paginadigital logo

Los forjadores de imagen, Drama en dos entregas, Capitulo II (Donde se habla de que tocar es mejor que ver), Por: John Argerich
 

 | LITERATURA | CONFERENCIAS |  EXPOSICIONES | 

 
 
   

Home

Colegios

Universidades

Guía Comercio

Industria

Clases

Cursos

Seminarios

Eventos

Arte

Exposiciones

Galería de Arte

Literatura

Textos

Cine

Teatro

Música

Música Clásica

Teatro

Cine, TV, Video

Noticias

Artículos

Museos

C. Culturales

Concursos

Carreras

Becas

Posgrados

Taller literario

Servicios de Internet

Solidaria

Profesionales

Librería

Lectura - Textos

Foro de discusión

Links

Mapa del sitio

El amasijo

Los forjadores de imagen

Drama en dos entregas, Capitulo II (Donde se habla de que tocar es mejor que ver)

Por: John Argerich


 


con el asesoramiento de la Dra. Alicia Schonholz

Resumen del Capítulo I

El sueño de mi vida fue siempre hacerme invisible, así podía junar al minaje en el vestuario del club sin que me bajaran a tortas. Otra razón era que en vez de laburar, hubiera alcanzado con meterme en cualquier banco chapando toda la guita que encontrara a mano, sin tener que entrar en discusiones sobre el derecho de propiedad. La cosa era cómo lograr ese estado ideal. Fui a la farmacia, y compré un tecito de yuyos que me habían recomendado, pero no dio resultado. Entonces creí oportuno visitar a una figura respetada de mi barrio, capaz de solucionar cualquier problema por una discreta donación. Doña Clota, la curandera, persona muy bien relacionada con las matufias del más allá.

Lo que ocurrió después
Apenas me senté frente a la mesa en que estaba la bola de cristal, la sabia empezó a rezar. Primero como un susurro, después a grito limpio, mientras se tiraba del pelo y golpeaba el piso de ladrillos con la punta del bastón. El gato negro trepaba por los muebles, y los perros aullaban lúgubremente, azuzados por las ánimas en pena. Entonces ella se puso a cantar salmos, a viva voz. Después echó agua bendita con una cacerola, cuidando que aquella cubriera todos los rincones del consultorio.
-Pa' congraciarse con la Dijunta -había dicho.
-Al ratito metió un crucifijo en una ensaladera con perfume de olor dulzón.
-Pa' vos, Ceferino -exclamó, poniendo los ojos en blanco.
Finalmente hubo invocaciones a otras imágenes de gran poder. Perón, Maradona, y la Madre María, por ejemplo. Sin faltar un minuto de recogimiento en homenaje a Pancho Sierra, el milagrero de Salto, tan mal visto por los burócratas de Roma, que manejan las promociones del otro mundo.
-¡Abracadabra, pata de cabra! -dijo doña Clota, con voz misteriosa.
-¡Mamita querida! -alcancé a decir yo, mientras los postigos de la ventana iniciaban un concierto infernal, de golpes contra el marco.
-¡Esa es la señal! -gritó la vieja, poniéndose de pie.
-¿Cómo dijo?
-¡Que nos han escuchado...! Te veo cada vez más borroso, che. Dame los veinticinco mangos de honorarios antes de que la guita también se haga invisible.
-Pero señora... Debe andar con los anteojos sucios, porque yo me veo igual que siempre. Las manos, los pantalones, los tamangos, qué sé yo.
-Vos te podés ver porque sos el paciente, pero nadie te ve a vos.
-¿Me hice invisible, entonces, doña Clota?
-Así es, querido. Masticáte unas hojitas de mastuerzo con sal todas las tardes, para conservar la gracia. Y que tengas suerte en tu nueva situación.
Yo me puse de pié como movido por un resorte, y salí a la calle. Caminé un ratito, y por fin me tomé el subte, loco de contento. Pero con tantas emociones, ese día se me habían ido las ganas de laburar. Así que encendí el móvil, mientras craneaba cualquier globo para disfrutar la rata.
-Estoy con fiebre, señor jefe...
-Que te mejores, che.
Un problema menos, pero había que volver enseguida al domicilio legal, por si aparecía algún olfa del departamento médico. ¡Qué lorca estaba haciendo esa mañana, mamma mía! Me bajé en la primera parada, y tomé el tren de vuelta hasta Avenida La Plata.
Pero esa mañana estaba escrito que, con 32 grados a la sombra, mi destino iba a salirse de curso. Entonces, me empezó a titilar la luz roja del tablero. ¿Para qué preocuparse por la canícula si, siendo invisible, podía sacarme la ropa y seguir piola, sin ofender a nadie? Primero tiré la musculosa adentro de un tacho de basura. Después me saqué los pantalones, y me los puse abajo del brazo. Pero molestaba andar con carga, así que no pasaron muchos metros hasta que los metí en un buzón. Y si me había sacado todo, no hallé razones para dejarme puestos los calzoncillos. Así que los colgué del manubrio de una moto que estaba estacionada en la vedera. Sacándole un cachito de brillo, por costumbre, como hago con la motoneta del Juan, cuando me la presta para ir de levante.
-¡Oia, mamá...! -dijo un nene de cuatro años- ¡Un hombre desnudo lavando la moto en la calle!
-¡Qué degenerado...! ¡Mire para otra parte, che!
En eso pasaron dos pebetas con tacos altos, minis cortitas, blusa escotada y la panza al aire, como se usa ahora. Un despelote de hembras, hablando mal y pronto. Y yo, tenía corazón. Así que sentí una descarga eléctrica, que casi más me hizo aterrizar de busarda en el pavimento. Las minas deben haber presentido algo, porque ahicito nomás empezaron juá, juá, juá.
-¡Mirá, Liliana...! ¡Un tipo en bolas!
-¿A vos te parece que será un colifa?
-No, deben estarlo filmando para una película de propaganda europea, de esas que hacen por todo Buenos Aires.
-Ya te entiendo. Extravagancias de los forjadores de imagen.
-¿Imagen en pelotas?
-No sé...
-¿Un actor porno, entonces?
-Para eso hay que estar mejor dotado. Un nudista buscando empleo, a lo mejor.
-Capaz que va a una de esas concentraciones donde les sacan fotos en bolas a miles de tipos juntos.
-Tipos y tipas.
-Ya no hay respeto por nada, che!
-Dale, flaca...No te hagás la monjita y vamos. ¡Es divertido y siempre se levanta algo!
-Entonces tiremos las pilchas, que como son bien pocas, no hay peligro de contaminación ambiental.
-¿Los tamangos también?
-Esos no, que son de Scarlet.
"¡Vaya par de locas!", pensé yo, viéndolas venir corriendo desnudas atrás mío.
"Para mí, para vos, para ninguno de los dos", un decir.
El bueno de Darwin nos ha enseñado que el hombre desciende del mono. Y todos sabemos que los monitos son maestros en el arte de imitar. De ésto a contarles lo que pasó esa mañana, no hay más que un paso. La gente nos alentaba, y cada vez más transeúntes se ponían como habían andado nuestros ancestros en el paraíso terrenal. Así que a las dos cuadras ya éramos una barra como de veinticinco participantes.
"Una maratón de nudistas sorprende a la ciudad", puso Clarín en sus vidrieras.
Y al rato la gente hacía grupitos para comentar la noticia. Una colección de notas profusamente ilustradas, ahora que cualquiera es fotógrafo, con los teléfonos móviles.
"Mejor que mirar, es tocar", dice el refrán. Y yo me quedé patidifuso cuando pasó delante mío una minusa sacudiendo las caderas que daba calambre, daba.
-¡Venga con su papito...! -dije, movido por irrefrenable inspiración, mientras le robaba una caricia atrevida.
La respuesta demolió mis ilusiones.
-¡Degenerado, en pelotas y tocándoles el culo a las mujeres!
Yo la miré a los ojos, y dije "je, je", porque a pesar de la bronca, ella no podía verme. Raro el carterazo que me encajó en plena facha. Debe haberlo disparado siguiendo mi perfil acústico. Después apareció un cana.
-¡Documentos! -dijo.
Yo me quedé en el molde.
-¡A vos te hablo, atorrante! -repitió la autoridad
Pero como yo era invisible no entendí a quien se dirigía. Así que miré alrededor. Los nudistas echaban chispas por la interrupción de aquella marcha. Y uno amenazó con quejarse al defensor del pueblo. Menudo lío se iba a armar, cuando tomara cartas la Asociación Naturista Internacional. LA ONU, la OTAN, UNICEF, qué sé yo. Y ante semejante presión, el cana dio marcha atrás. Entonces los concurrentes aprovecharon para arrancarle el uniforme, y dejarlo como Adán antes de ir al sastre.
-¡Bienvenido al destape nacional! -dijo una señora haciendo pantalla con las manos, para que la oyeran mejor.
Poco más allá, una pared recién garabateada proclamaba consignas siempre actuales.
"Sin corpiño y sin calzón" -decía- "semos todas de Perón".
En resumen, no se queden más con la boca abierta cuando vayan a las playas brasileñas, mis queridos lectores. La guerra por tomar sol a pura piel, empezó como la cumbia villera. En el cuore mismo de mi ciudad. Porque lo que vale es la pinta, y forjadores de imagen siempre habrá.

