paginadigital logo

Ensayo sobre la unidad y el todo, José Repiso Moyano. - 29/01/06
 

 | LITERATURA | CONFERENCIAS |  EXPOSICIONES | 

 
 
   

Home

Colegios

Universidades

Guía Comercio

Industria

Clases

Cursos

Seminarios

Eventos

Arte

Exposiciones

Galería de Arte

Literatura

Textos

Cine

Teatro

Música

Música Clásica

Teatro

Cine, TV, Video

Noticias

Artículos

Museos

C. Culturales

Concursos

Carreras

Becas

Posgrados

Taller literario

Servicios de Internet

Solidaria

Profesionales

Librería

Lectura - Textos

Foro de discusión

Links

Mapa del sitio

Ensayo sobre la unidad y el todo, José Repiso Moyano. - 29/01/06


 


Ensayo sobre la unidad y el todo

José Repiso Moyano

1. EL CENTRO Y EL PRINCIPIO
En la escuela de Mileto se acuciaba la búsqueda del "principio último" porque ahí estaría la causa "eterna" de lo material. Por su parte, Parménides de Elea sostuvo que el ser es eterno, uno, continuo e inmóvil, pero algo material, algo derivado o propio de la naturaleza. Sin embargo, Platón fundamentó lo existente en Ideas luminosas que activadas como arquetipos sobre o en la naturaleza pueden ser alcanzadas por el intelecto o por la razón. Entonces, en ese sentido, prevaleció la tozuda polémica del monismo: la existencia de una sola sustancia (la de la materia o la del espíritu). La filosofía plotiniana se dirigía hacia el Uno consistente en la unión de las almas con Dios –ejerciendo, así, como núcleo de todas las cosas-. Por otra parte, para Spinoza es Dios el centro y la única conformación que, con sus atributos de "pensamiento" y "extensión", se manifiesta.

Bien, al hilo, Aristarco irrumpió con el sistema heliocéntrico del mundo; Homero y Hesíodo dieron una antropomorfología a los dioses ya como representantes directos del destino del ser humano; aún más, acercándonos a nuestro tiempo, lo característico del pensamiento de Pascal se "fijaba" en el antropocentrismo –su creencia de que el ser humano se adecuaba a algo especial, a lo sutil divinizado, a lo más frágil con capacidad de "sentirse"-(1). La cuestión indefectible, pues, se aunaba en eso, en tal "obsesión": en la búsqueda de un origen, de un foco o llama que ilumina lo que existe, de una sola ontogenia de la cual todo depende, o sea, que cualquier cosa es emulativa o emulada a partir de ella o que es dirigida por ella.

De hecho, el equilibrio -lo que es o lo que conduce a que lo sea- significa repartición del centro, des-concentración, desaparición o tendencia a la desaparición del centro. El equilibrio, con claridad, de un contexto cualquiera supone, sí, la compensación por obligado de los entornos, de los extremos, para que sea posible -en realidad- la orientación del equilibrio como tal, el autotelismo inevitable de lo que ha de ser el equilibrio (2). Entonces algo sigue -se deja equilibrar, "se proporciona" con respecto a "su situación"- a un orden, al orden ése de su contexto existencial por lo que, así, "su todo" le corresponde, circula funcionalmente eximido de su inercia y vinculado, a su vez, a unas interacciones características de "su contexto". Por supuesto, algo actúa análogo a "su contexto": por una analogía de atribución, por una analogía de proporción y, además, por otra de proporcionalidad. Basado, claro, en "su consistencia directa" algo es análogo al equilibrio que le pertenece, que depara "su contexto", por lo cual es correspondencia y, asimismo, ocupación de "su funcionalidad". Así pues, el centro tiende –es proclive- a dispersarse o a repartirse en lo complejo (se extiende), en lo continuado. El centro, sin duda, no puede ser activo aisladamente, sino que ha de ser inherentemente fluctuación, homogeneidad hacia los extremos (lo contrario de reducirse a su centro imaginario o intencionado o de inducirse a lo alejado). Digamos que cada principio en "circunspección" –en interacción mejor- es lo apriorístico, es decir, lo más directo a su continuidad o las interacciones más próximas o directas.

