paginadigital logo

Un pirulo que piantó (Donde se habla de cómo empezar el año), por: John Argerich
 

 | LITERATURA | CONFERENCIAS |  EXPOSICIONES | 

 
 
   

Home

Colegios

Universidades

Guía Comercio

Industria

Clases

Cursos

Seminarios

Eventos

Arte

Exposiciones

Galería de Arte

Literatura

Textos

Cine

Teatro

Música

Música Clásica

Teatro

Cine, TV, Video

Noticias

Artículos

Museos

C. Culturales

Concursos

Carreras

Becas

Posgrados

Taller literario

Servicios de Internet

Solidaria

Profesionales

Librería

Lectura - Textos

Foro de discusión

Links

Mapa del sitio

El amasijo

Un pirulo que piantó

  (Donde se habla de cómo empezar el año)

Por: John Argerich


 


-¡Mamma mía! -dije, cuando miré el almanaque, y al arrancar el último número, vi que no quedaba ninguna hojita más.
-¡Feliz año nuevo! -iban gritando los muchachos por la calle, tan contentos como si acabaran de sacarse la grande.
-¡Que lo pases bien!
-¿Qué se diviertan!
-¡Saludos a don Pepe!
Entonces me miré al espejo que tengo colgado junto a la palangana, y ahí estaba otra vez ese carcamán que me juna con facha de babieca cuando estoy en plena tarea de embellecimiento. Que los dientes, que el cabello, que la barba, hasta sentirme listo para salir a romper.
-Buen día -le dije, por decir algo, nomás.
Pero entonces ocurrió lo que no había pasado nunca, aunque mi rutina matinal se venga repitiendo sin variantes significativas desde hace una punta de pirulos. Y el espejo me miró con cara rara.
-¡Buen día! ¿Cómo andás? -repuso sonriente, y bastante sociable para ser tan temprano.
"No puede ser...", pensé, "Los espejos no hablan".
Entonces la luz del techo se prendió sola, y presentí que ese día todo iba a ser distinto. Por el comienzo, nomás.
-¡Contestá lo que te pregunté, boludo! -repitió la voz vidriosa de mi imagen.
-No acostumbro charlar con desconocidos -le retruqué de un saque.
-Carlitos Primatesta -contestó el reflejo- Pá servirte.
Esa gota colmó el vaso.
-¡Pará la mano, que Carlitos Primatesta soy yo, che...! -le grité en la cara- Si no sos idiota, estás pifiándola fulero, esta vuelta.
-Ni una ni dau -dijo el espejo.
Y después añadió, con gestito sobrador:
-Mirá, salame, batíla como te se cante, pero eso no cambia el relleno de la milanesa. Acá el único Carlitos Primatesta soy yo. ¿Entendiste? El dorima de doña Lola, para más datos.
-¡Con mi esposa no te metás, espejo mal parido! -le contesté mientras manoteaba algo para tirárselo a la jeta- Más mejor andá del tordo, así te receta un calmante.
Y cuando estaba a punto de despachar el envío, se apagó otra vez la luz. Entonces sentí que unas manos grandes como patas de elefante, me levantaban en vilo, agarrado del pescuezo.
-¡Largá, que me despeinás el jopo! -grité indignado, sintiendo cómo la gomina me chorreaba por la azotea.
Pero, nada. Aquel malvado seguía sacudiéndome como si estuviera limpiando el Clarín enchastrado con yerba, antes de ponerlo en el clavo. O sacudiendo el mantel en la ventana para tirar las migas del almuerzo, que es mucho peor por las corrientes de aire y las puteadas del 4º "B". Más que nada cuando entre las migas también va un corcho o un sifón de soda, accidente que el consorcio no te perdona aunque llevés facturas para la sobremesa.
-¡Largá, que me despeinás el jopo, te dije!- volví a gritarle furioso a mi atacante.
Pero el loco seguía meta y ponga zarandearme, mientras la imagen del espejo se cantaba de la risa.
-¡Juá, juá, juá...!
Después aparecieron los caballos voladores. Unos blancos, otros azules, como los colores del equipo nacional. Pero lo más extraño, es que en el montón también iban dos o tres pingos pintados de blanco y negro, con intenciones inconfesables. A saber: Para que cuando los defensores de la patria se distrajeran mirando las minas, el juez pudiera convertir un tiro al arco, y declararlo gol. "La pata de Dios", sentenciaría más tarde el 10.
-¡Cinco a cero!
Después, cuando yo esperaba oír el himno nacional, los gemidos de un tangazo llenaron la mañana. Que si vamos a la justa, vine a ser el mismo perro con distinto collar.
"Pampám, pam, pam. Parapapám, pam, pam, pam, pam..."
Despacito, envolviendo de pasión cada compás, como en la época de oro, que ahora parece un sueño lejano. Cuando los muchachos usaban gomina y las parejitas de enamorados se sacaban lustre con los cortes de milonga, en vez de saltar como monos al compás del rock and roll. Ayer nomás, cuando Juan D'Arienzo llenaba de tango las noches tibias de la Costanera Sur.
"Chorra... ¡vos, tu vieja y tu papá!
-decía un cantor-
Guarda... ¡cuídense que anda suelta!
Si los chapa los da vuelta,
y no les da tiempo a rajar.
Mientras tanto, el espejo me seguía junando, sin perderse un solo detalle. Y el paquidermo de las patas enguantadas me revoleaba por la pieza sin darme tiempo a hacer pié.
-¡Dentro de diez minutos, aterrizaremos en Ezeiza! -informó una vocecita angelical.
Entonces sentí hambre, ganas de morfarme un sánguche de chorizo a caballo vuelta y vuelta, como en mi tierra. ¡Qué confusión! Porque la flaca que apoliyaba en mi catrera abrió tamaños ojos. Unos ventanales que irradiaban chispas de colores, mientras ella se retorcía, suspirando ansiedad. Y me hablaba en español.
-¿Qué hacés, Carlitos? -dijo, al extenderme una mano enguantada de negro hasta el codo.
-Tranqui -dije yo.
Entonces el espejo empezó a gritar.
-¡Acá el único Carlitos soy yo, percanta!
-No te puedo...
-¡Podéme, que es la pura, che!
Yo tuve que aguantármelas en silencio, porque mientras se desarrollaba ese diálogo, Dumbo seguía arrojándome al aire, para recogerme y volverme a tirar como si fuera manteca al techo. Así que en vez de Premio Nobel de Literatura, empecé a sentirme como una pelota de goma sin más porvenir que divertirlo.
-Los pasajeros sin boleto no pueden desembarcar en territorio argentino-decían dos azafatas desnudas, que recorrían el avión en monopatín.
-¡No tirés tan alto, Dumbito, que si pego en el cielorraso, se quejan del 6º "B"!
Así llegó la noche, y ya se veían las luces malas. Con el Zonda soplando desde los cerros.
-¿Nos pasamos de Buenos Aires, che?
-¡Esa es tu suerte, boludo! -dijo el espejo- Por eso la Lola se las picó con el contador del consorcio.
-¿Para esto me trajiste a tu casa? -preguntó con rabia la flaca que roncaba en mi catrera, y yo no lograba ubicar en mis recuerdos.
-¿Quién sos?
-¿Cómo quién soy? Soy tu esposa, la Lola Defelippi de Primatesta, ¿no te acordás de mi nombre, tampoco?
-La verdad, me suena... -dije desde arriba del ropero- Pero no entiendo cómo, si sos de Felipe, también podés ser de Primatesta y haberte rajado con el contador del consorcio.
-Siempre fui tuya, salvo alguna escapadita con el panadero cuando iba a comprar facturas, che.
-Entonces, dame una prueba de amor.
-Bajáte del ropero, que allá arriba nos vamos a romper el costillar porque es medio durazno, pienso yo...
-¡Pará la mano, sotreta! -gritó el espejo- Que el Carlitos Primatesta soy yo, te lo vuelvo a repetir.
Y cuando estaban por empezar las piñas, se oyeron ruidos estridentes, y una luz salvaje llenó el horizonte.
-¡Ya dormiste bastante la mona de anoche, vago! -dijo mamá, mientras Loli acercaba el feca- Son las cinco de la tarde, y seguís delirando de puro curda. ¿No te dejó ninguna enseñanza la festichola de anoche, con tanta gente importante?
-Si, mami -dijo el Carlitos- Que aunque uno viva de reventar al prójimo, todos lo olvidan si repartís bastantes abrazos y algún sobrecito, cuando termina el año.
-¡Qué buen tipo, el director!
Después seguí cortando gañotes, que es cosa tuya.
Y tras esa declaración de principios, surgió un pedido de crudo pragmatismo.
-¡Feliz 2007, vieja, pero dejáme tranqui un pomito, que el primer día del año se inventó para apoliyar!

