paginadigital logo

Un pirulo que piantó (Donde se habla de cómo empezar el año), por: John Argerich
 

 | LITERATURA | CONFERENCIAS |  EXPOSICIONES | 

 
 
   

Home

Colegios

Universidades

Guía Comercio

Industria

Clases

Cursos

Seminarios

Eventos

Arte

Exposiciones

Galería de Arte

Literatura

Textos

Cine

Teatro

Música

Música Clásica

Teatro

Cine, TV, Video

Noticias

Artículos

Museos

C. Culturales

Concursos

Carreras

Becas

Posgrados

Taller literario

Servicios de Internet

Solidaria

Profesionales

Librería

Lectura - Textos

Foro de discusión

Links

Mapa del sitio

El amasijo

Vida de perro

  (Donde se habla de gambetear la yeta con calidad)

Por: John Argerich


 


"Unos nacen con estrella, y otros nacen estrellados, dice el refrán".
Así iba pensando el Ñato Gómez, también conocido en la barra como "Fúlmine", por su suerte perra. O "el Ñato", por la nariz. Y de paso cambiaso aprovechaba la volada para lustrarse la uña larga del meñique izquierdo, que desde purrete había sido su mayor orgullo. Avisoró el horizonte porque la vedera estaba ocupada por una escalera de pintor, y bajó a la calle sin pensarlo más. Maniobra que, como todas las cosas en la vida, tenía motivaciones. No digamos solidaridad, porque él poco la iba con ese gremio, sino porque pasar por debajo de ella hubiera sido desafiar a las parcas, como un gil. Mojarle la oreja al destino, a ver si me explico. Y el toña, sin ser gallina, era prudente. Porque si había llegado a este valle de lágrimas un martes 13, había que gambetear la yeta con calidad.
-¡Piantá di áhi, boludo! -apenas alcanzó a gritarle un paragua vestido con mameluco verde- ¡Que los adoquines están recién puestos...!
Pero ya era tarde. Fúlmine hizo honor a su gracia, y medio boleado del julepe con tanto grito, metió un caminante propio adentro del pasticho. Con tal puntería que al hundir una punta del bloque, la otra saltó de calce, levantando una nube de tierra, cemento, arena, cascotes, y herramientas que estaban desparramadas por el suelo. Un martillo le dio al de las pilchas verdes por la espalda, y el coso refaló, agarrándose de la escalera. Por esa triste combinación de eventos, la misma terminó en el suelo, arrastrando un tacho de pintura blanca y dos rodillos. ¡Qué quilombo de mi flor! Los vecinos salieron alarmados a ver el chou, y un gaita que por allí pasaba dijo:
-¡Virgen del Carmen, vaya follón que ha armado este chaval!
-¡Mirá donde caminás, idiota! -gritó el capataz, mientras toda una cuadrilla de Obras Sanitarias se le iba al humo, porque había que ponerse a laburar de nuevo para arreglar ese despiole.
-¡Se ti cazzo sei propio mortadela! -gritaban dos enfurecidos sicilianos, blandiendo palas.
Y como inspirándose en Delfo Cabrera, Fúlmine le sacaba ventaja al viento, de tanto rajar. Para los que entonces eran pibes, agregaremos que dicho prócer hizo historia, ganando por afano la maratón olímpica de Londres en 1948. Una gloria del deporte nacional. Pero el Ñato no le quedaba ni cinco atrás.
-¡Ti prendo subbito, figlio di un cane!
-¡Apresúrate, que ya lo cogemos, Miguel!
La primera amenaza vaya y pase, pero la última al toña no le gustó un belín. Así que motivado por conservar el invicto, se prendió de un ómnibus colorado de la línea 41, que pasaba echando chispas.
-¿Boleto, señor? -dijo el guarda.
-¡Hasta la terminal! -alcanzó a responder el Fúlmine.
Así se salvó de esa pandilla de energúmenos. Pero Buenos Aires en los años 50 estaba llena de peligros. Y no sorprenderá que al llegar a Plaza Once, el tráfico hubiera sido cortado por una manifestación política.
-Perón, Perón...¡que grande sos! -entonaba una compacta multitud.
-Decí "¡Viva Perón!", o te amasijo -le gritó en la cara uno que iba en camiseta musculosa, al asomarse por la ventanilla.
Y no tuvo tiempo para responder, porque ocurrió lo improbable. Por la otra esquina iba dando vuelta un grupo de mozos vestidos con pilchas deportivas, que sacudían estandartes colorados. ¿Comunistas? ¡Oh, no!
-¡Dale y dale, Rojo, dale! -gritaban a voz en cuello.
Y no faltó la voz de un cantor, transmitida a todo volumen por los equipos sonoros, entonando una vieja rima, que no por repetida en esta hoja hasta el hartazgo, hubiera perdido actualidad.
"Tenemos un arquero que es una maravilla,
Se ataja los penales, sentado en una silla.
En eso se desmaya, le damos chocolate,
¡Arriba Independiente y abajo River Plate!"
-¡Dale y dale, Rojo, dale! -rugía la mutitud mientras se formaban remolinos de agitadísma hinchada.
Entonces el Ñato comprobó que una mano medio morochaza lo agarraba firmemente del cogote.
-¡Decí "Viva Independiente", o te amasijo! -rugió su propietario.
Pero Fúlmine, en medio de presiones tan altamente conflictivas, optó por quedar bien con dios y con el diablo. O sea, mal con los dos.
-¡Sin despreciar lo presente, yo me cago en todos ustedes, che! -repuso, y le sacó lustre al empedrado con el primer envión.
Corrió y corrió, porque lo seguía una barra furibunda a grito pelado. Después se paró un pomito, y tras juntar resuello siguió corriendo. Hasta que por fin, llegó a un puente donde había un cartel que lo hizo reflexionar: "Luján". De la forma reseñada, las tribulaciones del Fúlmine llegaban al conurbano. Pero visto que ya no lo seguía nadie, pegó la vuelta. "¡Otra vez Buenos Aires!" dijo, como si un tangazo flor y flor le estuviera frunciendo el cuore con su nostalgia.
-¿Qué hacés, pebete? -lo saludaban los vecinos, aunque apuraban el paso para no contagiarse la mufa, al verlo.
-Bien, ¿y vos?
"Bien" era solamente un decir. Porque como ya sabemos, no por nada el pobre cabeza de turco era nacido un martes 13. Y al ver que llegaba echando diablos, todos los perros del vecindario empezaron a ladrar.
-¡Guau, guau, guau...!
-¡Dejen apoliyar, carajo! -gritó un negrazo que laburaba en el frigorífico, y siempre iba de facón al cinto.
-¡Guau, guau, guau...!
El urso salió para hacer justicia, y por fin aportó la cana, convocada por algún ortiba con teléfono, de esos que siempre hay.
-¡Documentos! -dijo un sardo.
-Vea, don, que solamente salí a correr! -contestó el toña, mientras le retorcían un brazo.
-¿No tenés la cédula cuando te la esige la utoridá? Adentro por desacatáu, entonces, hasta que entrés en vedera.
¡Pobre gil! Siempre metiéndose en galletas. Si no eran los peronistas, lo chapaba la murga de Independiente, y cuando ya se creía a salvo de las iras públicas, aparecía un celular con dos milicos más jodidos que sacarse la grande al vesre.
-¡Dos mil uno! -trinaron los niños cantores.
-¡Mil dos! -cantó el Fúlmine.
Es que había nacido un martes 13, y mesejante desatino tiene su precio. Andar a los tumbos por la vida, sin más ojepto que meter a fondo las de andar. Sin posibilidades de jubilarse, tampoco, porque la yeta no te da changüe por inaugurar la tercera edad. Así fue como el día del espiche, que a todo el mundo le llega, también lo chapó gambeteándola de orsái.
-¡Me siento mal, Mirna Delma! -le dijo a su esposa- ¡Llamá al médico!
Pero ella estaba prendida del televisor, viendo una serie en que el galán tomaba entre sus brazos a la hija del malvado prestamista.
-¿De quién es esa boquita? -preguntaba.
-Tuyita, tuyita -decía ella.
-¡Traéme las pastillas! -pidió el Ñato.
Pero Mirna estaba a años luz de allí, sumida en el sopor romántico del desenlace. ¿Llegaría a tiempo la carta del ex amante, asegurando que todo había terminado? ¿Comprenderían que era peligroso salir hacia la iglesia por ese camino de montaña, con el coche sin frenos?
-¡Ya va, viejo! -dijo la esposa.
-¡Apu...! - y no logró completar la frase.
-¡Pará un cacho, que se suben al Cadillac, che!
Cuando terminó la película, ella se dio cuenta de que el dorima era fiambre.
-De morir habemus -dijo un cura medio rubión.
-Es que el Fúlmine se nos fue tan joven...
-Mala pata... -respondieron los monaguillos, mientras se santiguaban esperando la propina.
-Pero, batíme la justa- dijo el más rana ¿A quién se le ocurre elegir propio un martes 13 para venir al mundo? ¿Me querés decir?

