paginadigital logo

Reivindicando a las rubias (Donde se las defiende con frenesí), por: John Argerich
 

 | LITERATURA | CONFERENCIAS |  EXPOSICIONES | 

 
 
   

Home

Colegios

Universidades

Guía Comercio

Industria

Clases

Cursos

Seminarios

Eventos

Arte

Exposiciones

Galería de Arte

Literatura

Textos

Cine

Teatro

Música

Música Clásica

Teatro

Cine, TV, Video

Noticias

Artículos

Museos

C. Culturales

Concursos

Carreras

Becas

Posgrados

Taller literario

Servicios de Internet

Solidaria

Profesionales

Librería

Lectura - Textos

Foro de discusión

Links

Mapa del sitio

El amasijo

Reivindicando a las rubias

 (Donde se las defiende con frenesí)

Por: John Argerich


 


Hace poco leí la opinión de un colega insigne, sustentando ideas con que disiento a rabiar. "A mí no me gustan las rubias", decía el loco, en un juicio valorativo apto para la historia. Es decir, si alcanzamos sus umbrales antes de producirse una reacción popular que lo deje pintado al bleque.
"¡Qué balurdo tiene en el coco este paisano!", pensé yo.

Es que hablando mal y pronto, no podía creer lo que estaba leyendo. Y después del primer sacudón, me puse a fantasear con la imagen de unos churros notables que no conozco personalmente, pero como los veo tanto en la tele, ya es como si fuéramos de la familia. Paris Hilton, Anita Ekberg y la princesa Madeleine, por ejemplo. Entonces decidí escribir una contraofensiva como acto de desagravio, porque las pobres minas están que matan, y no es justo darles vuelta la cara porque sí. Ni hablar de la finadita Monroe o de su competidora Brigitte Bardot, que otrora revolucionaron nuestros corazones aún imberbes. Recuerde Vd. a Marilyn, si no, en esa foto toda despatarrada sobre un paño de terciopelo rojo, que dio al vuelta al mundo, y hasta el día de hoy nos hace suspirar. ¡Otra que la topless! Ese fue el destape que las revistas para caballeros bautizaron como "no-less". Pura pechuga y pata de exportación, a ver si pescan.

De la heredera de la cadena Hilton no les cuento nada, porque seguro que la conocen mejor que yo. Medio flaca pero contundente gracias a la biaba de silicona que se dió con el aguinaldo. Y muy afecta a ventilarse por los cuatro costados, para locura de amigos y conocidos. Pero como los que se destacan no conforman nunca a todo el mundo, la pobrecita tiene un tremendo lobby de contreras. El sindicato de fabricantes de ropa interior, que la mira como si encarnara la propia quinta columna. O sea un ejemplo que de hacerse popular, dejaría al gremio en Pampa y la vía. Así contaba otra rubia que me pone nervioso de mirarla en fotos, nomás. La lechuguita de Madonna, un bombón con varias campañas en el libro de bitácora. Pero sin despreciar lo presente, una hembra de mi flor. Por eso vuelvo a preguntarme. ¿Ese loco que defenestra a las rubias, habrá tenido alguna relación en vivo y en directo con ellas, o andará mal de la vista? ¿Tendrá seso en el melón? ¿Se le habrá acabado la testosterona, o habría desayunado con cianuro la mañana que escribió ese artículo? Porque ejemplos de calidad sobran entre las rubias.

Mire si no el caso de Anita Ekberg, que el que más, el que menos, todos nos agarramos alguna vuelta un rebruto metejón con sus contornos. Una rubia impresionante, blindada contra el pirulaje asesino. Como los trajes de Roveda. El tiempo pasa, y Anita queda.

