paginadigital logo

Mi Buenos Aires Querido (Donde se habla de nostalgia y realidad)- Por: John Argerich
 

 | LITERATURA | CONFERENCIAS |  EXPOSICIONES | 

 
 
   

Home

Colegios

Universidades

Guía Comercio

Industria

Clases

Cursos

Seminarios

Eventos

Arte

Exposiciones

Galería de Arte

Literatura

Textos

Cine

Teatro

Música

Música Clásica

Teatro

Cine, TV, Video

Noticias

Artículos

Museos

C. Culturales

Concursos

Carreras

Becas

Posgrados

Taller literario

Servicios de Internet

Solidaria

Profesionales

Librería

Lectura - Textos

Foro de discusión

Links

Mapa del sitio

El amasijo
Sudacas de pura cepa

       (Donde se habla de pizza, mate y bandoneón)

Por: John Argerich


 


Desde que aterricé en Europa me he planteado muchas cosas, porque aunque uno no quiera, el marote se trabuca de despioles y fatos raros. Más que nada, cómo puede ser que un valor de mesejante talla haya terminado en este brete. Que esto no es viajar al paraíso, y el cambio es durañona, pongalé la millonaria, don. Un degrade en toda la línea, que te deja la de flotación como colador agarrado por la polilla. Un ejemplo es el pasar de "doctor" a "che pibe", que sufren contadores, abogados y especialista en fatos intelectuales de la persona. Allá tienen oficina con secretaria de exposición, hablando mal y pronto, y cuando llegan a Europa deben ganarse el marroco por medios de mucho menor estatus. Como limpiar pisos, por ejemplo, manejar un tacho que de tan jovato va desintegrándose por la vía pública, o pintar. Paredes, no vayan a creer que frescos tipo Capilla Sixtina, que ésos ya no los pinta nadie. Y este drama tiene denominación de origen. El basureo instantáneo de tener un curriculum que en la patria causa admiración a cualquier suegra en ciernes, y acá sólo provoca un sonido.
-Ajá.
O lo que es peor:
-¿Nada más?
-¿Le parece poco, don?
-¡Vea desfachatez! Tenías que ser quien eres... A vosotros no os gana nadie para haceros propaganda.
-¿Dijo, don?
-Calla, fanfa, como se dice allá, que he estado varias veces visitando a mis sobrinos en tu tierra, así que os conozco bien.
Y la gente te sale en todas partes con esos prejuicios. Que somos demasiado piolas. Distintos, de tan pasados de vueltas. Entonces yo empecé a preguntarme en qué cuernos consiste la diferencia, para tomar una decisión. Se imponía hacer un somero relevamiento de campo, como dicen los sociólogos. Y me compré una libreta para ir haciendo anotaciones. Con lapicera birome, que resalta la fina personalidad de mis rasgos, dicho sea sin despreciar. Un invento más argentino que el mate amargo, afanado por los crápulas del exterior, como hicieron con Malvinas. Ingleses, alemanes, gaitas, rusos, qué sé yo, porque para tránsfugas, todo da igual.
-Buenas tardes, señora -dije al entrar a un bar de la Gran Vía- Soy un corresponsal viajero del Buenos Aires Times.
-Si quieres venderme algo, chaval, a mal puerto has llegado, que estamos a fin de mes, con justo lo necesario para pagar el café.
-Es solamente para hacerle unas preguntas para una encuesta, señora.
-Venga.
-¿Cómo dijo?
-Que largues el rollo, a ver.
-¿Ha estado en Buenos Aires?
-Sí, claro.
-¿Y qué es lo que más le impresionó, además de la elegancia porteña?
-El olor a pizza.
-No lo había imaginado, y me lo anotaré.
-Es uno de vuestros signos de identidad. Como el mate.
-¿El tango, no?
-El tango está en todas partes, pero lo acompañan con cualquier cosa, guitarras, quenas, flautas, hasta con música electrónica. El bandoneón que tanto le gustaba a mi finado esposo, se ha quedado atrás.
-Son los nuevos tiempos, señora. Allá todo cambia muy rápidamente.
-Sí, claro, y me impresionó ver tantos chinos. Si siguen llegando como hasta ahora, a la Avenida de Mayo van a terminar bautizándola Avenida Mao Tsé Tung.
-La gran inmigración, también va cambiando el idioma.
-¿Tienes algún ejemplo?
-Noventa y nueve ahora se dice cachi-chien.
-¡Qué notable!
-Y al papel higiénico, sabe cómo lo llaman, señora?
-No.
- Saka-la-kaka.
-¿Y cómo se dice "consumición mínima tres euros? -preguntó un mosaico, que vigilaba a los clientes de garrón.
-¡Chau, señora, gracias por la entrevista! -apenas logré decir, antes de que me sacaran a empujones.
-¡Sudaca tenías que ser! -rugió el mosaico.
Pero yo ya había empezado mis anotaciones. "Fuera de cierto dejo peyorativo, aquí ese término es sinónimo de persona afecta al buen vivir", escribí. Y al levantar la vista me encontré con una bandera celeste y blanca, en cuyo centro relucía el sol de mayo. Agitada por la respiración a borbotones del portador de la camiseta en que flameaba.
-¿Qué hacé, chauchón? -dijo una voz.
Lo miré a los ojos, y me encontré nada menos que con el gordo Petroni, ex compañero de colimba en el 2 de Infantería. La época de la escarapela, un decir.
-¡Petroni! -dije- ¿A la final saliste de baja, che?
-Pasaron los años, flaco...
-¡Venga un abrazo, entonces!
-¡Subordinación y valor!
Y nos estrechamos con afecto, porque encontrarse con un paisano aquí es siempre un acontecimiento memorable.
-Vamo tomar un feca.
-Una birra, más mejor.
-Metéle nomá.
-¿Hace mucho estás acá?
-Dos meses. ¿Y vos?
-Año y medio.
-¿Te va bien?
-Parando la olla, nomás.
-¿Pensás volver?
-Me vengo mono si no puedo volver, me vengo.
-A todos nos pasa igual.
-¿Qué extrañás?
-El buen vino, los churrascos con papas fritas, el dulce de leche, las empanadas, el minaje, qué sé yo.
-Yo extraño el Rosedal, los jardines de Palermo, el estacionamiento en fila india en las zonas de rascar.
-Mate una mosca, decía el club de madres.
-Mate una madre, decía el club de moscas, ¿te acordás?
-¡Juá, juá, juá!
Y entre copa y copa, se fueron las horas.
-Voy a mear -dijo, por fin, Petroni.
-Vaya piola -contesté.
Entonces dieron una película donde aparecía Madonna en bombacha y sin corpiño. ¡Qué minón! Rubia, fuertecita, con una carucha de ángel como para ponerla en los altares junto a las estrellas máximas del santoral. Y yo empecé a comentar la película con dos naifas que se habían sentado a mi lado. Cruzadas de gambas, como para no dejar dudas de que habían venido en tren de guerra.
-¿No me invitas con una manzanilla, chico? -dijo una.
-Yo tomaría un cognac francés -dijo la otra.
Brindamos por una amistad eterna y duradera. Mis manos se cruzaron con las de ellas, y los ojos me daban vueltas dentro de las órbitas.
"¿Qué le pasaba al idiota de Petroni, que no volvía del baño?" -pensé yo.
Y ya estaba por levantarme para irlo a buscar, cuando, las manotas peludas del mosaico me agarraron del pescuezo.
-Paga antes de irte, chaval -dijo.
-Voy al baño -repuse.
-Esa es la puerta de calle -advirtió el peninsular.
La cara gorda y boba de Petroni se cruzó por mi mente, como una caricatura de mi propia estupidez. Puse la mano en el bolsillo del saco, pero la billetera se había ido en un abrazo fraterno.
"¡Hijo de puta!", pensé.
Y saqué la tarjeta de Visa que llevaba en el pantalón, convencido de que no tenía más nada que anotar en la libreta. Mi encuesta había llegado a su fin.