THE END



Copyright: John Argerich, 2005
johnargerich@malmo2.net
All rights reserved.

La serie quincenal "El amasijo" se publica regularmente en 31 medios de 9 países.

paginadigital


Ir al principio,
Noticias, opinión, política, derechos humanos, movimientos sociales, informes, latinoamerica
 
 
 
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>

La historia del pueblo judío Un unico Dios La historia del pueblo judío. El motivo de ser del pueblo elegido.
La tarea trascendental del pueblo elegido. Las políticas de la Iglesia Católica. El fin del politeísmo.
El hilo conductor jamás revelado de uno de los libros más leídos y tal vez  menos comprendidos:
La Biblia.
BAJE EL LIBRO SIN COSTO
<h1>Taller literario</h1>
 

Diseño web
Optimización y posicionamiento

Clic Aquí

  Notas & Artículos
Educación
Noticias & Opiniones
Cartas de navegantes (opiniones)
El amasijo
Charlas sobre Arte
Entrevistas a artistas plásticos
Tecnología y ciencia
Teatro
Lectura y Textos
Artículos y boletines literarios
Temas varios
Entrevistas
Chistes
Columnas para sonreír
Reflexión
Biografías



diseño de chacras
conferencias
kindle biblia
venta de tapas de cilindro
hablar ingles en poco tiempo
EL PORQUÉ DE LA CREACIÓN DEL PUEBLO JUDÍO
libros en pdb
el genesis
decoracion de interiores
abogados de accidentes de transito
Cubiertos descartables
abogados de empresas
Alquiler de pasarelas
Estudio pericial
diseno de paisajes
Empresa constructora
instalaciones de media potencia
importador de articulos electronicos
mudanzas domiciliarias
creacionismo
abogados de sociedades
mantenimiento de terrazas y balcones
exposiciones de arte
el genesis y la ciencia
paisajismo en CABA
Cursos de medicina china
diseño de paisajes
Abogados
film de pvc
Motosierras y generadores
 

© Copyright 1999-2010 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  




|Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
 info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 20151, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados | Términos y condiciones

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller literario | Enlaces útiles