paginadigital logo

Luna de Kiruna (Donde se habla de un tango bajo la nieve gris), por: John Argerich
 

 | LITERATURA | CONFERENCIAS |  EXPOSICIONES | 

 
 
   

Home

Colegios

Universidades

Guía Comercio

Industria

Clases

Cursos

Seminarios

Eventos

Arte

Exposiciones

Galería de Arte

Literatura

Textos

Cine

Teatro

Música

Música Clásica

Teatro

Cine, TV, Video

Noticias

Artículos

Museos

C. Culturales

Concursos

Carreras

Becas

Posgrados

Taller literario

Servicios de Internet

Solidaria

Profesionales

Librería

Lectura - Textos

Foro de discusión

Links

Mapa del sitio

El amasijo

Luna de Kiruna

  (Donde se habla de un tango bajo la nieve gris)

Por: John Argerich


 


Cuando al Piojo Rafantini lo llamaron a la oficina del capo, pensó que era para darle un par de cachetazos. Todo por culpa de esa desgraciada que se sentaba enfrente, con unas gambas de infarto y minis a media nalga, como se usan ahora. Porque el cuerpo humano de la persona es débil, dice el refrán, y el pobre la pifiaba tupido en el laburo, con tanta distracción. Como por ejemplo, cuando le dijeron que mandara con toda urgencia un equipo de calefacción a la filial Terranova, y de tanto junar a la rubia se equivocó de código al apretar el botón, enviándolo por expreso aéreo a Brazzaville, República del Congo.
-¡Vea che, que con la calor que hace siempre acá, no vamos a poder venderlo! -decían los morochos cuando se quejaron vía fax.
Pero ellos no fueron los únicos en tirar la bronca.
-¡Apuresén que nos cagamos de frío! -gritaba un gerente regional, entre los hielos del Canadá.
Mas seamos realistas: de nada sirvieron las protestas, porque el mal ya estaba hecho. Y cuando en Estocolmo se supo lo ocurrido, Rafantini se convirtió en el punto de todas las cargadas.
-¿Así que está nevando en el Congo, che? -le sacudían los colegas, al verlo llegar a la oficina.
-¿Por qué no mandás también un enfriador de ambientes a la Antártida?
Pobre Piojo. Terminar su larga foja de servicios convertido en punto de tanta maldad. Todo por esas gambas que lo ponían biscocho. Intentó de todo. Ir al laburo con gafas negras. Poner una cortina que atajara el show que venía del otro lado del pasillo. Calarse anteojeras, como les ponen a los caballos. Pensar en la señora, en Santa Rosa de Lima, en los pibes. En lo linda que es la bandera azul y blanca. Pero, nada. Cada vez que creía haberse liberado de aquella obsesión, estaba otra vuelta mirando, baboso, a la loca ésa. Ni la luenga, que es prenda bien íntima, podía ya controlar.
-¡Godmorgon, piernucha! - la saludó cierta mañana con una sonrisa babosa.
-¿Cómo te atrevés a llamarme así, cabeza negra? -dijo ella- soy la licienciada en costos industriales Suzanne Kvällström, medalla de oro por la Universidad de Uppsala.
-¡Qué oficio interesante! -repuso el Piojo, para congraciarse- Siempre quise conocer a alguien para discutir ese asunto. ¿Qué sistema te parece mejor? ¿El costeo directo, o el método por absorción?
Ella le echó un vistazo despectivo, convencida de que el tipo quizás hubiera leído un artículo suyo en la revista de la empresa, pero con seguridad no tenía puta idea de lo que estaba diciendo. Entonces le clavó la vista de frente, cruzando las piernas, y al Piojo le empezaron a dar vueltas los ojos adentro de las órbitas. No sabemos si ella comprendió la intensidad del duelo, pero dijo con mirada despectiva:
-Mirá idiota, a la empresa mi tiempo le cuesta ciento cincuenta y seis coronas la hora, más cargas sociales. No me hagas tirarlo a la basura hablando pelotudeces con un salame como vos.
Y sabido es que los suecos trabajan en el más profundo silencio, así que todos oyeron el desplante.
-Esa cabra tiene agallas, compadre... -le susurró un chileno que repartía la correspondencia interna.
Rafantini se quedó más callado que pato en escabeche, porque ya ningún mensaje le llegaba. Pálido, con los ojos entrecerrados, pensando sólo en los encantos de esa vikinga. Así las cosas, la computadora de pronto hizo "¡Bizzz...!" con tono inapelable, y entró otro pedido de envío urgente.
