paginadigital logo

Desde Suecia, con amor (Donde se habla de cómo acaba el juego de quita y pon), por John Argerich
 

 | LITERATURA | CONFERENCIAS |  EXPOSICIONES | 

 
 
   

Home

Colegios

Universidades

Guía Comercio

Industria

Clases

Cursos

Seminarios

Eventos

Arte

Exposiciones

Galería de Arte

Literatura

Textos

Cine

Teatro

Música

Música Clásica

Teatro

Cine, TV, Video

Noticias

Artículos

Museos

C. Culturales

Concursos

Carreras

Becas

Posgrados

Taller literario

Servicios de Internet

Solidaria

Profesionales

Librería

Lectura - Textos

Foro de discusión

Links

Mapa del sitio

El amasijo

Desde Suecia, con amor

             (Donde se habla de cómo acaba el juego de quita y pon)

Por: John Argerich


 


"Cada comarca en la tierra tiene un rasgo prominente", dice un poema de cuando los duendes cazaban perdices. O sea sus cosas lindas y sus cosas fuleras, que uno va descubriendo mientras rajan los pirulos. Y es inevitable que esos recuerdos dejen rastro en el coco de cada cual. De Buenos Aires no les voy a contar ni medio, porque cualquier chanta se las sabe todas. Que el dulce de leche, que "¡marche un bife a caballo!", que el percantaje más brutabestia del universo, que solcito en la Bombonera, que "¡Hasta verte, Cristo mío!" con quebracho de exportación. Que la mar en coche. Que qué sé yo. Y como junar es gratarola, no podían escapar a este vicio las cosas lindas que tiene Suecia, país donde muchos giles tocamos tierra cuando Colón era purrete. Uno de los detalles que más me gustan acá es lo simpática que es la gente. A los cuatro o cinco años de vivir en el edificio ya empiezan a saludarte, y con suerte ligás un convite a tomar café. A almorzar ni te lo sueñes, con el costo de la vida. Pero la sociabilidad de esa gente se muestra en muchos otros aspectos. Por ejemplo, salís a la calle y si al subir al bondi, en vez de tirarlo a la vedera de un codazo al desgraciado que te disputa el puesto, lo dejás subir primero. Entonces todos te miran con incredulidad, y el interesado dice "tack". Los comentarios se escuchan en todo el vehículo:
-Debe ser extranjero.
Y si además dejás a ese ilustre desconocido llegar antes que vos a la máquina de fabricar boletos, la respuesta es siempre: "tack, tack". Pero vamos al lado utilitario de las cosas. Lo dicho hasta acá siempre es un buen comienzo para relacionarse, si se refiere a ejemplares del sexo bello. El débil, como decimos por licencia poética, porque la verdad de la milanesa es que las naifas en Suecia no tienen un belín de acomplejadas. Entonces ves dos asientos vacíos que invitan al arrime, y se los señalás a la fulana. Pero como la vida está llena de decepciones, esta vuelta la trabucaste de futurista, y en vez de decirte "tack, tack, tack", como estabas esperando, ella te corta en seco con una frase afín a la cultura nacional.
-¡Rajá de acá, extranjero de mierda!
Sin embargo, vos sos un valor capaz de aguantar adversidades sin quebrarte, porque te criaste a mate amargo. Y a pesar del jopo latino, no tenés complejos. Así que insistís, a ver si ocurre el milagro, porque los lances se inventaron para tirárselos, como dice el refrán.
-Los deseos de una dama son órdenes para mí... ¡Adiós, princesa!
O sea, que escondiste los bigotes y el rabo de león, para entrar a la cancha jugando de corderito, como les gusta a ellas. Así te ganás un punto, y volvemos a fojas cero, porque el témpano empezó a derretirse. Ella te echa una mirada condescendiente, y capaz que te agarra el brazo, para que no te vayas.
-Tack -dice después.
Entonces viene la parte más peliaguda del chou. Ir entrando. Para eso nada mejor que aprovechar la psicosis del viernes por la tarde, cuando las almas en pena empiezan a sentir el llamado visceral, por encontrar quien les ayude a romper la rutina triste del oficio solitario. Y no es preciso agregar que dadas las circunstancias, cualquier tema de conversa sirve para iniciar la charla
-¡Cómo llueve!¿no?
-Igual que en Londres.
-No lo había pensado. ¿Y cómo llueve en Londres?
-De arriba para abajo.
-¡Juá, juá, juá!
Una craneada así quiebra distancias, y te ganás la admiración del levante en ciernes. Porque en la vida de la persona todo se gana con calidad. Un laburo más fácil que soplar y hacer botellas, porque los suecos son poco afectos a usar la imaginación. Mucho menos para hablar en joda, con gente que no conocen bien.
-Juá, juá, juá.
-Enrique, pa' servirla
-Me llamo Britt-Marie.
-¿Y ahora, qué?
-Tengo una idea -dijo ella- Nos compramos una botella de vodka y rajamos a casa, para jugar una vuelta al quita y pon.
-¿Y eso qué es?
-Es un jueguito donde cuando perdés, en vez de formar con mangos, pagás con lo puesto.
-¿El póker de pilchas?
-Klädpoker, le decimos acá.
-¿Qué interesante!
-Manija, entonces.
De la forma expuesta, el Chucho Salvatierra pisó el palito, y supo lo que es quedarse literalmente en bolas. Porque Britt-Marie jugaba como una experta, después de haber hecho varios cursos sobre los juegos de azar y sus constantes sociológicas en la Universidad Popular del Kattegatt.
-¡Los pantalones, ahora!
-¡Los calzoncillos!
-¡Las medias!
-Los zapatos dejámelos, por favor, que no está para andar descalzo con diez grados bajo cero.
-Bueno, pero me firmás un pagaré.
Así terminó la partida. Ella con un montón de ropa fina para vender en el mercadillo dominical, y él en pelotas, como nuestro finado padre Adán.
-Ahora, rajá.
-¿No tenés nada para prestarme, así no me agarro una pulmonía?
-Una cortina, y te acerco al subterráneo.
-¿Ni un besito antes?
-Mirá, negro, acá vinimos a jugar al póker, no a chapar. Eso tiene otra tarifa. Ya bastante con que te tomaste media botella de vodka.
-¡Pero la había comprado yo!
-¿Y qué esperabas, cararrota? ¿Venir a mi casa con las manos vacías para ponerte en pedo, la primera vez que te invito?
-Nunca se me hubiera ocurrido algo así.
-¿Pensabas violarme, entonces?
Los ojos de ella echaban chispas, y todos sabemos que acercar fuego a un barril de pólvora es peligroso. En ese momento él le devolvió una mirada feroz, mientras por un costado de la careta de corderito le asomaron los bigotes de león.
-¡Grrrr...! -dijo, por toda respuesta.
-¡Ay, qué emoción, el grande latin lover! -repuso ella.
Después pasó lo que pasa siempre. La noche siguió su curso, y el Chucho Salvatierra ya ni se acordaba de las pilchas perdidas, arropado en sábanas de seda y mantas de plumas, con tenue olor a jazmín. Un tangazo retumbaba en su memoria, como para ratificar ese momento.
Y todo a media luz,
que así es mucho mejor,
a media luz los besos,
a media luz los dos...
Pero Malmö no es precisamente Villa Cariño, donde las horas espichan entre arrumacos. Aquí el tiempo es oro, una merca cualuncue, con cotización diaria en coronas suecas. Y habría que estar de la nuca, para tirarlo propiamente a la marchanta.
-¡Rajá que es tarde y no me dejás dormir! -dijo ella.
Afuera soplaba el viento helado del mar.
-No seas mala, princesita... Dejáme un ratito más.
-Bueno, pero para que te quedés piola en el molde, voy a poner en el medio de la cama la puerta suelta del armario. Así apoliyamos un cacho antes de irme al laburo.
Al ratito, ambos luchaban por pegar un ojo, pero ¿para qué engañarnos? El horno no estaba pa' bollos. Así que finalmente, él se atrevió a dar unos golpecitos contra la puerta.
-Toc, toc, toc.
-No puedo dormir, Britt-Marie.
-Yo tampoco, pero mañana me tengo que ganar el marroco como cualquier otro día, che.
-Casémonos, y trabajaré yo para vos.
Negocio redondo: El conseguía la residencia, y ella un macho en propiedad, no por hora como hasta hoy.
-¿Lo decís de corazón? -preguntó ella, con el cuore andando a 100.
-Si -dijo el Chucho.
La respuesta estaba cantada.
-Entonces, sacá el tablón.