Por lo tanto, frente a la Teoría del Caos que determina un todo interaccionando sin más, habría que considerar las siguientes contradicciones: Decir que todo está interconectado con todo sería decir -de modo arriesgado- que todo está interaccionado con todo directamente, homogéneamente, y no es así; desde luego, porque ese todo como supuesto concepto generalizado no presenta una base racional al, por evidencia, carecer directamente de "su contexto" o de una delimitación – puesto que la razón, tal instrumento, es en esencia un delimitar-. Despejando errores, no, no es que ello no sea posible, sino que no está, sí, en un presente al alcance racional o argumentativo; en otras palabras, que no posee los suficientes elementos de "probación". Teniendo en cuenta que cualquier interacción puede y sólo puede ser decisiva en virtud de unas circunstancias, de las más directas, de "sus circunstancias directas" que, en efecto, luego desencadenarán otras (pero esas primeras, las que sean, serán las que conseguirán o no el que sean decisivas, antes que nada).

De manera que la utilización del "todo generalizado" conduce no a la pormenorización, no a la especificación o a lo que es racional, sino a lo inexpresable o a la confusión dado que, igualmente, podría hablarse del todo del todo vinculado a ciclos diversos, o del todo que integra elementos desconocidos o inexistentes, o del todo ése que contiene aquello que nunca la razón en definitiva puede manejar o disponer.
Por ello, es precisa racionalmente una contextuación; de modo que se hable del "todo de algo", esto es, que en verdad se atribuya a algo que existe o que ya está interaccionando existencialmente. Como ejemplo: existe el "todo de la Tierra" y, desde ahí, se reconoce "su equilibrio", su interconexión contextual.

Sin restricción, también la sociedad adquiere "su funcionalidad de equilibrio" en la medida de que no se dirija nunca hacia una concentración.
De sobra saben muchos políticos qué significa esto, pues la concentración o la centralización de cualquier poder político o de medios de comunicación implicaría paulatinamente la extinción de un modelo o de la necesaria referencia común o de una administración equitativa y de una información imparcial; también -lo que no debe quedar al margen-, la unificación o la acumulación de riquezas crearía sin remedio una servidumbre o una clara o evidente discriminación de los que carecen de recursos por los gobiernos o "sociedades" que eso defienden. Sobre todo porque, tales estereotipos administrativos o conformaciones de centralización, "ya conllevan" unas barreras de taxativas desigualdades, de realidades de desigualdad; y porque, incluso hipócritamente, atienden y atenderán –a pleno riesgo para todos- a una competitividad "injusta": la que empuja desde los "sistemas" de los países más desarrollados (lo que hacen los que ahora poseen más armas lo harán los que luego posean más armas, o gastarán los recursos inútilmente por lograrlo).
Sin tapujos, la centralidad "ya" es injusta; mas fue, ¿cómo no?, injusta cuando se hizo, en cuanto que benefició -de una forma directa- a unos cuantos. Y para mayor error, desde la centralidad se pretende ahora crear principios de justicia; bueno, pero beneficiarán siempre a los que la han montado o actúan "desde ella" para beneficiarse -lo reconozcan o no-
prioritariamente, aunque por caridad o por "efectos colaterales" repercuta en algo a los demás.

Por ello, lo común, lo que sirve para todos -en el contexto total de los seres humanos- es, en efecto, lo des-centralizado: lo que se homogeniza, lo que de veras "se extiende" como justicia o como equilibrio común, sin exclusiones. Sí, una política común remedia o "congenia" al mismo tiempo las necesidades personales y las sociales en tanto que dispensa –ofrece- los recursos eximiéndose de las crispaciones o de la "insolidaridad de fondo" que, en realidad, implica la formación de estructuras privilegiadas con un inexcusable pero inevitable sometimiento.

Sí, por supuesto, con el uso de los centros políticos o culturales, además, se imposibilitarían unas mismas "reglas de juego", referencias comunes de trato o de convivencia válidas en la práctica para aquellos que no se encuentran en esos centros, por lo que se ven obligados –para sobrevivir- a competir con ellos, a emigrar hacia ellos o, en definitiva, a desequilibrar una situación mundial mientras se comprueba que aumentan cada vez más las diferencias entre los "elegidos" por esos centros y los que inevitablemente se encuentran alejados -excluidos por sus normas constitucionales- de ellos.

