paginadigital logo

Mi Buenos Aires Querido (Donde se habla de nostalgia y realidad)- Por: John Argerich
 

 | LITERATURA | CONFERENCIAS |  EXPOSICIONES | 

 
 
   

Home

Colegios

Universidades

Guía Comercio

Industria

Clases

Cursos

Seminarios

Eventos

Arte

Exposiciones

Galería de Arte

Literatura

Textos

Cine

Teatro

Música

Música Clásica

Teatro

Cine, TV, Video

Noticias

Artículos

Museos

C. Culturales

Concursos

Carreras

Becas

Posgrados

Taller literario

Servicios de Internet

Solidaria

Profesionales

Librería

Lectura - Textos

Foro de discusión

Links

Mapa del sitio

El amasijo
Corazones partidos
        (Donde se habla de que no sólo por amor se casa el hombre)

Por: John Argerich


 


"Corazones partidos, yo no los quiero,
porque cuando doy el mío lo doy entero..."
Así canturreaba una manola, enfundada en su vestido sevillano de amplias faldas. Con zapatos de tacón bajo y claveles rojos en el pelo, como si éstos fueran su telón de fondo. Sin faltar los mantones de Manila desbordando flores, que echaban un halo misterioso en el "tablao".
Y al acallarse las guitarras gitanas, el público, conmovido por una sublime identificación, respondía a voz en cuello:
-¡Olé, y olé, y olé!
Entonces el Pedrito Sastre, de puro romántico que había sido desde pibe, le quiso meter un chuponcito a su futura esposa.
-¡Ala, rapaz, que este casorio es pura fantasía...! -dijo ella.
-¿Pero me da derecho a una atención, o no? -contestó él- Mirá que formé con seis lucas, y los invitados están mirando. Con esa guita me reciben como un duque en cualquier putingclub.
-No me interesa, chaval -dijo ella- la tarifa es ésa. En el putingclub sólo encuentras extrajeras más indocumentadas que tú, y de poco iba a servirte adornarlas con tus euros. Pásame el brazo por la espalda cuando empiecen las fotos, si quieres. Pero nada de fanatismo, que después de firmar, me voy a Cádiz..
Los flashes rompieron la pálida luz fluorescente del salón donde se celebraba la fiesta, y ambos sonrieron de oreja a oreja, para dar veracidad al evento Entonces ella le murmuró en el oído:
-Cuando termine esta farsa, no nos vemos más hasta el juicio de divorcio. ¿Entiendes? Dos años pasan rápido, y como entonces ya tienes la tarjeta verde de residente no hay más razón para seguir juntos.
-Sos una experta, che. Pero seré curioso: ¿Lo hiciste antes?
-Claro, este negocio es pan comido. Unos cuantos miles sin tener que trabajar ni que te muevan un pelo. Todas mis amigas están en la misma onda, y es un ingreso seguro porque nunca faltan desgraciados como tú que vienen como turistas, y después quieran colarse al primer mundo, entrando por la puerta de atrás.
-¡Qué barbaridad! -dijo Pedrito, por si alguien lo escuchaba, porque a esta altura del partido ya era un experto en matrimonios de conveniencia.
Entonces aparecieron los mozos, o "camareros", como dicen aquí, y empezaron a repartir munición de boca.
-¿Una manzanilla, señor?
-¿Emparedados, quizás?
-¿Un cóctel de gambas con conchas finas?
Y el novio no pudo con su genio.
-Mirá, pelotudo -dijo- A mí no me laburés con la conversa. Hablá en cristiano, que el paganini soy yo, y quiero saber qué tenemos pa' morfar.
El mozo vacilaba, porque a pesar de que teóricamente hablemos el mismo idioma, muchas veces es difícil entenderse bien.
-Vea usté...
Y Pedrito resolvió cortar por lo sano.

