paginadigital logo

¿Lola Qué? (Donde se habla de los riesgos inherentes al cambio de estación)- Por: John Argerich
 

 | LITERATURA | CONFERENCIAS |  EXPOSICIONES | 

 
 
   

Home

Colegios

Universidades

Guía Comercio

Industria

Clases

Cursos

Seminarios

Eventos

Arte

Exposiciones

Galería de Arte

Literatura

Textos

Cine

Teatro

Música

Música Clásica

Teatro

Cine, TV, Video

Noticias

Artículos

Museos

C. Culturales

Concursos

Carreras

Becas

Posgrados

Taller literario

Servicios de Internet

Solidaria

Profesionales

Librería

Lectura - Textos

Foro de discusión

Links

Mapa del sitio

El amasijo

¿Lola Qué?
(Donde se habla de los riesgos inherentes al cambio de estación)

Por: John Argerich


 


Lo que le pasó a Perico Bianchi el pasado viernes fue de puro zonzo, aunque sus amigotes lo llamaran "El Zorro". Nombre que no le gustaba ni medio, por ser apelativo de tramposos. Pero dado su buen carácter, hubiera sido peor que le dijeran "León" o "Tigre", pensaba, que son brutas bestias. Y él abjuraba de la violencia, porque era un pan de Dios. Ni en el cole, se había agarrado a piñas con nadie.
Había llegado hace poco a Suecia, y le resultaba difícil habituarse al clima. Pero un buen día se enteró por el diario de que finalmente era verano, y la gente celebraba el cambio de estación. Contento, pobrecito, con esa fiesta equinoccial del "Midsommar". Como si un día de lluvia fuera distinto a otro día de lluvia. Porque para ser francos, aqui generalmente acabamos la primavera con chubascos, para empezar el verano disfrutando un chaparrón. Y ahí estaban los nativos, cantando agarraditos de la mano, con el impermeable puesto. Pero para animarse a empezar la farra, el vodka iba y venía sin parar. Porque frescos, ni por joda iban a divertirse tanto. Unos cantaban viejas coplas, otros iban desgranando un rosario de chistes exclusivos. Y los llamo así porque solamente ellos parecían entenderlos, a juzgar por la facha despistada de unos inmigrantes, que estaban cerca de la puerta. Pienso que no por extrañar el fresquete, sino para rajar con la primera torta, pues cuando hay galleta, siempre cobran los extranjeros. Si son medio rubiones basta una pateadura, pero a los morochos les puede ir mal.
Y como Vds ya se la palpitan, entre esos desgraciados que planchaban junto a entrada estaba el Perico. Meta juá-juá por la imagen victoriosa, pero sin pescar un belín. Hasta que le llegó el turno de cantar algo. Y como no sabía nada en sueco, empezó a balbucear un cantito en la castilla, que aprendimos cuando éramos pibes.
"Que llueva, que llueva, la virgen de la cueva..."
La gente lo miró con lástima, pero esbozando una sonrisa tolerante. Preludio de un buen final, como si el destino ese día le hubiera reservado su cuota de gloria. Entonces una mano suave se le posó en el hombro. Dióse vuelta para mirar, y el cuore le hizo bum-bum en la caja torácica de la persona.
-¿Hablas español? -dijo ella, con voz afelpada.
¡Qué minón! Rubia y de ojos celestes como la pulpera de Santa Lucía, pero calzando unas pilchas que hubieran hecho estragos en tiempos de Lavalle. Minifalda negra recortita, remera ajustada al cuerpo sin nada abajo, pelo brillante y largo, que le caía sobre los hombros. Al mirarla, el Perico no sabía si eso era un sueño o la había pegado por primera vez en su vida. Temblaba de emoción, y se puso bizcocho, la verdad. Ella volvió a preguntar:
-¿Hablás español?
De más está decir que cuando las cosas vienen en carroza hay que ser tarado y medio para quedarse en el molde. Y rejuntando coraje, por fin logró romper el silencio. Medio confundido con tantos nervios, eso sí.
-Yes -dijo, no de sobrador, sino para demostrar solvencia lingüística.
La fulana sonrió.
-Jaguar you?
Aquella familiaridad pasaba de claroscuro, sin conocerse. Y ya hemos dicho que por su pacifismo, Perico detestaba los sobrenombres que lo vincularan a bestias feroces que avergüenzan al titular. Así que la paró en seco.
-No, I'm Zorry -dijo para cambiar de tema.
Pero ella en vez de claudicar a una rabieta como hacen las minas cuando se salen del molde, lo desarmó con una sonrisa.
-Soy Lola -dijo por todo comentario y a modo de presentación, extendiendo cortésmente la garrita derecha.
Después empezó la charla. ¿Frescoli, no? Que vea Vd. lo que es el tiempo. Que tanta lluvia se debe a esa galleta de la capa de ozono. Que la culpa es del gobierno por no hacer limpiar las chimeneas. Que vamos a tomarnos un feca tranquilos, donde podamos conversar... Y ni lerdo ni perezoso, Perico aceptó la sugestión. Dijeron adiós a los conocidos, y al ratito estaban en la vía pública, agarraditos de la mano. Mirándose embobados a los ojos. Caminando juntos muy despacio. De cara al porvenir.
-¿Dónde vivís? -preguntó ella.
-En Gamlavägen 32 -repuso él.
Ella se puso la mano en el corazón.
-¿Me lo podés repetir?
-Gamlavägen 32, cuarto piso.
Y a poco andar, encontraron un cafecito pipí-cucú. Como hecho especialmente para ese encuentro casual.
"¡Qué tarro tenés, zorrino!", iban a decir los muchachos de la barra cuando les contara este levante.
Adentro había una discreta penumbra y tocaban música suave. Se sentaron muy juntitos, y él empezó a desgranar su vida. Luego ella le contó sus cuitas, y Perico se fue apretando. Primero le agarró la mano, luego puso el brazo alrededor de su cuello. Y ya estaba interesándose por la remera de tela stretch, cuando Lola se mandó su primer foul.
-¡No me toqués, che!
El no tuvo más remedio que parar en seco lo que de entrada iba como una carga de la Brigada Ligera. Se equivocó, y era preciso cambiar de técnica si quería concretar. Porque la fulana era un despelote, y ni Cristo iba a salvarla. Algo estaba fallando, ¿pero qué?... ¡Media hora de laburo fino para terminar con una frenada en seco...!
"¡Naifitas eran las de antes!", pensó para consolarse.
Pero en el entrevero siempre algo se chapa, y ese bultito a medio escote no podía pasarle desapercibido al explorador más gil.
-Perdoname, fue sin doble intención.
-Sos un guarango, y me voy. ¡Adiós!
Después ese sueño hecho mujer se puso de pie, rumbeando hacia la puerta con su marcha envolvente. Con la diestra sobre el pecho, como para protegerse del acoso de ese bruto. Pero hubo un elemento atípico en su conducta. Al salir del local, parecía ir hablando sola, porque los que estaban cerca la oyeron susurrar.
-Misión cumplida, ¡rajen, che! -dijo, con laconismo escandinavo.
Después apagó el pequeño transmisor. Perico miraba para otro lado, así que no pudo ver la maniobra. Cabizbajo, con la plancha en que había terminado este programa. E incapaz de mayores vuelos del intelecto, se fue a estirar las gambas por esas yecas de Su Majestad. Pero en ciudades tan animadas como las nórdicas, pasear de noche es como mandarse una excursión al camposanto de Berisso. Visto lo cual, tras quince minutos claudicó de aburrimiento y puso rumbo al hogar. Tres cuadras antes se topaba con dos colegas que volvían del centro cantando entre dientes.
-¿Qué decís, zorrito?
-Como el locu, che...
Y les contó su fracaso. Entonces decidieron hundir tanta pena en un vinacho que había quedado del último encuentro cultural. Pero el destino tenía otros planes. No bien llegaron, se vió que la puerta estaba abierta. Con un batifondo padre adentro. En eso sonó el teléfono.
-Llamo para agradecerte los muebles que había en tu casa.
-¿Quién habla?
-Habla Lola.
-¿Lola qué?
-Lola Drone, infeliz... -repuso la mala fémina- ¿A mí me querías voltear?
-¡Juá, juá...! -se escuchó como murmullo de fondo.
Por eso enseñaba un viejo tango:
"Cuando te june una mina, ponéte al láo del botón".