"Despachar 3.000 kilos de ácido sulfúrico a la filial Buenos Aires". Una orden fácil de cumplir, con toda la parafernalia informática que había en el escritorio, pero el horno no estaba pa' bollos, como se suele decir. Así que el loco metió nuevamente las de andar, porque miraba la máquina con los ojos entrecerrados, y otro asunto en la azotea. Los lectores pueden imaginarse el resultado, sin mayor esfuerzo. Apretó una tecla chunga, saliendo el pedido con un número de inventario que se le parecía, pero no era igual. Para resumir, una semana más tarde, en Tierra del Fuego todos estaban preguntándose para qué cuernos la casa matriz les habría enviado tres toneladas de arena, con lo que cuesta el flete aéreo desde Europa, y lo barata que se la consigue aquí. Esa fue la gota que colmó el vaso. Un drama en apariencias muy tranqui, porque los suecos no se calientan nunca, pero te la colocan doblada.
-Rafantini a Dirección -dijo la voz impersonal de un altoparlante.
-Buenas tarde, señor jefe.
-Vea, che -dijo el capo- encuentro muchos errores en su trabajo últimamente, y me parece que se debe a pura distracción. Pero no debe preocuparse, porque nuestra política laboral no contempla echar nunca a nadie. Vamos a darle una nueva oportunidad trasladándolo a otro centro operativo. ¿Le gusta el norte?
-¿Estocolmo norte?
-No, un poco más arriba,
-Ah, ya sé... ¿ Gävle o Sundsvall?
-Tibio, tibio.
-¿Más arriba todavía? ¿Será Umeaa?
-Tibio, tibio.
-¿Luleaa, entonces, señor?
-Caliente,caliente...
-¡Oia, mi dio!¡No me diga que...!
Pero el traslado estaba resuelto.
-Kiruna.
Y como el apreciado lector seguramente jamás oyó hablar de esta urbe, permítasenos presentarla. Una ciudad de 19.000 habitantes, ubicada cerca del confín norte de Suecia, 145 kilómetros arriba del círculo polar. Ni una sola palmera hay allí, ni calas ni gladiolos. En verano el sol no se pone durante un mes, y en invierno ocurre justiniano al vesre. O sea, la noche eterna. Pero en todas partes se cuecen habas, como habremos de comprobar.
-¿Qué hacías en la Casa Matriz? -dijo un trompa con pinta de esquimal.
-Gestor de Operaciones Internacionales.
-¡Qué experiencia tan interesante! Acá vas a tener otras tareas, para conocer mejor la empresa.
El Piojo se sintió más tranquilo.
-¿Haciendo qué, señor? -logró preguntar por fin.
Entonces, la cara del capo se retorció en una mueca, y por la forma de reírse, se vio que su mamá había tenido problemas con la ley de profilaxis.
-Lo que hacen todos los inservibles -repuso con un gruñido- Cortar árboles de sol a sol, hasta que aprendas a ganarte el sueldo. Vaya al depósito, para que le den el equipo de trabajo ¡Corriendo, carajo, que no me gusta repetir las órdenes!
Sería injusto negar que en ese momento el Piojo sintió dudas sobre su futuro, no sólo en la empresa, sino a todo lo ancho y largo de nuestro planeta azul. Sentimiento que se iba convirtiendo en pavura cuando conocía a sus compañeros de labor. Unos ursos cuadrados como roperos, que sólo se expresaban con monosílabos, y si abrían la boca, era para emitir sonidos guturales en la mestura más desgraciada de sueco, esquimal y finlandés. Todos mascaban tabaco, y colgando del cinto llevaban un hacha, raquetas para caminar por la nieve, y una botella de vodka. De pronto sonó un timbre con voz chillona.
-¡Grupo número uno, a los camiones!
El viaje fue incómodo e interminable, con el mionca saltando en la huella de hielo, de modo que al llegar, los pobres laburantes tenía la osamenta molida. Pero eso no es nada, comparado con la tarea de talar pinos de ocho metros de alto, que al caer te llenaban la ropa de astillas y nieve. Entonces se pudo ver el cielo, y en la penumbra invernal, apareció un brillante disco de plata. ¡La luna recostada sobre una roca, entre los árboles! El Piojo se levantó un poquito las gafas, y la encontró idéntica a aquella que gambeteaba las noches tibias, en los baldíos de su ciudad.
-Mi Buenos Aires, querido... -gimió en voz baja, para que ninguno de aquellos bestias lo escuchara- ¿Cuándo te volveré a ver?
Una escena de gran dramatismo, en que el Piojo pudo haber exagerado un poco la nota, pero aquello no era joda. Andaba en la mala, y cuando menos lo pensás, salta la liebre. Caminando despacito con una guadaña al hombro apareció una figura vestida con capa negra. Y le palmeó la espalda, susurrando la letra de un viejo tango:
"Y ya que todo es mentira,
y ya que nada es amor...
¡No esperes nunca una ayuda,
ni una mano, ni un favor!"
En ese momento el Piojo decidió renunciar a su cargo en la empresa. Otro golazo del Departamento de Personal.

