paginadigital logo

Fanático del fóbal (Donde se habla de curas, sánguches de chorizo, y mi berretín por el balón), por: John Argerich
 

 | LITERATURA | CONFERENCIAS |  EXPOSICIONES | 

 
 
   

Home

Colegios

Universidades

Guía Comercio

Industria

Clases

Cursos

Seminarios

Eventos

Arte

Exposiciones

Galería de Arte

Literatura

Textos

Cine

Teatro

Música

Música Clásica

Teatro

Cine, TV, Video

Noticias

Artículos

Museos

C. Culturales

Concursos

Carreras

Becas

Posgrados

Taller literario

Servicios de Internet

Solidaria

Profesionales

Librería

Lectura - Textos

Foro de discusión

Links

Mapa del sitio

El amasijo

Fanático del fóbal

(Donde se habla de curas, sánguches de chorizo, y mi berretín por el balón)

Por: John Argerich


 


Cuando yo era pibe, los días domingo eran un problema. A la matina la vieja me arrastraba a la iglesia, meta rezar y rezar. Lo cual era bastante mal comienzo, porque los curas siempre me pudrieron. Y en medio de la misa, yo protestaba que quería irme a jugar al fóbal con la barra, en la plaza Mitre.
-Antes del evangelio no te irás -cortaba la charla en seco, mi mamá.
Opresión muy de la época, que me hizo romperme el coco pensando cómo iba a imponer mi derecho de opinión. Primero pensé en unir a todos los purretes de la Tierra en un gran movimiento libertario. Y como leía a Marx cuando la vieja apoliyaba, hice mía una de sus grandes convocatorias, arreglándola un pomo, por si las moscas.
"¡Pebetes del mundo!" -decía mi versión de la conocida arenga- "Uníos por la destrucción del paternalismo"
Y tanto me dieron vueltas por el coco esas ideas profundas, que a la final, concebí un plan de acción. Si por las buenas nada había logrado, la vieja iba a aflojarme por las malas. Dicho y hecho. Así empecé a rumiar una estrategia. Primero batí que me dolía el balero, pero la jovata se avivó. Dijo que no era jaqueca, sino estreñimiento, y me hizo tragar medio litro de limonada royé. No se si la recuerdan, pero era un remedio de la época de María Castaña, con gusto vomitivo, que vendían en todas las farmacias, como preparación magistral. Un asco que te cagaba literalmente a pedos, haciéndote largar hasta el número de la cédula de identidad. O sea que mi primera tentativa terminó muy mal. Pero una derrota no es perder la guerra, y recordé las palabras de un vecino medio radicha que trabajaba en Obras Sanitarias y siempre lo chumbaba al capataz.
"Que se rompa pero no se doble", decía el loco.
Y yo, necesitado de un buen asidero ideológico, adopté el lema.
-Mirá mamá -dije un día- Vos no podés forzarme a ir a misa de doce contra mis convicciones, justito cuando los pibes de la barra juegan al fóbal. Estoy decidido, y no voy más. "Que se rompa pero no se doble", dice el refrán.
-Mirá boludo -contestó la señora- Lo que está en juego no es el Pincharratas Fútbol Club, sino la salvación de tu alma. Venís conmigo a misa de doce o te abollo la jeta a sopapos.
-Podrás hacerme bolsa, mamá pero no doblegar un ideal -repuse, mirándola de frente.
Y no dije mucho más que eso, porque mamá me metió un revés como para dejarlo en la lona a Pascualito Pérez. Por las malas, no iba ni a la esquina. Entonces decidí ponérsela doblada. Me achiqué, y sin decir ni "mu" puse rumbo a la parroquia.
"¡Ahí va mi cuerpo, carajo!", pensaba en el camino "porque mi espíritu está muy lejos de la Avenida Gaona".
Y como el Domingo de Ramos no me importaba un belín, aproveché la excursión para junar al vecindario. Por la calle encontraba a muchos giles del barrio, vestidos de domingo. Pero por suerte, para distraer mis pensamientos cada tanto aparecía una de las minas que nos gustaban a todos. La hija de don Albacete, el almacenero, que tenía un culo parado como para dejarte bizcocho con la primera observación. Pepita Funes, también conocida como "La Martona", por sus tetazas, y un minón que recién se había mudado a Mataderos y todos le decían "La Rubia". Hija de polacos, me parece, y con un apellido impronunciable. Sjvikowvsky, Suskchowoski, o algo así.
-Adiós, doña Chola -dijo mamá.
"Vieja loca", pensé yo, porque una vez que le dimos un pelotazo en la ventana, llamó al botón, y el viejo me hizo pomada.
Mamá leyó mis pensamientos, dándome un furioso tirón de orejas. Esa fue la gota que colmó el vaso, porque yo estaba decidido a pelear hasta el último cartucho. Como hace el sheriff cuando lo chapan los indios, en las cintas de combóis.
-Adiós, doña Rosa.
"Chau, vieja de mierda", pensé.
Otro tirón de orejas, y nos bajamos del bondi. Frente a nosotros, la imponente mole de la parroquia de Los Arcángeles del Santo Aliento del Ultimo Suspiro. Una nave central con dos enormes torres, eternamente sin terminar, porque si se acababa la obra, pocas razones quedarían para hacer colectas todos los meses, o dar la absolución in artículo mortis contra testamento firmado ante escribano público. En el atrio se amontonaban los feligreses, algunas monjas y un ejército de linyeras pidiendo guita para mamarse hasta el próximo domingo.
-¡Una limosnita, por el amor de Dios...!
De pronto se abrieron las puertas, y la marea humana nos llevó hasta un banco a mitad del templo. Desde todas las esquinas me miraba una barra de santos, papas, vírgenes, y angelitos con caras llorosas. Entonces me puse a pensar por qué estarían tan fruncidos unos ñatos que viven sin laburar ni pagar impuestos, por toda la eternidad.
-Deberías confesarte -dijo mamá.

