paginadigital logo

DE POMPEYA, CON AMOR, (Donde se habla del primer inmigrante conocido).- 2/5/05
 

 | LITERATURA | CONFERENCIAS |  EXPOSICIONES | 

 
 
   

Home

Colegios

Universidades

Guía Comercio

Industria

Clases

Cursos

Seminarios

Eventos

Arte

Exposiciones

Galería de Arte

Literatura

Textos

Cine

Teatro

Música

Música Clásica

Teatro

Cine, TV, Video

Noticias

Artículos

Museos

C. Culturales

Concursos

Carreras

Becas

Posgrados

Taller literario

Servicios de Internet

Solidaria

Profesionales

Librería

Lectura - Textos

Foro de discusión

Links

Mapa del sitio

El amasijo

DE POMPEYA, CON AMOR
(Donde se habla del primer inmigrante conocido)

Por: John Argerich


 


Aquel quince de abril era una fecha cualunque del largo invierno escandinavo. Con días oscuros y fríos, a pesar de que teóricamente acababa de llegar la primavera. Lo cual me recuerda una frase popular. Que aquí tenemos dos estaciones solamente. El invierno y Malmö Central. Soportando agua a baldazos, como manda la tradición. Y bajo la luz tornasolada de un farol, los muchachos sorbían lentamente su último feca. Ni pensar en un vinacho, con lo que cuesta. Porque a nadie le queda margen promediando el mes. Y habiéndose agotado los temas deportivos, empezaron a hablar de la gente. Que Fulano, que Mengano, que Perengano. Que la señora de Perengano. Vidas conocidas hasta el último renuncio, que es lo jugoso. E inmerecedoras, a esta altura, de ampliar su crónica. O sea que siendo las diecinueve y treinta minutos, hora de Europa Central, nos habíamos quedado sin tema para seguir charlando. Pero como la creatividad es musa legendaria del bocho nacional, a uno se le prendió la Philips. En el universo que son nuestras vidas quedaba un misterio profundo por resolver. El pelado Fioravanti había llegado al país en tiempos apostólicos. Y sin embargo, nadie conocía bien las causas. Circunstancia apta para generar comentarios muy dispares, que en su momento hizo a algunos cumpas mirarlo de refilón.
-¿Será un cana? -preguntaban sottovoce.

Pero con el tiempo se vió que no. Solidario con la guitarra, cada vez que había partido de fóbal. Así que ahora las dudas eran de pura curiosidad.
-Yo creo que ese ñato debe haber desertado de la fragata "Sarmiento" en alguna vuelta al mundo antiguo -comentaron dos toñas que le reconocían estatus de fundador
-O capaz que vino a Suecia de polizón, con los vikingos... -dijo otro historiador de nuestro entorno social.
-Para mí que es un marciano, llegado en algún asteroide sin rumbo fijo -propuso como alternativa Pepita Flores- De esos que andan yirando por el espacio exterior, y cada tanto se vienen en banda, haciéndole un buraco al mapamundis.

Y todos pararon la oreja para escuchar sus opiniones, porque aquella naifa era un valor en la escasa intelectualidad del exilio. Dicho sea sin despreciar lo presente. Alumna aventajada de astronomía en el claustro lunditano. Pero lo más impresionante de su personalidad era que estaba para meterle cinco golazos en el primer tiempo. "Un bocato di cardinale", hubiera dicho mi primo el cura, soslayando esos votos que lo tenían a mal traer. Merecido elogio para un churro que nos hacía saltar en una pata, por la tensión arterial. Siempre con tacos altos, minifalda roja, y suetercito blanco ajustado al cuerpo, que espoleaba la imaginación. ¿Para qué seguir? La concurrencia quedó tan prisionera con los detalles de aquella topografía, que poco importaba su opinión técnica. Razón suficiente para acallar toda crítica, aunque la tesis propuesta fuera un globazo. Más que nada porque el pelado Fioravanti nunca pasó por Cabo Cañaveral.
-¡Ay, mi Dió...! -dijo un espectador, con aquel show en vivo y en directo, que a pesar del fresquete hacía transpirar.
Y vistas las circunstancias, el ambiente estaba espeso. Porque esa chirusa ponía en pie de guerra al fiambre más tranqui de Chacarita. Así que poco debe sorprendernos el repentino interés de los muchachos por los misterios que encierra el universo sin fin.
-¡Despaachate nomás, peebéta! -dijo un cordobés, con pinta de instruído, por las gafas- Ese asunto me inteeresa che...

Todos lo miraron, tras el acto de adhesión. Unos, pensativos. Otros, por mirar nomás. Pero la charla ya había tomado un rumbo claramente definido.
-Pa' saber diánde salió el pelao Fioravanti, lo mejor sería preguntarle a él, digo yo -opinó un morochón de buen diente, que morfaba choripán- ¡No hay nada peor que quedarse en ayunas, vea!
Pepita nos miraba como sobrándonos, mientras cruzaba desafiante las de andar.
-Si, claro, pero como ya es tarde me voy a casa -dijo, después de mirar el reloj

La gente no sabía cómo hacerla cambiar de idea. Pero gracias a los contubernios y matufias que se mandan las cadenas de ADN, en este mundo no todos somos tímidos. Así que un pelirrojo medio panzón echó mano al bolsillo, pelando su teléfono celular, el "móvil", como dicen aquí. Primero miró alrededor para verificar los efectos de la maniobra, siempre generadora de prestigio. Y tras marcar un numerito, siguieron palabras amables para llegar al tema.
-Fioravanti, a la orden -dijo el abonado.
-¿Sos vos, peladín?
-El mismo que morfa y chupa -repuso aquel, con una facilidad de dicción rara en Escandinavia.
-¿Venís de Buenos Aires, che?
-De Pompeya, con amor.

