porque echaba espuma por la boca, musitando pelotudeces.
-¡Lo mataron al Juancito! -gritó un rubio con cara de chancho -¡A ese oligarca no lo salva ni Cristo, no lo salva. Y embalado por el triunfo, yo repetí la maniobra poniéndole otra bocha abajo del caminante izquierdo, justo cuando tocaba tierra. "Plaf" le hizo el bocho al irse de zabeca contra un poste. Y de puro groggy, no jodió más. Los otros frenaron en seco.
-Ese hijo de puta debe ser pariente de Supermán -dijo uno.
-¡Hay que matarlo! -dijo otro.
Pero yo seguía tirando bochas, y a la final no quedaron en pie más que dos purretes con facha de jabón.
-¡Rajemos que vienen los azules! -dijo uno.
Y dando vuelta a la esquina, apareció un patrullero de la Bonaerense.
-¿Qué carajo sapa acá? -gritó un oficial, mientras me pedía documentos.
-Quisieron robarme.
-¿Andás con mosca, encima?
-Llevo el sueldo.
-Entonces, metéte en ese zaguán.
Lo que pasó después es una perla de la sociología contemporánea. El cana se levantó el cuello de un pullover azul que llevaba para no mostrar la cara, y me afanó hasta la pinza china de cortar uñas. Después dijo:
-Rajáte caminando despacito, y sin mirar para atrás.
-¿Y la Rosita? -pregunté.
Por todo respuesta, dos carcajadas rompieron la noche del Gran Buenos Aires.
-Mirá, chitrulo -dijo ella- Yo con la cana voy en carroza, porque soy la novia del capitán ¿Creíste que ibas a bajarme la caña con una invitación al cine?
De la forma relatada perdí no solamente un sueldo, sino mi confianza en la sociedad, para no hablar del berretín de encontrar otro minón así. Lo más triste, sin quedarme siquiera el espiante de que habla el tango. "Cuando me juna una mina... ¡ponerme al láo del botón".
 

THE END

Copyright: John Argerich, 2007
All rights reserved.
johnargerich@malmo2.net
johnargerich@ya.com

La serie quincenal "El amasijo" se publica regularmente en 32 medios de 10 países.

 



paginadigital


Ir al principio,
Noticias, opinión, política, derechos humanos, movimientos sociales, informes, latinoamerica
 
 
 
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>

La explicacion del Genesis Un unico Dios El Génesis al fin resuelto. La explicación científica del relato bíblico de la Creación. Del texto poético a la comparación astronómica. ¿De que hablan los dos relatos de la Creación de La Biblia? En el relato existe un observador, quién narra lo que observa. Y una ubicación muy precisa desde donde observa.
BAJE EL LIBRO SIN COSTO
<h1>Taller literario</h1>
 

Diseño web
Optimización y posicionamiento

Clic Aquí

  Notas & Artículos
Educación
Noticias & Opiniones
Cartas de navegantes (opiniones)
El amasijo
Charlas sobre Arte
Entrevistas a artistas plásticos
Tecnología y ciencia
Teatro
Lectura y Textos
Artículos y boletines literarios
Temas varios
Entrevistas
Chistes
Columnas para sonreír
Reflexión
Biografías



fabrica de uniformes escolares
Hoteles en la selva
jardineria en capital
desarrollo de software
Abogados de familia
vestidores
la creacion
empresa de mudanzas
eutanasia de perros y gatos
Cubiertos descartables
creacionismo
abogados de accidentes de transito
el genesis y el origen de la vida
lamparas de pie
cursos de ingles
private preiswerte führungen deutsch buenos aires
CTP Computer to plate
ebook free download scientific creationism
Motores para refrigeracion
huertas organicas
servicios de jubilacion y pension
cursos de ingles acelerado
Guantes de latex
productos electricos de media potencia
muebles de dormitorios
intelligent design bible
mudanzas en capital federal
ebooks kindle
genesis and bible study
montaje industrial
 

© Copyright 1999-2010 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  




|Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
 info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 20151, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados | Términos y condiciones

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller literario | Enlaces útiles