EL SUEÑO DE BOLIVAR (Donde se habla de una apuesta, y la rosca que se armó).- (Argentina) 7/7/04
Artículos

Notas relacionadas


Educación
Cartas de Navegantes
Tecnología
Teatro
Librería

El amasijo

EL SUEÑO DE BOLIVAR
(Donde se habla de una apuesta, y la rosca que se armó)

Por: John Argerich

  Imprimir  

Cuando a Roberto Martinelli le pidieron que comentara brevemente el amistoso entre Villa 31 y Defensores del Bañado, resumió con dos parolas su emoción.
-¡No se pescaba un belín, me cach'endié! -dijo- Unos hablaban la quechua, otros en guaraní, parecía un encuentro por la Libertadores, che. Ni el árbitro manyaba la castiya porque era un morochón de Florianapolis, que perdió el barco en Puerto Nuevo por mamarse.
Entonces un riojano llamado Iriarte, batió la justa.
- Acá ya no se sabe quien es quien -dijo- ¡El Yoberto tiene yazón!
Y parecía que estuviésemos escuchando al mismo Menem, por su cantito arastrando las erres. Entonces cierto tarambana oriundo de Boedo empezó a reírse.
-¡Mirá quien habla! -dijo
Y después le puso delante de la jeta un pelpa doblado. La cargada de siempre, para hinchar a los provincianos. Agregando, con pésima intención:
-¡Leé bien este poema, y te doy una luca! Si no, bancás dos vueltas de alpiste para la barra. ¿Okey?
Al riojano el desafío le caía como cavar zanjas, pero decir "no" hubiera sido echar nafta al fuego. Podrido de tanto escorche por su dicción. La parla, a ver si pescan. Pero mil mangos tientan hasta a un fiambre. Entonces, mirando serio el maldito texto, hizo un esfuerzo para reciclarlo. Dispuesto a vender su tradición cultural por un puñado de dólares, como dicen los combóis. O de pesos, que a pesar del 3 por 1 daría igual, porque iban a ser de arriba. Mas recordemos la cruz de quien nace barrigón.

"Erre con erre, cigarro,
erre con erre, carril"
-dijo el riojano, esforzándose-

Los demás esperaban ansiosos una metida de pata, para chupar gratis. Hasta que uno empezó a las carcajadas, por el cagaso de Iriarte. Circunstancia en la cual, dicho valor se abatató, poniéndose en posición orsái. Y presa del pánico, largó los versos faltantes como vinieron , nomás. Un renuncio, hablando mal y pronto.

"yápido yuedan los cayos
cargados de azúcar
al feyocayil"