Y yo no tuve más remedio que ir a arrodillarme delante de un gaita con olor a chivo. Quien me hacía besar una bufanda azul con cruces doradas, que llevaba colgando del pescuezo
-Tu pecado es grave. Rézate un padrenuestro y diez avemarías -repuso el confesor, cuando le dije que no tenía ni cinco de ganas de quedarme a ver el resto del show, porque la iglesia me podría.
-Sin embargo, te hará bien oír el sermón del hermano Emilio, quien hoy va a hablarnos de los problemas que afligen a la juventud -insistió el cuervo.
Pero yo había tomado una decisión, y me encomendé a Jesucristo, que nunca llevó sotana, y es el que mejor me caía de toda esa pandilla. ¡Pobre chango! Casi en bolas y clavado a un palo, con la tuerca que hacía a la intemperie. Y me debe haber escuchado, porque redepente sentí una orden.
"Si quieres ser lo que no eres, deja de ser lo que eres", como martillando mi conciencia.
La suerte estaba echada. Entonces salí del confesionario, y mientras señalaba la imagen del pobre nazareno, empecé a gritar, gesticulando como loco:
-¡Mamá, mamá! ¡Mirá ahí arriba, vieja! ¡Un hombre desnudo que se subió a un palo! ¡Mirá qué bolonki mamá! ¡Un tipo en pelotas, che!
Todas las miradas se volvieron hacia mí, y cundió la indignación. Entonces dos ursos vestidos de sotana me sacaron a patadas de la iglesia. ¡Habráse visto, herejía igual! Los feligreses puteaban, y mi vieja no sabía dónde meterse.
-¡Desgraciado! -decían los más devotos, empujándome hasta el atrio.
"Salió buena, la movida", pensé, porque ya no tenía que quedarme a misa de doce.
Entonces chapé el primer bondi con rumbo a la plaza Mitre. Y ahí estaba la barrita, esperando al referí, para empezar el partido.
-¡Salud, juventudes! -dije, loco de contento- mientras me morfaba un sánguche de chorizo, hecho por la vieja para después de comulgar.
 

THE END

Copyright: John Argerich, 2007
All rights reserved.
johnargerich@malmo2.net
johnargerich@ya.com

La serie quincenal "El amasijo" se publica regularmente en 32 medios de 10 países.

 



paginadigital


Ir al principio,
Noticias, opinión, política, derechos humanos, movimientos sociales, informes, latinoamerica
 
 
 
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>

La historia del pueblo judío Un unico Dios La historia del pueblo judío. El motivo de ser del pueblo elegido.
La tarea trascendental del pueblo elegido. Las políticas de la Iglesia Católica. El fin del politeísmo.
El hilo conductor jamás revelado de uno de los libros más leídos y tal vez  menos comprendidos:
La Biblia.
BAJE EL LIBRO SIN COSTO
<h1>Taller literario</h1>
 

Diseño web
Optimización y posicionamiento

Clic Aquí

  Notas & Artículos
Educación
Noticias & Opiniones
Cartas de navegantes (opiniones)
El amasijo
Charlas sobre Arte
Entrevistas a artistas plásticos
Tecnología y ciencia
Teatro
Lectura y Textos
Artículos y boletines literarios
Temas varios
Entrevistas
Chistes
Columnas para sonreír
Reflexión
Biografías



City tours buenos aires
montaje industrial
alarmas contra incendios
Aumento mamario
fabrica de uniformes escolares
Vasos plasticos
abogados laborales
lamparas de mesa veladores
apliques de pared
mudanza corporativa
alquiler de pantallas de led
rieles y cabezales para iluminacion
noticias de politica
estudio de la Biblia
empresas de mudanzas en capital federal
abogados de sociedades
observador sobre la tierra en genesis
libros digitales
mudanzas en capital
Acidos fosforicos
spots embutidos
Mudanzas de pianos en capital federal
fabricacion de tableros
Comunidades terapeuticas
Bombas de vacio
decoracion de interiores con plantas
arañas colgantes
carpinteria a medida
paisajismo
colchones
 

© Copyright 1999-2010 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  




|Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
 info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 20151, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados | Términos y condiciones

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller literario | Enlaces útiles