paginadigital logo

HABLANDO MAL Y PRONTO, (Donde se habla de la lunfa, su influencia en cuestión de amores, y el peligro militar).- 15/4/05
 

 | LITERATURA | CONFERENCIAS |  EXPOSICIONES | 

 
 
   

Home

Colegios

Universidades

Guía Comercio

Industria

Clases

Cursos

Seminarios

Eventos

Arte

Exposiciones

Galería de Arte

Literatura

Textos

Cine

Teatro

Música

Música Clásica

Teatro

Cine, TV, Video

Noticias

Artículos

Museos

C. Culturales

Concursos

Carreras

Becas

Posgrados

Taller literario

Servicios de Internet

Solidaria

Profesionales

Librería

Lectura - Textos

Foro de discusión

Links

Mapa del sitio

El amasijo

HABLANDO MAL Y PRONTO
(Donde se habla de la lunfa, su influencia en
cuestión de amores, y el peligro militar)

Por: John Argerich


 


Juancito Ciancaglini ("El Chanca") tenía una cita con Raquel. Una colombiana que le había robado el corazón, y estaba para morfársela de un solo mordisco. 95-60-95 al menos, con andar sinusoidal. Pero pasaron las horas, y de puro ingrata, la minusa no aportó. Las cinco, las cinco y media, las seis. Miraba para todos lados, pero nada. Y como quien espera, desespera, se estaba poniendo nervioso. Entonces metió las flores en la basura, prendió un faso, y puso el móvil en acción
-¡Te esperé toda la tarde, pero me dejaste en banda como al hijo 'e la pavota! -le chantó increpándola.
-¿El hijo de quién, dijiste? ¡Vaya lenguaje, Juancito! -respuso ella, indignada- ¿Cómo puedes ser tan vulgar?
-¡Me largaste chanta o no?
- No te entiendo, pero eres un grosero. ¡Por favor, no me llames más!
El nunca pescó bien lo ocurrido, mas su idilio acababa de tocar fondo. Pero como dicen las viejas, un clavo saca a otro clavo. O sea que una vuelta iba gambeteando el supermarket cuando apareció en su vida otro ejemplar del sexo bello, capaz de hacerlo engranar a un difunto. Y como el Chanca no era de reacciones lentas, se le prendieron todas las luces coloradas del tablero. La minusa no era otra que Elvirita, una peruana que daba espasmos. Pero hubiera sido mejor preocuparse un cacho más por la dicción.
-¡Nadie hace los anticuchos como me enseñó mamá! -alardeaba la bella, en un aparte.
Pero él tenía pavura al lavado de coco, porque mucha propaganda termina en el altar. Ir sobre seguro, que eso no es joda.
-¡En la cancha se ven los pingos! -repuso Juan, para estimular una invitación.
Craso error.
-¿Cómo puede hablarme de esas intimidades, si recién nos conocemos, joven? ¡Fuera de aquí! -dijo ella, mientras abría la puerta, señalando la ruta con el brazo extendido.
Como San Martín antes de cruzar los Andes. Y el Juan se puso a pensar.
"¡Cuántos problemas, por no poder entenderse con los latinos!"
El tema da para rato, pero era obvio que la castilla había dejado de ser lengua común. Una milonga harto frustrante. ¿Cómo bancarse que el laburo hormiga para poner dos minones fuera de combate, se trabucara por mesejante trivialidad? Porque por más fino que sea el punto, es difícil controlar preciosismos idiomáticos cuando sube la presión. Y mucho menos chapar libros de consulta, si aparece en el horizonte algún ejemplar de calidad. El pobre andaba más preocupado que carnicero en viernes santo, y se puso a cavilar sobre el tema. Que patatín, que patatán. hasta que de tanto darle vueltas al estofado, halló la solución.
-¿Ajá...? -exclamó por último, estirándose los bigotes- ¡Con este descubrimiento paso al frente, che!
No era necesario pensarlo más.
"Clases de lunfardo" -decía su escueto anuncio, puesto en la pizarra del café- "Aprenda a hablar bien, para asegurarse un porvenir con los argentinos. La clase empieza cuando Ud. llega". Mensaje que concluía con una frase tan auténtica como milonga de barrio: "5 grandes cursos, 5".
-¿Te rayaste, che? -preguntó un escéptico, de esos que siempre hay.
-¡Pluma, pluma, ñato! -dijo él, como sobrándolo.
Y contrariamente a lo que pronosticaba ese fúlmine, empezaron a caer solicitudes. Un batacazo, para expresarlo en idioma nacional. Pero como las cartas fueron muchas, hubo que tomar examen de ingreso. Primero para eliminar a las suequitas, que sólo van a los eventos latinos para buscar levante. Porque ésto no era Gaeta, sino un curso serio. Segundo, como medida del respectivo I.Q. que garantiza seriedad.
-¡Lo malo es laburar con troncos! -dijo alguien.
"Indique en el siguiente texto si encuentra algún error", indicaban los formularios puestos sobre cada pupitre, para medir la capacidad del alumnado, "pues si quiere aprender la lunfa, algo de castilla hay que saber".
Y el contenido de la prueba tenía sus bemoles.