-¡La trabucaste, payuca! -gritó un púa, desde el fondo- Más mejor…¡A chupar gratarola, che!
-¡Qué plato! -dijo el de Boedo, que no podía seguir hablando para agararse la busarda, de tanta risa.
En resumen, arreciaron las cargadas, y el pobre Iriarte, aterrorizado por la cuenta, aguantaba los embates con ejemplar virtud. Pero cuando un taimado dijo que Facundo Quiroga había nacido en Ezpeleta, no pudo contenerse más. ¡Desde el día que vino al mundo le tenía alergia al revisionismo histórico! Repunancia, casi más.
-¡Me cago en vos, atoyante! -gritó- Y salí a la vedera si sos macho, pa' peliar…
Los ánimos estaban caldeados, la gente sudando en pleno invierno del hemisferio austral. Y tras algunos envíos, empezó a armarse un pugilato de órdago.
-¡Te la tenía jurada después de tanto sobarme, pelandrún!
-¡Bancate otra torta, payuca, así aprendés!
El diálogo corriente cuando desborda la adrenalina. Pero mucha tensión es contagiosa, y al lado del café había un conventillo repleto de inquilinos con vena atlética. Aunque medio aburridos, por la inactividad del desempleo. Changos llegados de extramuros casi todos, para buscar suerte en la Capital. La autónoma, que le dicen. Donde una sierva con cama adentro chapa siscientos mangos por mes, bulín y morfi. ¡La mosca loca, visto desde afuera! Y aunque muchos le den al diente sólo los días par, quien la pega aterriza en el primer mundo. Aclaremos lo dicho, así me entienden. La verdad de la milanesa cobrás un toco, pero los gustos son en dólares. Así que llegás al 30 más pelado que pollo al spiedo. Asunto de burro y zanahoria, pienso yo. Mas pese a todo, aquellos mártires ven en la Reina del Plata su tabla de salvación. Y se llenó, nomás. Gente del interior, bolitas, paraguas y guruyas, más que nada. Chilotes no podían faltar, y también vinieron un motón de rubios, procedentes del Brasil.
-¡Chau, macaco! -les dicen, por ganas de hinchar, nomás.
Y la respuesta es invariable:
-¡Eu te vou matar!
Lo cierto es que promediando el entrevero, todos habían tomado partido. El paisanaje oriental al lado de los porteños, para no cobrar por confusión. La escola do samba tuvo que abstenerse, incapaz de diferenciar entre lunfardo y chino. El resto, hizo causa común con los colegas de tierra adentro. Un duelo que prometía esparcimiento, pero cuando estaba en lo más lindo, cayó la Federal. Obra de algún tumbado, por no salir a mirar un cacho, antes de deschavarse via cable. Pero mejor apurar la crónica, porque cualquier cartón le intuye epílogo. Vista mesejante rosca, llegaron dos celulares, y un mionca cargado de botones. Quienes empezaron a garrotazo limpio, hasta imponer una versión local de la pax romana. Episodio que dejó vidrios rotos, chichones y desventuras. Pero… ¿qué vamos a hacerle, si la vida es así? De todas formas, lo anecdótico tuvo lugar media hora más tarde. Como estaban cerca de Retiro, aparecieron dos bichos de pilchas floreadas, que sacaban fotos para una agencia de Norteamérica. Hablaban en el cocoliche de ellos, meta hacer globos con la goma de mascar. La policía les demostraba deferencia, así que segurola hubo cometa. Y al ver el show, surgieron sentimientos de rechazo hacia el invasor cultural.
-¡Borráte, mamarracho! -dijo una vieja.
-¡Mate sí, whisky no! -hizo coro el soberano, olvidando diferencias de coloración.
Y no faltó un políglota, que gritara:
-Yankee, go home!
Con lo expuesto queda bien clara una cosa. Que aunque los latinos tengamos problemas de familia, frente al mundo late un solo corazón. Porque fuera del fóbal, mufas personales, conflictos fronterizos, la carrera armamentista, broncas de mil años y una puja comercial salvaje, hay lazos indelebles de fraternidad. Bien lo dice cerca del cielo, un monumento con que argentinos y chilenos disimulan sus ganas de reventarse mutuamente.
"TODO NOS UNE, NADA NOS SEPARA"
¡Otro ejemplo de a qué quedó reducido el sueño de Bolívar! Así cada republiqueta del subcontinente moreno, disfruta las puñetas de su provinciana identidad.


THE END                      

 

                                                    

Copyright: John Argerich, 2003
 john.argerich@telia.com 

All rights reserved.

La serie quincenal "El amasijo" se publica regularmente en veintidos medios, de siete países, existiendo una versión en idioma inglés.

 




* **  * * 

Curriculum vitae clic aquí





paginadigital
 paginadigital


    

  Imprimir  


paginadigital

 

 

_____________

Eventos & Actividades
_____________

Cursos &
Talleres

_____________

Cartelera
Cines, Teatro

_____________

Exposiciones
de Arte

_____________

Librería
paginadigital

clic aquí

(AUI) Premios Anuales de la Asociación

© Copyright 1999-2010 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  




|Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
 info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 20151, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados | Términos y condiciones

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller literario | Enlaces útiles