Habíamos encontrado al personaje cuya vida privada nos daba tela para seguir charlando un ratito más.
-La barra siempre te tiene presente, viejo...
-¿Quien habla, si se puede saber?
El gordito dijo un nombre largo que terminaba en "insky". Entrerriano, seguramente.
-¡No jodás! Mi teléfono marca que estás llamando del 040... ¿Vos también pusiste bulín en Malmö?
-"Todo chobi que minaca va cayendo al microwave", decía mi tío Juan.

Otra expresión que desnuda la influencia cultural del progreso técnico.
-¡Al asador, cuenta el proverbio! -dijo Fioravanti, porque ya peinando canas, se trabucaba con las innnovaciones.
Y como aquel colorado era medio filósofo, agregó un pensamiento profundo.
-¡Hasta chamuyamo distinto con tanto cambio, porque la tenología afeta el hablar!
-¡Bien dicho! -repuso el pelado, tan a los gritos que lo oíamos clarito.
Un porteño cien por cien. Pero medio desconfiado el hombre, porque nunca se sabe a qué fato raro puede deberse tanta atención.
-Hace mucho no sabía nada de ustedes... -dijo, como pensando en voz alta- ¿Qué se te ofrece?

Y nuestro compañero de mesa se quedó medio orsái con la pregunta. O sea sintiéndose chusma y medio, porque lo habían chapado junando en la vida ajena, sin otro ojepto que el puro sport.
-Estoy con lo muchacho en el feca, y todo piensan que sos el decano de la colonia nacional -dijo- Pero nadie sabe cómo llegastes acá. ¡Contá un pomito de tu vida, pa' entretenernos, contá!
Y Fioravanti se animó a revelar su secretazo. Total, tarde o temprano aquí todo se sabe. Porque somos pocos y nos conocemos.
-Cuando yo era pibe, no morfaba la sopa, che...
-Yo tampoco... ¿y diáhi?
-Mi vieja siempre me amenazaba con que un diablo iba a llevarme al infierno con boleto de ida, solamente.
-Pero la cosa no puede haber sido tan fulera, si al salir el sol volvías al dolce far niente de la vida privada.
-No, claro. Pero hay un detalle que mamá nunca batió, y tuve que aprender por experiencia...
-¡Largá el rollo, Fioravanti!
-De la última pesadilla, no iba a despertarme más.

Pepita Flores se había puesto un saco largo y miraba en silencio. Churrasca, la pendeja. Pero entendiendo que su tesis del aerolito, no era rival para los fatos que encierra la realidad. Y de pronto se nos fue a todos la sonrisa, y nos rajamos mirando el suelo con los recuerdos en el sótano del hemisferio austral. Silbando bajito, el que todavía recordaba una canción. La historia del pelado Fioravanti era como las de tantos otros. La mía incluso, para no contarles más.
 

THE END 

 

 

Copyright: John Argerich, 2003 

All rights reserved.

La serie quincenal "El amasijo" se publica regularmente en veintidós medios, de siete países, existiendo una versión en idioma inglés.

 




* **  * * 

Curriculum vitae clic aquí

 

paginadigital


Ir al principio,
Noticias, opinión, política, derechos humanos, movimientos sociales, informes, latinoamerica
 
 
 
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>

La explicacion del Genesis Un unico Dios El Génesis al fin resuelto. La explicación científica del relato bíblico de la Creación. Del texto poético a la comparación astronómica. ¿De que hablan los dos relatos de la Creación de La Biblia? En el relato existe un observador, quién narra lo que observa. Y una ubicación muy precisa desde donde observa.
BAJE EL LIBRO SIN COSTO
<h1>Taller literario</h1>
 

Diseño web
Optimización y posicionamiento

Clic Aquí

  Notas & Artículos
Educación
Noticias & Opiniones
Cartas de navegantes (opiniones)
El amasijo
Charlas sobre Arte
Entrevistas a artistas plásticos
Tecnología y ciencia
Teatro
Lectura y Textos
Artículos y boletines literarios
Temas varios
Entrevistas
Chistes
Columnas para sonreír
Reflexión
Biografías



colegio de traductores de san isidro
hablar ingles en poco tiempo
incognitas del cristianismo
libros digitales
alquiler de pantallas de led
souvenirs artesanales
fletes en capital federal
el genesis y la ciencia
abogados penalistas
desarrollo de software
Veterinarios a domicilio
prueba hidraulica de motores
City tours en buenos aires
alquiler de escenarios en buenos aires
diseno de espacios verdes
Radio de tangos on line
mantenimiento de terrazas y balcones
cursos de ingles
alberto canen
muebles de cocina
venta de tapas de cilindro
decoracion de interiores
muebles de dormitorios
kindle biblia
el genesis y la creacion del mundo
Comunidades terapeuticas
libros digitales
CTF Computer to film
Alquiler de vallas free standing
Diseño web
 

© Copyright 1999-2010 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  




|Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
 info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 20151, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados | Términos y condiciones

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller literario | Enlaces útiles