THE END



Copyright: John Argerich, 2005
johnargerich@malmo2.net
All rights reserved.

La serie quincenal "El amasijo" se publica regularmente en 31 medios de 9 países.

paginadigital


Ir al principio,
Noticias, opinión, política, derechos humanos, movimientos sociales, informes, latinoamerica
 
 
 
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>

La explicacion del Genesis Un unico Dios El Génesis al fin resuelto. La explicación científica del relato bíblico de la Creación. Del texto poético a la comparación astronómica. ¿De que hablan los dos relatos de la Creación de La Biblia? En el relato existe un observador, quién narra lo que observa. Y una ubicación muy precisa desde donde observa.
BAJE EL LIBRO SIN COSTO
<h1>Taller literario</h1>
 

Diseño web
Optimización y posicionamiento

Clic Aquí

  Notas & Artículos
Educación
Noticias & Opiniones
Cartas de navegantes (opiniones)
El amasijo
Charlas sobre Arte
Entrevistas a artistas plásticos
Tecnología y ciencia
Teatro
Lectura y Textos
Artículos y boletines literarios
Temas varios
Entrevistas
Chistes
Columnas para sonreír
Reflexión
Biografías



El Genesis y la ciencia
soldadura de aluminio y fundicion
Alquiler de pasarelas
control de calidad
libros digitales
private preiswerte führungen deutsch buenos aires
Optimización web
libros biblicos
libros para apple
paisajismo capital
cursos acelerados de ingles
ebooks de la biblia
Acidos, Fosfatos
reparacion de motores
genesis biblia
tours en buenos aires
parquizacion de jardin
fabrica de vestidores
cremacion de perros
Abogados de divorcios
creacionismo
el genesis y la creacion del hombre
paisajismo de jardines
plafones de iluminacion
fabrica de cuchillas industriales
fabrica de uniformes para empresas
ebooks kindle
Estudio pericial
fabrica de uniformes para colegios
alquiler de escenarios con camarines
 

© Copyright 1999-2010 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  




|Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
 info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 20151, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados | Términos y condiciones

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller literario | Enlaces útiles