THE END
 

Copyright: John Argerich, 2007
All rights reserved.
johnargerich@malmo2.net
johnargerich@ya.com

La serie quincenal "El amasijo" se publica regularmente en 32 medios de 10 países.

 



paginadigital


Ir al principio,
Noticias, opinión, política, derechos humanos, movimientos sociales, informes, latinoamerica
 
 
 
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>

La historia del pueblo judío Un unico Dios La historia del pueblo judío. El motivo de ser del pueblo elegido.
La tarea trascendental del pueblo elegido. Las políticas de la Iglesia Católica. El fin del politeísmo.
El hilo conductor jamás revelado de uno de los libros más leídos y tal vez  menos comprendidos:
La Biblia.
BAJE EL LIBRO SIN COSTO
<h1>Taller literario</h1>
 

Diseño web
Optimización y posicionamiento

Clic Aquí

  Notas & Artículos
Educación
Noticias & Opiniones
Cartas de navegantes (opiniones)
El amasijo
Charlas sobre Arte
Entrevistas a artistas plásticos
Tecnología y ciencia
Teatro
Lectura y Textos
Artículos y boletines literarios
Temas varios
Entrevistas
Chistes
Columnas para sonreír
Reflexión
Biografías



cursos de ingles
Bandejas plasticas
muebles de dormitorios
Alquiler de departamentos temporarios
Auto ayuda y alimentacion sana
desarrollo de software
terrazas verdes
Acidos, Fosfatos
alarmas contra incendios
agitadores quimicos industriales
EL PORQUÉ DE LA CREACIÓN DEL PUEBLO JUDÍO
importador de relojes
colegio de traductores de martinez
libros en epub
Abogados de familia
montaje industrial
Guantes de latex
teoria del diseño inteligente
empresa constructora
muebles a medida
importador de pilas
Comunidades terapeuticas
Film de pvc
exposiciones de arte
administracion de redes sociales
creacionistas
estudio de arquitectura
historia del pueblo judio
ebook biblia
mudanza de oficinas
 

© Copyright 1999-2010 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  




|Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
 info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 20151, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados | Términos y condiciones

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller literario | Enlaces útiles