paginadigital logo

Laguerra del pudor (Donde se habla de taparnos hasta el jopo, o no), por: John Argerich
 

 | LITERATURA | CONFERENCIAS |  EXPOSICIONES | 

 
 
   

Home

Colegios

Universidades

Guía Comercio

Industria

Clases

Cursos

Seminarios

Eventos

Arte

Exposiciones

Galería de Arte

Literatura

Textos

Cine

Teatro

Música

Música Clásica

Teatro

Cine, TV, Video

Noticias

Artículos

Museos

C. Culturales

Concursos

Carreras

Becas

Posgrados

Taller literario

Servicios de Internet

Solidaria

Profesionales

Librería

Lectura - Textos

Foro de discusión

Links

Mapa del sitio

El amasijo

Laguerra del pudor

(Donde se habla de taparnos hasta el jopo, o no)

Por: John Argerich


 


Que la historia humana empezó en bolas, es una cosa que nadie en su sano juicio se pondría a discutir. Y como ateos y chupacirios es lo único en que están de acuerdo, aceptaremos que así fue. En otras palabras, si nuestra estirpe descienda del mono, a nadie se le iba a ocurrir que sus antepasados visitaran la sastrería antes de bajarse de los árboles. Pero siendo nuestra especie obra de un dios creador, el trámite habría sido mucho más difícil. Es que antes de la creación no había donde comprar nada. Ni negocios de pilchas, ni el Ejército de Salvación para prendas baratas de segunda mano. Ni velorios, donde pedigüeñar a la viuda.
-¿Me da alguna cosita del finado como recuerdo, doña Milagros?
-Sacá del ropero todo lo que te haga falta.
-Espere, que voy a buscar el baúl.
-¡Nos madrugó, muchachos! -dijo un vecino que había ido con sus tres hijos- Otra vez será.
Dicho de otro modo: La gente vive pensando en lo que se va a poner.
-¡Ahí viene la Margarita! -dijo una gorda- Pilchas nuevas, otra vez...
-¿Diánde saca la mosca pa' tanto como destaca? ¿Querés batírmela, che?
-Es una loca, doña Herminia. Al tranquito por Corrientes, debe ser.
Pero volvamos a la historia antigua. Creados por un toque de la varita mágica que blandía el hacedor, salidos de un zapallo, o saltando de rama en rama, la verdad de la milanesa es que los inviernos son muy fríos para andar en bolas por la calle. Entonces la gente empezó a procurarse prendas que combinaran lo elegante con lo práctico. La primera elección fue pieles de oso para los varones, y de visón para las damas.
En verano, plumas. Y con el correr de los años apareció la industria textil. Primero todos andaban metidos adentro de unos tubos como bolsas de papas con agujeros para cabeza y brazos. Pero las modas no duran, y aparecieron las túnicas romanas. Después, para evitar equívocos, los hombres se hicieron confeccionar pantalones, y las señoras empezaron a mostrar todo lo que se podía exhibir sin aterrizar en la hoguera. Así empezó el juego del subibaja. Una vuelta las polleras largas hasta el suelo, al rato cortitas mostrando las bombachas. Una vuelta vestidos cerrados hasta el cogote, tipo Mao, y al año siguiente unos escotes para dejar chicato al más pintáu.
-¡No se deschave, mija!
-Tranqui, viejo, es la moda de París.
Y como es lógico, la batalla por destacar la percha propia de la persona, no podía limitarse al ámbito de la ciudad. O sea que una feroz guerra de modelitos invadió el espacio marítimo y fluvial. Sabemos que en la antigüedad la gente no se bañaba, por considerarlo peligroso para la piel. Pero un día se hundió el acorazado Potemkin, y apenas se salvaron los que sabían nadar. De entonces son los primeros cambios al refranero. "El que llora se desahoga" -decían las viejas. Pero visto lo ocurrido, la gente le dio un giro más utilitario al refrán.
-"El que nada, no se ahoga", che.
Sin embargo, había mucha distancia entre la teoría y la práctica. Ahora todos aceptaban que mojarse era bueno, pero surgían dudas en cuanto al equipo necesario para encarar la aventura.
-¿Llevaremos a la playa las sombrillas con que salimos a caminar?
-Ni se te ocurra, mamá, porque nos van a tomar por unas locas buscando guerra.
Por fin, aparecieron los trajes de baño que hicieron suspirar de ansiedad a nuestros ancestros. Mangas hasta el codo, escote cerrado en la base del cuello, y polleritas con volados. Bajo lo cual iba un pantalón tipo pirata, que exhibía sin pudor las pantorrillas.
"De Cádiz a Vigo de un salto llegué...
¡Tan sólo por verte la punta del pié!"
-decía la copla.
Así que si los gaitas se mandaban mesejante viajón para mirarles el dedo gordo a las manolas, piense Vd. lo que sucedería poniendo en Mar del Plata centenares de curváceas pantorrillas, sin atisbo de pudor. Pero llegaron los años 20, y se derrumbó el entramado de costumbres. La gente tomaba whisky en vez de mate amargo, las mujeres fumaban cigarrillos con largas boquillas de carey, y se cortaban el pelo "a la garçón", como si fueran los canillitas que vendían el diario. Aparecieron escotes en la playa, las espaldas dejaron de ser terra incógnita, los brazos quedron al desnudo, y en vez de polleritas con volados, parece que a la final el sexo femenino se había deschavado. Gambas y más gambas, exhibidas hasta la línea del "no pasarás". O del "no pasariolas", pienso yo.
Mas lo bueno no dura, y después de muchas escaramuzas, empezó la guerra mundial. Cayeron imperios, surgieron nuevas naciones, pero cuando llegaba el verano, seguía la joda de siempre. Después otra guerra, y todo terminó con las bombas de Hiroshima, Nagasaki, y el atolón de Bikini. Del dos piezas al mini-mini sólo había que dar un saltito, lo que fue bien visto por las fuerzas de ocupación porque corriendo tiempos difíciles, se ahorraba género.
-Estás más explosiva que la bomba de Bikini! -le dijo un coronel a su secretaria mientras tomaba sol en el balcón.
Y el nombrecito pegó.
"Vea las fotos de la nueva sensación de Europa!", decían los diarios. "¡El bikini!"
"¡Esté a la moda! Bikinis con la bandera americana por 20 dólares."
"Bikinis rojos con una estrella en el ombligo, para que los camaradas no se confundan", anunció Radio Moscú..
Ya no había que ir con la mosqueta de paganini al cabaret, para ver en directo a una fémina bien dotada. Era el destape. Como si para celebrar la victoria, los aliados hubieran puesto un cartel en cada ciudad de Europa: "Damas gratis".
Y como siempre ocurre, tras dos décadas de intemperie, lo que al principio fue una prenda escandalosa, terminó como ropa de gimnasia en los colegios de monjas. Después apareció Brigite Bardot. Una mina despampanante, pero medio desmemoriada, porque cuando iba a tomar sol a Saint Tropez siempre se olvidaba el corpiño. La gente venía desde París y Nueva York para junarla, armándose unos despelotes de órdago con la cana. Así fue como un día tiró la chancleta y apareció en la playa como su mamá la había echado al mundo. Al ratito nomás, por toda la Costa Azul había centenares de nudistas. Quisieron llevarlos presos, pero los calabozos no daban abasto, y tuvieron que soltarlos. Habían ganado la guerra del pudor, y en Europa empezaron a aparecer carteles que decían "Playa nudista, prohibido usar traje de baño". España, donde hasta hace poco, las naifas se bañaban rezando el rosario, fue puntera del destape.
-¡Qué desfachatez! -exclamó una señora gorda, al ver pasar dos brutos ejemplares del sexo opuesto, sin más ropa que unas tangas diminutas.
-Nos hemos ido al otro extremo -agregaron dos colegas, más feas que un susto a media noche.
-Habría que prohibir los desnudos, las tangas y el topless.
-Juntemos firmas, para presentar al Ayuntamiento.
-Fundemos una página webb.
-¡Firme el plebiscito! -gritaban unos lorenzos, con pañuelo en la cabeza y medias negras.
Y, como informa la prensa diaria, presentaron un petitorio para que se crearan "playas decentes" donde ir con los niños, así éstos no se enteraban de que los hombres y las mujeres son distintos. Donde los novios platicaran sin peligros para su vida espiritual. Donde los viejos no se pusieran nerviosos, y donde los seminaristas jugaran estupendos partidos de fútbol, asado incluido, sin arriesgar su vocación.
-Ha sido un gran éxito! -decía una de las promotoras.
-¿Recogieron muchas firmas?
-Diez mil.
-¿Y cuánta gente viene a la costa?
-Cinco millones.
-¡Por algo se empieza, che!
 