THE END



Copyright: John Argerich, 2005
johnargerich@malmo2.net
All rights reserved.

La serie quincenal "El amasijo" se publica regularmente en 31 medios de 9 países.

paginadigital


Ir al principio,
Noticias, opinión, política, derechos humanos, movimientos sociales, informes, latinoamerica
 
 
 
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>

La explicacion del Genesis Un unico Dios El Génesis al fin resuelto. La explicación científica del relato bíblico de la Creación. Del texto poético a la comparación astronómica. ¿De que hablan los dos relatos de la Creación de La Biblia? En el relato existe un observador, quién narra lo que observa. Y una ubicación muy precisa desde donde observa.
BAJE EL LIBRO SIN COSTO
<h1>Taller literario</h1>
 

Diseño web
Optimización y posicionamiento

Clic Aquí

  Notas & Artículos
Educación
Noticias & Opiniones
Cartas de navegantes (opiniones)
El amasijo
Charlas sobre Arte
Entrevistas a artistas plásticos
Tecnología y ciencia
Teatro
Lectura y Textos
Artículos y boletines literarios
Temas varios
Entrevistas
Chistes
Columnas para sonreír
Reflexión
Biografías



eutanasia de perros
eutanasia de animales
el genesis y la ciencia
mantenimiento de media potencia
gestor para jubilaciones y pensiones
libros digitales
creacionistas
pantallas de led
reparacion de motores
empresa constructora
La genesi La Bibbia
impresion de fotos digitales
libros en pdb
Lodge de selva
noticias de politica
Guantes de latex
sistemas de seguridad para gruas
Cirugia plastica y estetica
Distribuidor mayorista de aceite
la explicacion del genesis
fotos digitales precios
clases de ingles acelerado
empresa de mudanzas
estudio de la Biblia
el genesis y el big bang
Abogados
rapisec
mudanzas en CABA
Motores para refrigeracion
book free download scientific creationism
 

© Copyright 1999-2010 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  




|Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
 info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 20151, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados | Términos y condiciones

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller literario | Enlaces útiles