THE END



Copyright: John Argerich, 2005
johnargerich@malmo2.net
All rights reserved.

La serie quincenal "El amasijo" se publica regularmente en 31 medios de 9 países.

paginadigital


Ir al principio,
Noticias, opinión, política, derechos humanos, movimientos sociales, informes, latinoamerica
 
 
 
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>

La historia del pueblo judío Un unico Dios La historia del pueblo judío. El motivo de ser del pueblo elegido.
La tarea trascendental del pueblo elegido. Las políticas de la Iglesia Católica. El fin del politeísmo.
El hilo conductor jamás revelado de uno de los libros más leídos y tal vez  menos comprendidos:
La Biblia.
BAJE EL LIBRO SIN COSTO
<h1>Taller literario</h1>
 

Diseño web
Optimización y posicionamiento

Clic Aquí

  Notas & Artículos
Educación
Noticias & Opiniones
Cartas de navegantes (opiniones)
El amasijo
Charlas sobre Arte
Entrevistas a artistas plásticos
Tecnología y ciencia
Teatro
Lectura y Textos
Artículos y boletines literarios
Temas varios
Entrevistas
Chistes
Columnas para sonreír
Reflexión
Biografías



Mudanzas de pianos en capital federal
mudanzas en capital
Vasos plasticos descartables
fletes en capital federal
abogados jubilaciones reajustes
Vanitorys
Acidos fosforicos
genesis and bible study
genesis and science
la biblia
fabrica de muebles de oficina
libros en mobi
servicios de jubilacion y pension
diseño de paisajes
fabrica de camisetas de futbol
espuma de poliuretano
control de calidad
parquizacion
pueblo elegido
Cirugia plastica y estetica
libros en pdb
Muebles de cocina buenos aires
genesis biblia
Eventos recreativos
Muebles de cocina
alquiler de pantallas de led
intelligent design
fabrica de uniformes escolares
impresion de fotos digitales
sistemas de seguridad para gruas
 

© Copyright 1999-2010 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  




|Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
 info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 20151, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados | Términos y condiciones

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller literario | Enlaces útiles