Versos del exilio (Donde se habla de escribir poesía, y saberla modernizar).- (Argentina) 15/6/04
Artículos

Notas relacionadas


Educación
Cartas de Navegantes
Tecnología
Teatro
Librería

El amasijo

VERSOS DEL EXILIO
(Donde se habla de escribir poesía, y saberla modernizar)

Por: John Argerich

  Imprimir  

El Chicho Carletti era un cofla medio pelado, hincha fanático de San Lorenzo. Pero ante todo poeta, desde pibe. A veces componía, otras recitaba, batiendo que tenía musa propia. Un hada buena, con largos cabellos rubios, y vestido de gasa. Que por esos extraños berretines, llamaba María Isabel.
-¡A ver, Isabelita…! -decía el héroe- ¡Inspiráme algún versito, che!
Entonces, como por arte de birlibirloque, sus labios llenábanse de rima. Cosas sin mucha profundidad, pero que siempre gustan en la sobremesa.

"En el cielo las estrellas"
-decía de niño-
"En el campo las espinas,
¡y en el medio de mi pecho,
la República Argentina!"

-¡Muy bien, Luisito! -exclamaba el papá, con facha de rana viejo.
Pasaron diez años, y al llegar la edad del acné, el pibe empezó a preocuparse por los grandes balurdos de nuestra época. Que son muy variados, aunque uno le traía pesadillas. La destrucción del medio ambiente, por nuestra iresponsable especie. En primer término que desaparecieran las avecillas silvestres para terminar en un plato de polenta. Pero el problema no es de hoy, así que para hacer justicia, su diatriba se convirtió en denuncia histórica. Que planteaba con versos inspirados, aunque al pasarse de vueltas, chingara la acentuación.

"En el tiempo de los apostóles
los hombres eran tan barbáros"
-escribió-
"¡que mataban los pajáros
arriba de los arbóles!"


Todo un alegato contra la depredación, sintetizado en cuatro líneas. Poema que se hizo muy popular. Y el éxito lo alentó a nuevas aventuras literarias. E Isabelita estaba orgullosa de su protegido, porque las buenas musas se toman a pecho el empleo.
-¡Muy bien, Luisito!
Una cosa trajo la otra, y como el pibe era derecho, llegado el momento optó por la zurda. De más está decir que al rato terminó en cafúa, como todo el mundo. De allí, derechito a Suecia. Y como llegado al exilio no tenía nada que hacer, siguió escribiendo.
-¡Casi un Bécquer! -decían los cumpas.
-¡Diez puntos! -exclamó el profe del campamento, que había aprendido la castiya en Gran Canaria.
Alentado por esas glorias, Carletti empezó entonces a participar en concursos literarios Pero unas veces por mala leche, otras de pura fiaca, jamás le mandaron siquiera acuse de recibo. De premios, minga. Así pasaron los pirulos, que mal manejados son fuente de frustración.
-¡Esto ocurre porque sos un tarúpido! -gritó a boca de jarro la jermu Irene- Escribí cosas más sexy, y con tarro chapás un toco.
La musa María Isabel se había cansado con tanto laburo al cuéte, y tampoco andaba con ganas de oír excusas. Especialmente con tanta jornada nocturna, sin aguinaldo, propinas, ni cobrar las horas extra.
-¡Vos naciste para cronista de fóbal, no poeta! -le chantó una vuelta en un ataque de mufa.
Y tras rumiarla un pomito, destapó la tremebunda.
"Conforme legislación vigente, preavísole indeclinable renuncia, efectividad 31 de julio. Colaciónese y andá por la sombra, che"
-¿Lo decís de propio cuore?
-¡Ponéle la millonaria, chauchón!
Chicho se quedaba sin musa a plazo fijo, así que los últimos días trabajó como un enano. Con insomnio porque era junio, y Febo asomaba a las tres de la mattina. ¡Así que andá a apoliyar tupido, si podés! De entonces son las perlas de su obra. Y como para muestra basta un botón, atajesén este tiro al arco:

"Tomando mi mano dijiste
¡no podré olvidarte!
Tus ojos lloraban con pena
mi propio dolor.
Tan sólo un instante quisiera
volver a escucharte…
¿Has visto qué silencio queda
después del amor?"