Pero hay mucho más que decir. Por ejemplo, está el caso de la princesa de mi patria adoptiva, el churro de Madeleine, también conocida como Magdalena de Suecia. Una rubia espectacular, que si tiene sangre azul no se le nota, porque es de una blancura rosadita para dejar piantado de los nervios al más bacán. Me dirán que el ejemplo no sirve, porque su origen era una garantía desde el vamos, porque salvo raras excepciones, las suecas en edad de merecer todas están rebien. "¿Y por qué están rebien?", dirán algunos. La contraflor cae por su propio peso. Porque son unas rubias espectaculares, que de intelecto hablaremos en otra oportunidad. Aunque, dicho sea sin mala intención, no deja de sorprenderme que un rey tan feo y cartonazo como el papá haya tenido mesejante cría. Vaya Vd. a Estocolmo a catar la merca, si no me cree. La primera vuelta que estuve allá sentí que los ojos me pegaban saltos adentro de las órbitas, y el corazón me sacudía las arterias, sin saber hacia dónde enfocar. Era verano, cuando el minaje muestra sus encantos sin compadecerse por uno. "Para mí, para vos, para ninguno de los dos", parecía ir diciendo la generosa anatomía del un sexo que le dicen "débil" de pura desfachatez. Y para que vean cómo viene la mano a veces, al atravesar las murallas vi a la princesita entrando en una festichola del Premio Nobel. Y se había puesto un vestido de fiesta con escote de infarto tan imponente, que mis principios republicanos hicieron crisis.
"¡Viva la princesa!", quise gritar, pero preocupado como estaba con ese artículo, se me trabucó la luenga, y salió "¡Vivan las rubias, carajo!" -antes de que un par de ursos me bajaran del candelero.

-¡Chupamedias del establishment! -dijo un morocho, sin ocultar su indignación.
Y enseguida surgió un debate.
-¡Basta de balabra hueca, baisano! -gritó un turco- ¡Que si no fuera por la tintura, Fátima la basaba al cuarto a tu brincesa!
Yo repuse enardecido que la pricesita era rubia natural, y que de Fátima ni me hablara, porque las turcas son un peligro, tapadas hasta el gorro. El día del casorio te encajan cualquier escracho que apenas si llega a cuarta, y cuando a la mañana siguiente querés quejarte, en la mezquita no te dan bola. Dicho en buen romance: Despedite de los mangos que formaste y no te hagás el piola con los derechos del hombre, porque la familia de ella te declara la guerra santa y sos boleta.
El turco estaba embaladísimo con mis argumentos, porque sabía que le estaban batiendo la justa y me clavaba unos ojos negros impregnados de sangre. Pero entre pitos y flautas se había hecho medio tarde, así que la tuerca venía robusta, y empezaba a hacerse sentir.
"¡Diez bajo cero, al menos!, pensé.

El diálogo había terminado, y de seguir la conversa, capaz acabábamos todos en galera. Así que me tomé el once, y rajé a patacón por cuadra. Meta pensar en las rubias, porque el berretín que llevaba encima no se me iba, después de esa discusión. Todas pasaron por mi mente. La Rubia Mireya, la pulpera de Santa Lucía, Evita Duarte, qué sé yo. Y con el embale que llevaba, pensé que hasta la Difunta Correa debe haber sido rubia. De la Virgen María ni hablar, con el cóctel genético que cualquier palestino lleva en las venas. Era creer o reventar, che. Todas las minas con cierto protagonismo que me pasaban por la pensadora, peinaban cabellos tan dorados como el sol de la bandera que Belgrano nos legó. Dorados y platinados, que son los que se han puesto de moda últimamente. O sea, lo que va del agua oxigenada a la tintura buena. Primero y tercer mundos, un decir. Y con el coco distraído en estas cuestiones, no me percaté de que media cuadra atrás me venía siguiendo una pandilla de forajidos.

-¡Vení acá, cabeza negra, que te vamos a dar una lección de sueco para inmigrantes! -gritó uno, que hacía de punta.
El corazón casi me se para en seco. ¡Eran los punks! Y por más ganador que uno haya venido al mundo, si te chapan te hacen pomada. Noches de Estocolmo en que mueren los principios, y solamente cuenta el número. Ya cantaron un problema afín los santos cruzados del medioevo con la denuncia de sus guitarras, cuando se sentaban frente al fogón:
Vinieron los sarracenos
y nos molieron a palos...
-decían-
¡Que Dios protege a los malos
cuando son más que los buenos!

No había dónde guarecerse, y llamando al 112 con acento latino vas muerto, porque si no da ocupado y vienen los azules, su primer instinto va ser amasijarte a vos. Después quejate a Magoya, o al defensor del pueblo si te parece, que ese es un derecho constitucional. Te van a pedir disculpas, pero los casotes y garrotazos que te chupaste en la volada, no te los saca ni Cristo.