"Hen el tiempo de loz apoxtóle
loz hombre heran tan varváro
-decía-
ke matavan lo pajáro
harriva de loz harvóle"

-¡Qué examen difícil, compadre! Esto no lo aprueba cualquier cabro...-dijo un aspirante.
-Entonces deberá esperar hasta que se produzca una vacante.
-¡Oia, mi Dió! -gritó otro alumno- ¡Me se trabuca la luenga con tanto firulete, che! ¡Hay que ser flor de tumbáo pas'cribir algo así, hay que ser!
Era un tejano. Mas aclaremos: No proveniente del estado norteamericano que enarbola la estrella solitaria, sino oriundo de La Teja, un barrio de Montevideo que es como decir Villa El Gorrión, entre nosotros. Donde cualquier grasa chamuya la lunfa desde el día que nació. Moraleja: "Dos bandas tiene el gran río, pero un solo corazón". El diez estaba cantado.
-¡Firmá acá, Sarmiento! Sos un bocho, pebete... -dijo el director.
El grupito inicial estuvo compuesto por once estrellas, de todo sexo y pelambre. Quienes hicieron progresos impresionantes, para decirlo en dos palabras. Al punto que dos semanas después ya permitían dialogar sin paréntesis de apiolamiento semántico. ¡Y hay que ver, cómo les gustaba el gotán!

"El día del casorio
dijo el coso e'la sotana"
-cantaban en los recreos-
"El punto debe siempre
mantener a la fulana..."

-¡Qué monada! -pensó Juan Ciangalini, porque todo estaba saliendo bien.
Mientras tanto soñaba con ampliar la academia, e ir incorporando algunos colaboradores.
Pero entonces ocurrió lo imprevisto. Cierta alumna, chocha con el cursito, quiso convertirlo en actividad cultural de tiempo completo. Y pidió un préstamo de honor para estudiar. Lo que en Suecia denominan "studiemedel".
-¿Cómo dijo que se llamba el idioma?
-La lunfa, señor.
-Esa lengua no figura registrada como idioma nativo de nadie, que autorice una subvención. -le contestaron desde Estocolmo.
Entonces mandaron dos inspectores a averiguar lo que estaba ocurriendo.. Unos suecos que habían vivido en Puerto Rico, y hablaban mesturando sueco, con español e inglés.
-¡Hej, pelado! -dijo uno no bien llegó -A vé cómo ze dize en lunfa "véte a la londle a guasheá la lopa, please".
-¡Sonatem, fraten! -pensó un cursillista que había ido al seminario, y no se perdía palabra, parando la oreja como hacen los curas.
Y Juancito en ayunas, como preso de comisaría. Pero en todas partes se cuecen habas, y con la galleta que se armó, terminaron cerrándole la academia. Una bajada de caña, como se acostumbra decir. Mas seamos honestos. Pensar que aquí esas cosas ocurren por prejuicios xenófobos, sería buscarle la quinta pata al gato. La palabra oficial abundaba en razones para aclarar el estofado. Al Chanca le faltaban conocimientos de español.
-¡Chupate esa mandaarina! -dijo un cordobés.
La cosa cayó muy mal, y los muchachos escribieron al gobierno.
"Vea, Excelencia, mejor prevenir que curar" -decía el mensaje- "Este problema debería ser presentado ante las Naciones Unidas. Proponemos oficializar la lunfa a nivel mundial, pues faltando un lenguaje para que todos los latinos nos entendamos, hay gran peligro. Imagínese Vd. si se produjera un ataque interplanetario contra Estocolmo, por ejemplo. Al aparecer los monstruos espaciales en las pantallas del hemisferio sur, las computadoras de Buenos Aires darían la alarma. Y hay apenas un minuto para apretar el botón".
El primer ministro se quedó impresionado con ese mensaje, y a la noche lo asaltaron feroces pesadillas
-¡Metéle leña, che! -dijo una voz.
Y el centro misilístico caribeño repuso:
-¡Vea si vuá tener estufa, con el calor!
Así fue como Juancito Ciancaglini logró la habilitación. Cosas del primer mundo, donde nada queda librado al azar.
 

THE END 

 

 

Copyright: John Argerich, 2003 

All rights reserved.

La serie quincenal "El amasijo" se publica regularmente en veintidós medios, de siete países, existiendo una versión en idioma inglés.

 




* **  * * 

Curriculum vitae clic aquí

 

paginadigital


Ir al principio,
Noticias, opinión, política, derechos humanos, movimientos sociales, informes, latinoamerica
 
 
 
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>

La historia del pueblo judío Un unico Dios La historia del pueblo judío. El motivo de ser del pueblo elegido.
La tarea trascendental del pueblo elegido. Las políticas de la Iglesia Católica. El fin del politeísmo.
El hilo conductor jamás revelado de uno de los libros más leídos y tal vez  menos comprendidos:
La Biblia.
BAJE EL LIBRO SIN COSTO
<h1>Taller literario</h1>
 

Diseño web
Optimización y posicionamiento

Clic Aquí

  Notas & Artículos
Educación
Noticias & Opiniones
Cartas de navegantes (opiniones)
El amasijo
Charlas sobre Arte
Entrevistas a artistas plásticos
Tecnología y ciencia
Teatro
Lectura y Textos
Artículos y boletines literarios
Temas varios
Entrevistas
Chistes
Columnas para sonreír
Reflexión
Biografías



Embarazo eutónico
genesis and science
alquiler de escenarios
Estudio Jurídico derecho de familia
observador sobre la tierra en genesis
Alquiler de vallas free standing
abogados de derecho ambiental
Motores para refrigeracion
Domotica y ahorro de energia
kindle biblia
jardineria en capital
Descartables para delivery
espuma de poliuretano
mudanza corporativa
iluminacion exterior
libros digitales
lamparas de mesa veladores
parquizacion de jardin
creacionismo
alquiler de escenarios con camarines
Film de pvc
Rubber products manufacturers
bible secrets
Sitios web para pymes
Alquiler de escenarios
paisajismo de jardines
Fabrica de muebles de cocina
eutanasia de perros
origen del pueblo judio
decoracion de interiores con plantas
 

© Copyright 1999-2010 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  




|Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
 info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 20151, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados | Términos y condiciones

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller literario | Enlaces útiles