(1) Necesario sería aquí señalar la visión geocéntrica y teocéntrica de la Edad Media.
(2) Reflexiónese la correspondencia entre descompensación y desequilibrio, o entre desproporcionalidad y desequilibrio.



2. EL TODO Y LAS PARTES


Existe una tendencia, al menos histórica o hermenéutica, que rescinde con la totalización o con la nominación "totalizante" los aspectos de la percepción conceptual. En efecto, se extrapola la conciencia al patrimonio de los hechos, de los hechos enquistados en un contexto inamovible, unidireccional:
la consideración de que únicamente son hechos "totales" –decisivos- por ellos mismos, condicionantes únicos de sí mismos. Se piensa –como desde el positivismo de Wittgenstein-, no sin errores, que la conciencia sólo es una facultad lingüística o que los conceptos sólo comportan "terminaciones", y que éstos operan como categorías independientes desde un "arriba" o desde una "formación única" y no como partes que integran otras.

Así, las categorías se conciben como entelequias o entidades cerradas que "ostentan" plenitudes, círculos o estructuras totales; pero las categorías no son precisamente contextos, sino que se los atribuyen, aunque nunca se pueden atribuir, no, una en concreto, un todo sin ser al mismo tiempo parte, por lo que ésa no corresponde sólo a una totalidad atributiva, sino una canalización objetiva –que bien diferencia- a efectos de un fin, de algo que existe, de una categorización distributiva. Por ejemplo, no se puede atribuir a un ser vivo nada sin antes o previamente distribuir los seres en vivos y en no vivos y, una vez ahí, todo conocimiento o todo efecto gnoseológico es posible. Digamos que una relación de categorías deparan un contexto y que cualquier ser, cualquier relación sujeto-objeto, ahí, se lo atribuye para que sea viable un conocimiento: se percata de sus caracteres afines o no a ese contexto (con ello se contrasta, se "compara" el ser desde su contexto). Por lo tanto, no supone necesariamente una categoría un "círculo de relaciones", pero varias categorías sí; porque vayamos al ejemplo anterior: los seres vivos no pueden sólo encerrarse en la categoría de "especie" que, por cierto, no expresa por sí sola nada (pues únicamente es inherente una categoría con respecto a otra) sino, además, en la de "género" para que se comprenda una y otra (es decir, favorece a la existencia una interacción). En cuanto a que un "círculo de relaciones" ya lo es todo y se caería, así, en el prejuicio predicho, o sea, un "círculo de relaciones" impuesto como una total generalidad no categorizaría –"caracterizaría"- nada y, en consecuencia, no formularía algún contexto.

Por otra parte está el concepto; esta unidad coherente de contenido se referencia sin duda de las categorías dentro de su contexto –o las que se adviertan- vinculándose a unas en particular para definir, resaltar, un aspecto u objeto, el cual se quiere diferenciar objetivamente de los demás –señalarlo como existencia-. Conceptuar, en suma, es diferenciar y, cuando se consigue el concepto "más diferenciador" de algo con respecto al resto de lo que existe, es no menos que objetivo; pero la mayoría de ellos son inherentes al mismo conocimiento primario: al interactivo orgánicamente, al instinto y a la intuición. Todo ser vivo sabe –lo tiene "conceptuado"- con quien ha de procrear –no lo hará, pues, con una piedra-.

En el conocimiento intelectivo el ser humano amplía sus conocimientos conceptuando aún más con el riesgo de cometer errores al inventarse conceptos irreales y al no cuidar suficientemente el proceso cognoscitivo de los más difíciles: los de otros contextos más amplios o ajenos a él.

Enfrente a estas aclaraciones siempre es muy necesario el retornar a lo que podríamos llamar las "bases" de nuestros criterios o de nuestras ideas, las cuales luego se formalizan en conceptos; es decir, las categorías. Las más conocidas nos vienen de Aristóteles y de Kant. Pues bien, mientras Aristóteles propugnaba un cierto realismo con ellas –asentándolas de una forma estable, fija o doctrinaria- Kant las apoyaba desde algo que trasciende –proceso que deriva desde un "a priori" con un "mandato categórico" permitiendo con el tiempo que las ideas trasciendan-. Para uno son bases constatables en la realidad, que dicen realidad –no juzgan o no denotan afirmaciones o negaciones antes de ser aplicado un silogismo-, digamos que clasifican (las clases en Aristóteles a modo de predicación aristotélica son uniádicas distributivas); para otro, trascienden por medio de las "ideas" desde una esencialidad –porque lo trascendental implica forzosamente esa orientación a partir de una esencialidad-.

