paginadigital logo

Llegaron los parientes (Donde se habla del loro que se perdió), por John Argerich
 

 | LITERATURA | CONFERENCIAS |  EXPOSICIONES | 

 
 
   

Home

Colegios

Universidades

Guía Comercio

Industria

Clases

Cursos

Seminarios

Eventos

Arte

Exposiciones

Galería de Arte

Literatura

Textos

Cine

Teatro

Música

Música Clásica

Teatro

Cine, TV, Video

Noticias

Artículos

Museos

C. Culturales

Concursos

Carreras

Becas

Posgrados

Taller literario

Servicios de Internet

Solidaria

Profesionales

Librería

Lectura - Textos

Foro de discusión

Links

Mapa del sitio

El amasijo

Llegaron los parientes

  (Donde se habla del loro que se perdió)

Por: John Argerich


 


Cuenta el Pelusa Galvarini que una vuelta cuando la lorca apretaba, iba en samiqueta gambeteando la calle principal. Meta junar las minas, que en mi tierra es el deporte con más hinchas. ¡Otra que River, Boca, San Lorenzo de Almagro, o Estudiantes de La Plata! El fóbal termina siempre a lo bruto, pero en un buen levante todo es fineza.
-¿Va sola, mi reina?
-No, si viá estar paseando con el hombre invisible...
"Poco piola, desde el vamos. Hay que intentarlo otra vez", pensó el galán. Y estaba programando la próxima movida, cuando patapúfete hizo aporte un funcionario del correo nacional. El loco escupió un toscano que casi más empezaba a quemarle los mostachos, y sin decir "buen día", clavó los frenos del triciclo, pegando el grito.
-¡Oiga, don Pelusa, raje pa'las casas, que tiene una certificada de la capital!
-¿Algo serio?
-No... son buenas noticias. Vienen de visita tu suegra y los cuñaditos, nomás.
-¡La boca se ti'haga a un láu! -alcanzó a responder el Pelusa, paralizado de espanto con el futuro incierto.
"¡Otra vuelta, esos salvajes!", pensó.
Y como las malas nuevas van siempre en yunta, el minón que quería apuntarse le echó una mirada sobradora.
-¡Andá a barrer la vedera, papito, que con casados no me meto, y a mí no me engrupís! -alcanzó a decir, antes de tomarse un bondi amarillo rumbo al espacio exterior.
Pero a pesar de que nadie lo notó sobre el pucho, ambos quedaron flechados, como tendremos ocasión de ver.
"¡Qué mal se presenta el día!" -pensó el Pelusa, mientras recordaba a su suegra, con una mueca de asco. Había que rajar al bulín y combinar con la patrona una respuesta adecuada a mesejante amenaza. Así que se caló bien los anteojos negros, y puso en primera las de andar.
-¡Buenas noticias, querido! -gritó doña Pepa, saltando en una pata de contenta- Viene mamá, con Cachuso, la Loli y Sebastián...
-Ya lo sabía, con esa costumbre que tienen los carteros de abrir la correspondencia para enterarse de los chismes primero que uno.
-En todos los pueblos pasa igual...
Y luego de un corto elogio de las tradiciones nacionales, fueron al grano. Era necesario preparar la casa para el gran día.
-Llegan el domingo.
-Entonces, empiezo a hacer la lista -dijo él- Primero, ponerles candado a los roperos, esconder el vino y meter la compota de ciruelas que hiciste el jueves pasado, en cajas con una etiqueta que dé pavura. "¡Peligro! Ungüento mataloros al nitrato de sodio", si el ejemplo te parece bien.
-Estás exagerando un poco, querido...
-Cuando se trata de tu familia, tenés cada ataque de amnesia que me viene la viaraza, Pepita... Acordáte la última visita, que les pagué el taxi a la estación, para no echarlos a patadas. O llamando a la cana, que hubiera sido peor, con lo chismoso que es el vecindario.
-¡Te faltan sentimientos, che!
-De cuore no, percanta, que soy puro corazón. De mosca, para bancarles los destrozos, afanos y despelotes que arman cada vez que aportan en Rafaela, Provincia de Santa Fe.
La discusión siguió un buen rato, y cada cual pisaba fuerte en sus cuarenta. Pero el texto de la carta era una sentencia inapelable, y la suerte estaba echada, como veremos después. Iban a llegar el domingo. Así que como ese día era martes, quedaban apenas cinco jornadas para prepararse. Según la Pepa, sobre todo poner el domicilio en condiciones, así mamá no decía que vivían como chanchos. Pero en opinión del Pelusa, las prioridades eran otras. Había que apurarse, para instalar a tiempo un sistema defensivo, así esos vándalos no dejaban la casa en ruinas. E hicieron la lista, antes de partir raudos hacia el súper.
-Tapas para empanadas, vino tinto y dulce de leche -dijo ella.
-Cartuchos para la escopeta -dijo él.
-También harían falta unas revistas de cine, así mamá se entretiene leyendo algo, cuando nosotros vamos a trabajar.
-Y una mordaza, para que se quede callada cuando volvemos.
-¡Calláte, idiota! -gritó la Pepita- ¿Cómo podés hablar así de tu suegra, que te quiere tanto?
-Ya vas a ver...
Dicho en otras palabras, la espada de Damocles pendía sobre la cabeza del Pelusa Galvarini, sostenida apenas por un hilo de seda. Así que los días posteriores fueron para venirse monos. Correr de acá para allá, guardar los zapatos que estaban tirados abajo de la cocina, arreglar la cuerda de colgar la ropa, cambiar un vidrio roto en la ventana del fondo, bañar al perro, y más que nada, dejar los bofes en una limpieza general. Que la entrada, que el comedor, que la pieza de mamá.
-¿Me estás diciendo que esa vieja va a dormir con vos en la cama doble, mientras yo apoliyo con los pibes?
-Tranqui, Pelusa, que nadie se va al tacho por dos semanas de ayuno.
Las cosas pintaban mal, pero en este mundo todo llega. Así que los días rajaron como turco en bicicleta, y después del sábado, llegó el domingo. Lo que sin ser primicia, marcaba el comienzo del día "D".
-Expreso "don Bartolo" procedente de Buenos Aires, por andén 6 -dijo la voz metálica de los altoparlantes.
-¡Mamá!
-¡Pepita!
-¿Qué hacés, boludo? -gritaban los niños, a viva voz- ¿Nos compraste algo como la gente, esta vez?
Y el cura del pueblo, que había bautizado al Pelusa cuando todavía era cristiano, resumió la situación en latín de seminario.
-¡Sonaten, fraten!
Se subieron al Renault, metieron valijas, trastos y paquetes en el baúl, y ya estaban por poner rumbo a la maison, cuando uno de los angelitos empezó a gritar.
-¡Falta la jaula del loro, mamá!
-¡Pobre de mí, si se perdió Periquito! -gemía doña Hortensia- Exijo hablar con el jefe de la estación.
-Octavio Sosa, servidor.
-¿Dónde está mi loro, quiere decirme?
-Si lo ha despachado como equipaje, tenga a bien entregarme el remito.
-¡Vea si voy a despachar a mi lorito como si fuera una bolsa de papas!
-Billete con número de asiento, entonces.
-¿Y desde cuándo, los loros viajan sentados?
-Eso no es cosa mía, señora. Factura de carga, o billete de pasaje. Otra vuelta no hay.
-¡Pobre Periquito!-dijo la señora, enjugando una lágrima.
"¡Loro de mierda!" -pensó el Pelusa Galvarini, de puro contrera.
-Lo más acertado sería llamar primero a Buenos Aires y ver si la jaula se embarcó. Después, a todas las paradas, para comprobar si fue descargada por error -dijo el jefe.
-¿Qué será de mí, sin mi loro? -gemía doña Hortensia.
-La culpa es de ese tacaño del Pelusa -decían los niños- ¡Hacernos venir en ómnibus, con lo barato que sale viajar en avión...!
Y como las causas justas enervan los sentimientos, el escándalo fue tomando proporciones. Allá no es como en Escandinavia, y la gente siempre está dispuesta a jugarse por sus principios. Al ratito nomás ya había más de veinte tipos furiosos que se gritaban de todo, amenazando con irse a las piñas, y llegó la cana. Chillidos de mujeres histéricas, insultos procaces en la voz de algún varón, empujones, "marche preso", y como epílogo, un largo alegato sobre los derechos del loro. El Pelusa todo colorado, porque este papelón se comentaría durante mucho tiempo en el bar González, donde paraba. En eso apareció un bondi amarillo, proveniente del espacio exterior. Se abrió la puerta, e hizo irrupción en escena el minón con que empezó esta historia. Sensible, la diva, y más linda que mañanita de campo.
-¡Papucho! -dijo cuando lo vió al Pelusa- ¡Yo sabía que nos íbamos a encontrar otra vez!
El, al verla, sintió que el corazón le pegaba un salto. Pasión a primera vista, sin duda. Porque le agarró la mano y sin decir una palabra más, salieron corriendo.
-¡Hijo de puta! -gritaban los cuñaditos, al verlos perderse en las sombras de la estación- ¡Dejá que te agarre mi mamá!