Un estilo inspirado en los clásicos, como evocando siglos de oro. Mandó su obra a todos lados, pero ni por joda le daban cinco de esférico. Y la musa estaba tan podrida, que llegado el día de rigor, cobró la quincena y se hizo humo.
-Chau.
Ningún otro discurso hubiera expresado mejor su mufa, tras años de laburo al dope. Entonces al Chicho le hizo crisis tanto bolonqui que tenía en la claraboya, y empezó a tirar su creatividad a la marchanta. Cosas sin rima, métrica ni contenido racional. Pura roña, un decir. Cosas que en la vida normal no habrían llegado al diskette.

Tus cabellos ondulados,
Dulcinea Fernández
de canción simbólica.
-escribió-
Un rosal en sombras,
¡vive Dios!
La sandía y el melón,
como dijo Dominguito,
son un sólo corazón.
Si te hace falta ocho al cubo,
no alcanzan setenta y dos.


-¡Vos estás mishígane! -dijo el tío Nicola, que algo de literatura pescaba- ¿Cómo vas a mandar mesejante escracho al concurso?
-¿Qué hago, entonces? Otra cosa no me sale -repuso, afligido, el Chicho.
Pero el tío tenía conocimiento, de piola viejo.
-Podrías mezclar un pomito el texto, así parece chamuyo astrato. Hoy gustan las cosas raras, y hay piedra libre, che. ¡Cuanto menos se entienda lo que escribís, más mejor!
Pensándolo bien, la idea no estaba orsái. Entonces agarró un papel y lo cortó en pedacitos. En cada uno escribió un cacho del poema, y en los que sobraban, alguna cosita más. Después los mezcló, para sacarlos a la buena del barba que rige la Creación. La obra fue tomando así diversos giros, hasta quedar finalmente convertida en una perla de la literatura moderna. No se entendía ni cinco, pero la gracia está ahí.

"Ondulados cabellos
de rosal simbólico"
-decía-
"Setenta y dos por ocho al cubo,
te alcanza melón sin flor.
Sandía como los dioses,
¡Dominguito, corazón!
Pero vaya por la sombra,
mi Dulcinea Fernández"


-¡Pobre pibe! -dijeron los grasas de la barra, compadecidos por la rayadura de ese valor- ¡Con un verso así te amasijan, che!
Pero en este mundo cane no todos la ven igual.
-¡Qué concetos tan profundos! -exclamaron los miembros del jurado.
Y con tales méritos, el Chicho Carletti hizo entrada al mundo de la literatura castellana en Suecia. Lo invitaron a Estocolmo, y le pusieron una medalla en la solapa. Y le dieron guita para que tirara manteca al techo. Eso sí, en virtud de merecimientos propios, no por olfa. Y sin ayuda de su musa, que lo largó en banda cuando más la necesitaba, como hacen las malas féminas. Yirando en el empedrado debía andar ahora la loca, porque las deudas de gratitud se pagan siempre. Como cuando le debés guita a la mafia. Fané, descangayada, y vestida de percal, capaz. .


THE END                      

 

                                                    

Copyright: John Argerich, 2003
 john.argerich@telia.com 

All rights reserved.

La serie quincenal "El amasijo" se publica regularmente en veintidos medios, de siete países, existiendo una versión en idioma inglés.

 




* **  * * 

Curriculum vitae clic aquí





paginadigital
 paginadigital


    

  Imprimir  


paginadigital

 

 

_____________

Eventos & Actividades
_____________

Cursos &
Talleres

_____________

Cartelera
Cines, Teatro

_____________

Exposiciones
de Arte

_____________

Librería
paginadigital

clic aquí

(AUI) Premios Anuales de la Asociación

© Copyright 1999-2010 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  




|Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
 info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 20151, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados | Términos y condiciones

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller literario | Enlaces útiles