THE END

Copyright: John Argerich, 2007
All rights reserved.
johnargerich@malmo2.net
johnargerich@ya.com 

La serie quincenal "El amasijo" se publica regularmente en 32 medios, de 9 países

paginadigital


Ir al principio,
Noticias, opinión, política, derechos humanos, movimientos sociales, informes, latinoamerica
 
 
 
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>

La explicacion del Genesis Un unico Dios El Génesis al fin resuelto. La explicación científica del relato bíblico de la Creación. Del texto poético a la comparación astronómica. ¿De que hablan los dos relatos de la Creación de La Biblia? En el relato existe un observador, quién narra lo que observa. Y una ubicación muy precisa desde donde observa.
BAJE EL LIBRO SIN COSTO
<h1>Taller literario</h1>
 

Diseño web
Optimización y posicionamiento

Clic Aquí

  Notas & Artículos
Educación
Noticias & Opiniones
Cartas de navegantes (opiniones)
El amasijo
Charlas sobre Arte
Entrevistas a artistas plásticos
Tecnología y ciencia
Teatro
Lectura y Textos
Artículos y boletines literarios
Temas varios
Entrevistas
Chistes
Columnas para sonreír
Reflexión
Biografías



cursos de magnetoterapia
venta de cesped
lamparas de pie
ebook biblia
diseño de chacras
intelligent design
Eventos recreativos
diseno de espacios verdes
huertas organicas
eutanasia de perros y gatos
City tours en buenos aires
decoracion de interiores
rieles y cabezales para iluminacion
importador de articulos electronicos
mantenimiento de media potencia
film de pvc
cursos de autocuracion y rejuvenecimiento
estudio de arquitectura
fabrica de motores para refrigeracion
creacionismo
paisajismo
eutanasia de mascotas
sistemas de seguridad para gruas
repuestos de motores
el genesis y la ciencia
Lifting Botox, lipoaspiracion
parquizacion
Aumento mamario
Guía de la Industria, comercio y servicios
Guantes de latex
 

© Copyright 1999-2010 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  




|Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
 info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 20151, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados | Términos y condiciones

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller literario | Enlaces útiles