-¡Vení para acá, morocho! -dijo, de pronto, una voz femenina.
Miré queriendo ver algo en la oscuridad de las paredes grises de aquel barrio fantasma, como son todos los barrios suecos después de las 20 horas, sin un alma en la calle, pero no vi nada.

-¡Vení, boludo, que te hacen pomada! -insistió aquella la voz, en un tono más imperioso.
Miré de nuevo hacia la negrura, y entonces pude distinguir una rayita de luz, como filtrándose por una puerta entornada.
-Entrá y pongamos la tranca -dijo ella.

-¿Nos encontraste otro papá, vieja? -preguntaban con insistencia los nenes.
Kerstin me miró en silencio y yo le devolví la mirada, agradecido. Afuera los punks rompían todo el barrio, en el berretín de buscarme. Pero yo había llegado a buen puerto, en casa de ese minón. Una rubia dotada de impresionantes martonas que sacudía con firmeza, a pesar de sus cuarenta. Toda una valkiria.

-¿No será otro borracho, como el de la semana pasada? -gritó una señora mayor.
Yo preferí callarme, porque mi posición no era de fuerza, y miré alredor con una morisqueta que podía ser sonrisa. Ahí estaban los tres nenes, el perro y la mamá, mirando televisión.

-¿Querés comer? -dijo la rubia- Cuando ellos se acuesten, podemos convesar para conocernos mejor. Ahora dejémosles disfrutar de la tele.
Yo dije que sí, y a la noche el horno no estaba pa' bollos, con el atraso que los dos llevábamos encima. La conversa fueron más bien grititos, soplidos y monosílabos. Teníamos toda la vida por delante para charlar, dijo ella. Al día siguiente pasó igual, y ya me estoy acostumbrando a la nueva relación. Hechos, y no palabras, dice el refrán. Trabajo cuando la guita del Social se acaba, y con lo que le dan a ella alcanza para morfar. O sea que la relación está cada vez más linda. ¡Rubio tenía que ser mi ángel guardián!

-¿Querés un tecito, Cacho?
Por eso pienso que el que escribió esa diatriba contra las rubias no conoció bien a ninguna. Ningún paisano puede ser tan pajarón.

THE END

Copyright: John Argerich, 2007
All rights reserved.
johnargerich@malmo2.net
johnargerich@ya.com 

La serie quincenal "El amasijo" se publica regularmente en 32 medios, de 9 países

 



Gentileza:: paginadigital


Ir al principio,
Noticias, opinión, política, derechos humanos, movimientos sociales, informes, latinoamerica
 
 
 
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>

La explicacion del Genesis Un unico Dios El Génesis al fin resuelto. La explicación científica del relato bíblico de la Creación. Del texto poético a la comparación astronómica. ¿De que hablan los dos relatos de la Creación de La Biblia? En el relato existe un observador, quién narra lo que observa. Y una ubicación muy precisa desde donde observa.
BAJE EL LIBRO SIN COSTO
<h1>Taller literario</h1>
 

Diseño web
Optimización y posicionamiento

Clic Aquí

  Notas & Artículos
Educación
Noticias & Opiniones
Cartas de navegantes (opiniones)
El amasijo
Charlas sobre Arte
Entrevistas a artistas plásticos
Tecnología y ciencia
Teatro
Lectura y Textos
Artículos y boletines literarios
Temas varios
Entrevistas
Chistes
Columnas para sonreír
Reflexión
Biografías



Derecho de familia
progettazione intelligente
desarrollo de software
Repuestos para notebooks
lamparas de pie
Pericias forenses
carpinteria a medida
Spanish school in Buenos Aires
Vasos plasticos
sacrificar gatos
el genesis y la creacion
Lifting Botox, lipoaspiracion
decoracion de interiores con plantas
ebook biblia
Hoteles en la selva
imagen y ceremonial
Cubiertos descartables
libros sobre la biblia
cabañas en san rafael mendoza
fabrica de uniformes escolares
Lifting Botox, lipoaspiracion
Auto ayuda y alimentacion sana
agitadores quimicos industriales
abogados de accidentes de transito
Alquiler de departamentos temporarios
historia del pueblo judio
Bombas de vacio
abogados penalistas
la explicacion del genesis
pueblo elegido
 

© Copyright 1999-2010 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  




|Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
 info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 20151, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados | Términos y condiciones

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller literario | Enlaces útiles