THE END

Copyright: John Argerich, 2007
All rights reserved.
johnargerich@malmo2.net
johnargerich@ya.com

La serie quincenal "El amasijo" se publica regularmente en 32 medios de 10 países.

 



paginadigital


Ir al principio,
Noticias, opinión, política, derechos humanos, movimientos sociales, informes, latinoamerica
 
 
 
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>

La historia del pueblo judío Un unico Dios La historia del pueblo judío. El motivo de ser del pueblo elegido.
La tarea trascendental del pueblo elegido. Las políticas de la Iglesia Católica. El fin del politeísmo.
El hilo conductor jamás revelado de uno de los libros más leídos y tal vez  menos comprendidos:
La Biblia.
BAJE EL LIBRO SIN COSTO
<h1>Taller literario</h1>
 

Diseño web
Optimización y posicionamiento

Clic Aquí

  Notas & Artículos
Educación
Noticias & Opiniones
Cartas de navegantes (opiniones)
El amasijo
Charlas sobre Arte
Entrevistas a artistas plásticos
Tecnología y ciencia
Teatro
Lectura y Textos
Artículos y boletines literarios
Temas varios
Entrevistas
Chistes
Columnas para sonreír
Reflexión
Biografías



Descartables para delivery
empresas de mudanzas en capital federal
gestor para jubilaciones y pensiones
Lodge de selva
reactores industriales
Armarios y archivos
hablar ingles en poco tiempo
Embarazo eutónico
Jubilaciones y pensiones
uniformes escolares
provision de cesped
Optimización web
jardineria de terrazas
libros biblicos
Descartables para delivery
EL PORQUÉ DE LA CREACIÓN DEL PUEBLO JUDÍO
City tours buenos aires
cursos terapias alteranivas
fabrica de camisetas de futbol
alberto canen
Vasos plasticos
Guantes de latex
Mini fletes en capital federal
eutanasia de animales
CTP Computer to plate
postres dieteticos
Eutonía
la creacion
historia del pueblo elegido
venta de tapas de cilindro
 

© Copyright 1999-2010 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  




|Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
 info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 20151, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados | Términos y condiciones

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller literario | Enlaces útiles