 

THE END 
 


 

Copyright: John Argerich, 2005 

All rights reserved.

La serie quincenal "El amasijo" se publica regularmente en 31 medios, de 9 países, existiendo una versión en idioma inglés.

 




* **  * * 

Curriculum vitae clic aquí

 

paginadigital


Ir al principio,
Noticias, opinión, política, derechos humanos, movimientos sociales, informes, latinoamerica
 
 
 
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>

La historia del pueblo judío Un unico Dios La historia del pueblo judío. El motivo de ser del pueblo elegido.
La tarea trascendental del pueblo elegido. Las políticas de la Iglesia Católica. El fin del politeísmo.
El hilo conductor jamás revelado de uno de los libros más leídos y tal vez  menos comprendidos:
La Biblia.
BAJE EL LIBRO SIN COSTO
<h1>Taller literario</h1>
 

Diseño web
Optimización y posicionamiento

Clic Aquí

  Notas & Artículos
Educación
Noticias & Opiniones
Cartas de navegantes (opiniones)
El amasijo
Charlas sobre Arte
Entrevistas a artistas plásticos
Tecnología y ciencia
Teatro
Lectura y Textos
Artículos y boletines literarios
Temas varios
Entrevistas
Chistes
Columnas para sonreír
Reflexión
Biografías



libros digitales
clases de ingles acelerado
proyectos de ingenieria
origen del pueblo judio
muebles a medida
mudanzas en capital
fabrica de guillotinas industriales
abogados penalistas
abogados de marcas
monoteismo
Hoteles en la selva
el genesis y la ciencia
Fabrica de remeras publicitarias
cursos de ingles
huertas organicas
Alquiler de mangrullos
diseno de paisajes
Pericias forenses
jubilaciones y pensiones
El Genesis y la ciencia
el genesis y el big bang
diseno de espacios verdes
vesitidores a medida
ebooks de la biblia
souvenirs artesanales
Empresa constructora
venta de cesped
Guantes de latex
Derecho de familia
Eutonía
 

© Copyright 1999-2010 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  




|Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
 info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 20151, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados | Términos y condiciones

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller literario | Enlaces útiles