-Tranqui, pebete -dijo- traéme un sánguche de molleja, tinto y soda, por favor.
-¿Y la señora?
Rocío se quedó pensando.
-Paella, por favor.
-¿Paella? -preguntó el mozo.
-Pa' ella no, pa' mí.
Ya se tuteaban.
-¿Pa' ti?
-Pa' ti no, paella pa' mi, a ver si entiendes.
-Vea que el patí es fresco, y viene acompañado con melones al limón.
-De ese tema no hablemos -dijo Pedrito, mientras observaba nervioso los bamboleos de su casi esposa. ¡Qué bien dotada estaba la Rocío!
Y pescando al vuelo la tragedia, el que jugaba de padrino cortó la discusión.
-¡Finíshela! -dijo- no sea que caigan los de uniforme verde y funye acharolado. Los picoletos, que les dicen, y con tanta discusión acabemos en galera.
-¡Muy bien dicho! -agregó el novio- Pa'ella, patí y pa'mi, paella.
-Es al revés, querido... -susurró Rocío, llamándolo así por primera vez.
Impresionada por el carácter que empezaba a mostrar Pedrito.
"Pa' mí, patí, y paella pa' ella...¡Qué confusión...!", pensó el mosaico, mientras enfilaba rumbo a la cocina, sin saber con qué iba a regresar.
Se bailaron tangos y pasodobles, y entre los invitados nunca falta un "cantaor". Al rato el jefe de ceremonias pronunció un discurso que leía en todos los casamientos concertados por Corazones Solitarios Inc. Después apareció un ordenanza.
-El alcalde os espera.
Se abrió un portal, y cruzaron el arco de acceso al salón de ceremonias. Allí estaba el alto funcionario, vestido de toga negra, tras un escritorio impresionante, rodeado de secretarios. Con varios teléfonos, computadora y un pergamino blanco donde manos hábiles habían escrito el texto sacramental en estudiada caligrafía. Pero ya era tarde, y había que ir al grano.
-¿Homo o hétero? -preguntó, entrando en materia.
-La boca se le haga a un lado, don...
-¿Dijo usted?
-Que no entiendo la pregunta.
Siempre la misma reacción, ante un cuestionario obligatorio. El magistrado se había puesto colorado de ira, y resopló una respuesta, que habría sido necesario ser idiota y medio para no entender.
-¿El señor es señora o la señora es señor, por casualidad?
Aquello excedía toda la colección de experiencias raras que Pedrito llevaba en su bagaje de inmigrante.
-¿Qué dijo?
-Le estoy preguntando si son homosexuales, putos, maricas, tortilla, a ver si nos entendemos.
-¿Así que para entenderse con usted hay que ser marica?
-Yo estoy aquí para casar a la gente, no para entrar en discusiones imbéciles. Esto es un acto de desacato. ¡Llame a la policía, secretario!
-¿A cual, señor? Que los servidores del orden son muchos. ¿La Guardia Civil, la Policía Nacional, la Policía Autonómica o la Policía Municipal?
-La que se le antoje, con tal que me saquen a este cabrón de aquí.
Pedrito vió todo rojo, abalanzándose contra el grupo de funcionarios. Sobrevino un vivo forcejeo y por fin consiguieron meterlo en el baño, hasta que llegara la autoridad. El novio echaba espuma por la boca, con su traje azul todo arrugado, la corbata floja, y los faldones de la camisa afuera.
-¡Suelten a mi novio, desgraciados! -gritaba Rocío, cuya admiración por Pedrito iba en aumento.
Si lo hubiera conocido antes, le habría hecho rebaja. 5.000 euros, o 4.500 a lo mejor. Y algún arrumaco como premio consuelo, antes de volverse a casa. Porque a esta altura de los acontecimientos, pensar sólo en euros le estaba empezando a caer fatal. El mano a mano con ese tío no hubiera sido otra aventura, que se olvida llegando el amanecer. Le hacía pensar más bien en un impacto impresionante. Como una colisión de portaaviones en alta mar.
"¡Qué emoción!", pensó.
En eso cayó la policía.
-¡Documentos! -dijo un cabo.
Y al oír esa palabra maldita, los invitados se hicieron humo, que legal no había ni uno.
-¡Brutos! ¡brutos! ¡Qué desperdicio! -gritaban muchas voces desde el salón de al lado.
Hubo un forcejeo, y las puertas estallaron, dando paso a una multitud vociferante, vestida en prendas extrañas. Cuerpos musculosos enfundados en vestidos de gasa, Cuerpos finos con chambergo y traje de calle. Muchas flores, pieles, y rostros profusamente maquillados. Era otra boda entre personas de igual sexo, como se estila ahora. Y las preferencias de cada uno no tienen nada que ver con la profesión. Dicho en otras palabras, entre los gays había algunos que eran expertos boxeadores, y hasta eruditos en catch. Para resumir, la policía estaba en clara desventaja. Visto lo cual, optó por olvidar los pasaportes, y hacerse humo.
-Ahora nos casan, o rompemos todo -dijo Pedrito, que ya veía sus 6000 euros esfumándose en lontananza.
"OTRO TRIUNFO DEL ORGULLO GAY", dijo "Arco Iris" en primera plana, al día siguiente.
Los casaron, y Pedrito consiguió su tarjeta de residencia. Pero la presión del medio fue grande, y a pesar de no poder sacarse a Rocío del marote, terminó su carrera de inmigrante conviviendo con un torero.
-Corazones partidos, yo no los quiero -decía éste.
Difícil vida, porque además de celarlo a muerte., lo obligaba a cocinar

THE END



Copyright: John Argerich, 2005
johnargerich@malmo2.net
All rights reserved.

La serie quincenal "El amasijo" se publica regularmente en 31 medios de 9 países.

paginadigital


Ir al principio,
Noticias, opinión, política, derechos humanos, movimientos sociales, informes, latinoamerica
 
 
 
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>

La historia del pueblo judío Un unico Dios La historia del pueblo judío. El motivo de ser del pueblo elegido.
La tarea trascendental del pueblo elegido. Las políticas de la Iglesia Católica. El fin del politeísmo.
El hilo conductor jamás revelado de uno de los libros más leídos y tal vez  menos comprendidos:
La Biblia.
BAJE EL LIBRO SIN COSTO
<h1>Taller literario</h1>
 

Diseño web
Optimización y posicionamiento

Clic Aquí

  Notas & Artículos
Educación
Noticias & Opiniones
Cartas de navegantes (opiniones)
El amasijo
Charlas sobre Arte
Entrevistas a artistas plásticos
Tecnología y ciencia
Teatro
Lectura y Textos
Artículos y boletines literarios
Temas varios
Entrevistas
Chistes
Columnas para sonreír
Reflexión
Biografías



Alquiler de mangrullos
apliques de pared
fabrica de muebles metalicos
Alquiler de pasarelas
Alquiler de pasarelas
cursos de ingles acelerado
impresion de fotos digitales
Hoteles en la selva
Guía de la Industria, comercio y servicios
genesis and bible study
cremacion de mascotas
Guantes de latex
abogados de empresas
control de calidad
Cursos de imagen y ceremonial
el genesis y la creacion del mundo
Hoteles en la selva
el genesis y la ciencia
genesis and science
abogados de derecho ambiental
film de pvc
Embarazo eutónico
lamparas de pie
monoteismo
alquiler de escenarios en buenos aires
imagen y ceremonial
Articulos de seguridad industrial
venta de tapas de cilindro
mudanza de oficinas
colegio de traductores de zona norte
 

© Copyright 1999-2010 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  




|Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
 info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 20151, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados | Términos y condiciones

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller literario | Enlaces útiles