paginadigital logo

Los huevos del destino, (Donde se habla de lo que pasa por ahorrar).- 1/2/05
 

 | LITERATURA | CONFERENCIAS |  EXPOSICIONES | 

 
 
   

Home

Colegios

Universidades

Guía Comercio

Industria

Clases

Cursos

Seminarios

Eventos

Arte

Exposiciones

Galería de Arte

Literatura

Textos

Cine

Teatro

Música

Música Clásica

Teatro

Cine, TV, Video

Noticias

Artículos

Museos

C. Culturales

Concursos

Carreras

Becas

Posgrados

Taller literario

Servicios de Internet

Solidaria

Profesionales

Librería

Lectura - Textos

Foro de discusión

Links

Mapa del sitio

El amasijo

LOS HUEVOS DEL DESTINO
(Donde se habla de lo que pasa por ahorrar)

Por: John Argerich


 


Los trovadores de antes aconsejaban esmerarse en el trato fino, así la hostilidad no hacía estragos. Porque entre nosotros la misma está siempre en acecho, y es como una bola de nieve. Empieza chiquitita, una monada de linda, y al final te aplasta. Pero con un poco de cancha es posible ampliar los márgenes de seguridad. Objetivo que sólo exige quedarse tranqui en el molde, sin victimizarnos con mucho esfuerzo intelectual.

"Las familias sean unidas,
que ésa es la ley primera."
-decía un gaucho sabio-
"Pues cuando adentro hay pelea,
se las comen los de ajuera..."

Palabra santa. Vea, si no, la tragedia que hubo en casa del Fito Bancalari, por vivir todos con la mostaza en el marote, meta camorrear.
-¡Me duele la panza, che...! -dijo ese valor, con cara de circunstancias.
-¿Otra vez quejándote?
-¡Ma sí, nena! Son los ravioles que hizo tu vieja, ayer.
-Con mi mamá no te metás, atorrante, que gracias a ella morfaste gratis durante cinco pirulos, cuando decías que estabas sin laburo, para vivir de arriba.
-¿Morfar, decís? Esos fueron niveles de supervivencia intestinal, apenas. Lastre de miseria, comida de chanchos, ¿capisci?
Ella lo miró de arriba a abajo en el más profundo silencio. Entrecerando los ojos, como pronóstico de tormenta a corto plazo.
-¡Andá a otro caño con tus pensamientos profundos, Fito! -dijo, dibujándose en su rostro una mueca de insuperable desprecio- ¡Andá a otro caño, andá!
Y sin más argumentos, la señora le arrojó con furia un huevo de bataraza que estaba por freir. Porque cuando se agarraba la bronca, echaba mano a cualquier cosa. Y el huevo, trazando una impecable trayectoria balística, hizo impacto contra la frente altanera del ofensor. Quien, presa de una onda expansiva amarilla y chirle, retrocedió confuso. Trastabillando, diríase, pero ya volaba otro envío, para ratificar su mala suerte. Había entrenado caminantes, y las suelas casi vírgenes patinaron en aquel enchastre. Durante partículas de segundo, vio todo turbio. Sobrevino luego un remolino, y al estrellarse de marote contra el suelo, hundióse en la más impenetrable oscuridad. Con los ojos inmóviles, como si lo hubiera chupado un agujero negro.
-¡Ay, se me murió el Fitito! -lloraba, desconsolada doña Carolina, en medio de una crisis nerviosa- ¡Mi único amor...!
Por suerte, la oyó la vecina del 4º. "B", que vino corriendo en batón, con las chuzas en la cara, para ver lo que ocurría. Parte por solidaridad, es bien cierto, pero también como antídoto contra el aburrimiento. Pues era esposa de un pescador, que cuando salía a navegar podía pasarse semanas enteras dedicado al oficio, o por lo menos así informaba en casa. Más sola que hongo de azotea, la pobrecita.
-¡Tranquila, señora! -dijo, atraída por los gritos -Enfrente vive un correntino, con fama de manosanta. ¿Lo llamamos?
-Toda ayuda es buena, en los momentos de prueba...
Al instante hacía entrada aquél. Un gordito de ojos saltones, llamado Plácido Arata Zimbelkrewiectz. Auténtico exponente del desprejuicio genético que caracteriza a la mesopotamia argentina.
-¡Güenas, chamiga! -susurró- ¿Ande tenés guardáu el fiambre?
-¡No sea fúlmine, por Dios! -dijo la vecina, con ademán de espanto, mientras se persignaba tres veces.
-¡Un decir, nomás! -repuso el hombre- Pero no se asuste, que cuando uno piensa mal, las sorpresas salen bien.
-¡Cuánta sabiduría, la de este elegido! -pensó doña Carolina, ávida siempre por detectar señales del más allá- ¿Y cómo hacemos para recuperarlo al pobrecito, ahora?
-Muy fácil. Lavado e'trompa con té de boldo, y un sapo verde cortáu al medio sobre el gañote, chei.
-Difícil conseguir esos ingredientes en Suecia, ¿no?
-También camina una invocación a la Difunta Correa, que es figura internacional. Pero como todos los santos cuando se ponen de moda, ésta se ha vuelto medio exigente. El trámite sale mil coronas, que yo dejo al sereno dentro de un poncho, hasta el día siguiente. Si desaparecen, la difuntita cobró, y el paciente está curáu.
-¡Es mucha plata...! ¿Acepta cheques voladores, también?
El hombre hizo un gesto de disgusto.
-La ley de Dios los prohíbe -dijo- porque hacen caer en la tentación que los expertos llaman "fondos insuficientes acreditados en cuenta", señora.
-¿Pagarés, entonces?
Don Plácido puso los ojos en blanco, sin contestar, aunque su negativa era obvia. ¡Vaya problema! Pero justito entonces, llegó un par de descreídos, y rompiendo el misticismo de las negociaciones, llamaron al hospital.
-Oiga, acá tengo un fulano en cortocircuito. ¿Me manda una ambulancia, che?
-¿Hay mosca para honorarios, impuesto al valor agregado, y tarifa kilométrica?
-Si no es mucho...
-Cuatrocientas rupias, por parte baja. Pero como estamos trabajando a reglamento, hay que adornar al chófer, así va rápido.
Doña Carolina estaba escuchando, y su piedad hizo crisis.
-Sale más barato que el correntino... -pensó, en voz alta.
Llegados a este punto, recordaremos un dicho popular: "En todas partes se cuecen habas". Y por miedo al offside, Arata recurrió a un ardid tan antiguo como el comercio.
-Esta semana también tengo santos con oferta a mitad de precio... -dijo.
Pero ya era tarde, porque las fuerzas del mercado son más rápidas que la liturgia. Poco después, Fito Bancalari viajaba rumbo al nosocomio. Una estructura imponente, con varias entradas de vehículos.
-Ha sido un desmayo largo. ¿Qué le pasó al coso éste? -preguntaron los tripulantes del bólido, al partir.
-Tuvo un shock, por impacto facial con rotura de huevos.
Y la ambulancia se perdió en la noche, como una exhalación.
"¡Pobre diablo!", pensaba el chófer.
-¿A dónde vamos?
-Huevos rotos, nos dijo la señora -contestó el acompañante- Sexología es portón 26.
Cuando la ambulancia se detuvo, dos ursos de guardapolvos blancos sacaron en vilo al paciente. Y sin perder preciosos segundos, fue puesto bajo los reflectores de un quirófano ultramoderno. El equipo médico esperaba ansioso, mientras las secretarias apretaban botones de consolas electrónicas con eficiencia sueca.
-Cuatro, tres, dos, uno... ¡empiecen!
-¡Qué organización! -dijo un cirujano medio morochón que hacía prácticas para regresar a su país con gloria de especialista.
-¡Basta de charla! -repuso una colega- Actualicemos pronto los registros, para ahorrarle gastos a la Municipalidad.
-Hace cinco años había tantos controles, que esta tarea tomaba varios días.
-Las cosas han cambiado, ¿corrigieron el nombre, ya?
-De eso se ocupan las computadoras.
A los pocos segundos, la noticia era instrumento público, debidamente registrado en el Registro de Población, la Dirección Impositiva, y el Banco del Kattegatt. Tejemanejes del destino, por los cuales un malevo de Villa Urquiza mutó personalidad. ¡Pero viera Vd. qué linda estaba, luego de crecerle el pelo y hacerse la croquiñol!
-¿Va sola, churro? -le decían los muchachos al verla pasar.
He aquí otro percance originado por la presión presupuestaria. Trabajar de atropellada, como quien dice. Porque al Fito Bancalari nadie le preguntó si estaba de acuerdo. Lo intuyeron, nomás, porque tenía puesta una camisa rosada. Y como rara vez hay dos sin tres, el incidente se discutió muchísimo. Era mejor prevenir que curar, así que alguien puso un cartel en la puerta del hospital junto al juramento hipocrático:
"Después del alta, no se admiten reclamos."