Sin embargo, las categorías sólo se rigen prescindiendo de cualquier principio, pues únicamente prevalecen con la misma "continuidad" de lo real; en efecto, no trasciende el concepto o la categoría siempre y a secas, sino con lo que ha producido o comportado ya se adapta a lo "nuevo" real: un concepto puede desaparecer en un nuevo contexto o su interacción con otros en ese nuevo contexto determina otro –debido a la continuidad- y a atender, esto es, a otro que lo identifique. Las categorías, en fin, no transmiten una esencialidad unívoca o inamovible, más bien se conectan a su nuevo contexto, al que distribuyen y... por modos de acción.
Bueno, hay quienes quieren –o lo han hecho- distinguir las "figuras de los predicables" –que hacen una identificación entre S y P (1)- de las categorías –o "figuras de la cópula" que hacen una afirmación de existencia-; empero, en la continuidad tanto la operación como los resultados semánticos de toda operación conservan su carácter continuo –modular-, adaptándose o vinculándose a su nuevo contexto –al que distribuyen y, por tanto, se atribuyen a él-. Las categorías no aparecen en la predicación (2) –no existe una iniciación tal ahí-; mejor van asociando –diferenciando- una parte del contexto con otra que... predican cuando lo hagan.

Por último, si se concibe la categoría desde un principio de las categorías, claro está, eso conduciría a una equivocación, pues se instalaría ese principio en una "totalidad" y, precisamente, con esa totalidad independiente: originaria (por el "dator formarum"). No obstante, la categoría –que no es inamovible- sólo es una acompañante metódica a la vez que semántica, es decir, un procedimiento que signa –y por ello orienta- lo que distingue –porque lo ha distribuido primero con una modulación de lo que va resultando, contribuyendo y transcurriendo, y con respecto a lo que es y no es algo, o a mejor decir atiende a modos de acción en un mismo contexto-.

(1) Sujeto y predicado -la constante identificación del lenguaje-.
(2) Porque el concepto o el símbolo no aparece con el lenguaje escrito.





 

 

Gentileza:: JOSE REPISO MOYANO
[joserepisomoyano@hotmail.com]

paginadigital


Ir al principio,
Noticias, opinión, política, derechos humanos, movimientos sociales, informes, latinoamerica
 
 
 
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>

La historia del pueblo judío Un unico Dios La historia del pueblo judío. El motivo de ser del pueblo elegido.
La tarea trascendental del pueblo elegido. Las políticas de la Iglesia Católica. El fin del politeísmo.
El hilo conductor jamás revelado de uno de los libros más leídos y tal vez  menos comprendidos:
La Biblia.
BAJE EL LIBRO SIN COSTO
<h1>Taller literario</h1>
 

Diseño web
Optimización y posicionamiento

Clic Aquí

  Notas & Artículos
Educación
Noticias & Opiniones
Cartas de navegantes (opiniones)
El amasijo
Charlas sobre Arte
Entrevistas a artistas plásticos
Tecnología y ciencia
Teatro
Lectura y Textos
Artículos y boletines literarios
Temas varios
Entrevistas
Chistes
Columnas para sonreír
Reflexión
Biografías



Descartables para delivery
creacionismo
importador de relojes
Fabrica de muebles de cocina
muebles de cocina
Spanish lessons in Buenos Aires
jubilaciones y pensiones
reactores industriales
servicios industriales
mudanzas en capital
impresion de fotos digitales
Productos de goma
clases de ingles acelerado
estudio de la Biblia
fabrica de guillotinas industriales
abogados de sociedades
genesis and science
el genesis y la ciencia
imagen y ceremonial
Armarios y archivos
Empresa constructora
fletes en capital federal
montaje industrial
Alquiler de escenarios
Articulos de seguridad industrial
decoracion de interiores con plantas
agitadores quimicos industriales
reparacion de motores
diseño de paisajes
telas de tapiceria
 

© Copyright 1999-2010 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  




|Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
 info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 20151, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados | Términos y condiciones

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller literario | Enlaces útiles