THE END



Copyright: John Argerich, 2005
johnargerich@malmo2.net
All rights reserved.

La serie quincenal "El amasijo" se publica regularmente en 31 medios de 9 países.

paginadigital


Ir al principio,
Noticias, opinión, política, derechos humanos, movimientos sociales, informes, latinoamerica
 
 
 
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>

La historia del pueblo judío Un unico Dios La historia del pueblo judío. El motivo de ser del pueblo elegido.
La tarea trascendental del pueblo elegido. Las políticas de la Iglesia Católica. El fin del politeísmo.
El hilo conductor jamás revelado de uno de los libros más leídos y tal vez  menos comprendidos:
La Biblia.
BAJE EL LIBRO SIN COSTO
<h1>Taller literario</h1>
 

Diseño web
Optimización y posicionamiento

Clic Aquí

  Notas & Artículos
Educación
Noticias & Opiniones
Cartas de navegantes (opiniones)
El amasijo
Charlas sobre Arte
Entrevistas a artistas plásticos
Tecnología y ciencia
Teatro
Lectura y Textos
Artículos y boletines literarios
Temas varios
Entrevistas
Chistes
Columnas para sonreír
Reflexión
Biografías



fabrica de Muebles de cocina
origen del pueblo judio
Fabrica de remeras publicitarias
fabrica de camisetas de futbol
historia del pueblo de Israel
mudanzas en CABA
Spanish lessons in Buenos Aires
ebook biblia
creacionistas
terrazas verdes
alquiler de escenarios con areas de trabajo
creacionismo
CTP Computer to plate
cursos de acupuntura
abogados de reajustes de jubilaciones
sistemas de seguridad para gruas
genesis biblia
pantallas de led
colocacion de cesped
Abogados
cursos de magnetoterapia
cursos argentina
libros digitales
focos y cintas led
fletes en CABA
tours en buenos aires
ebook biblia
cursos acelerados de ingles
rectificacion de motores
mudanzas domiciliarias
 

© Copyright 1999-2010 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  




|Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
 info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 20151, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados | Términos y condiciones

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller literario | Enlaces útiles