 

THE END 

 

 

Copyright: John Argerich, 2003 

All rights reserved.

La serie quincenal "El amasijo" se publica regularmente en treinta medios, de nueve países, existiendo una versión en idioma inglés.

 




* **  * * 

Curriculum vitae clic aquí

 

paginadigital

Ir al principio,
Noticias, opinión, política, derechos humanos, movimientos sociales, informes, latinoamerica
 
 
 
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>

La historia del pueblo judío Un unico Dios La historia del pueblo judío. El motivo de ser del pueblo elegido.
La tarea trascendental del pueblo elegido. Las políticas de la Iglesia Católica. El fin del politeísmo.
El hilo conductor jamás revelado de uno de los libros más leídos y tal vez  menos comprendidos:
La Biblia.
BAJE EL LIBRO SIN COSTO
<h1>Taller literario</h1>
 

Diseño web
Optimización y posicionamiento

Clic Aquí

  Notas & Artículos
Educación
Noticias & Opiniones
Cartas de navegantes (opiniones)
El amasijo
Charlas sobre Arte
Entrevistas a artistas plásticos
Tecnología y ciencia
Teatro
Lectura y Textos
Artículos y boletines literarios
Temas varios
Entrevistas
Chistes
Columnas para sonreír
Reflexión
Biografías



historia del pueblo elegido
fotos digitales precios
sacrificar gato
historia del pueblo elegido
mantenimiento de media potencia
libros para apple
book free download scientific creationism
el genesis y la ciencia
la biblia
venta de gruas
Racks autoapilabes
colegio de traductores de zona norte
Motosierras y generadores
jubilacion y pension
libros en pdf
CTP Computer to plate
abogados de sucesiones
eutanasia de perros y gatos a domicilio
abogados de derecho ambiental
genesis and science
colegio de traductores de san isidro
el genesis y el big bang
cursos de autocuracion y rejuvenecimiento
muebles de cocina
libros biblicos
Acidos, Fosfatos
la creacion
Optimización web
importador de relojes
Guantes de latex
 

© Copyright 1999-2010 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  




|Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
 info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 20151, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados | Términos y condiciones

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller literario | Enlaces útiles