Otra vez Buenos Aires, (Donde se habla de experiencias con dispar valoración), Por: John Argerich.- 17/1/04
Artículos

Notas relacionadas


Educación
Cartas de Navegantes
Tecnología
Teatro
Librería

El amasijo

OTRA VEZ BUENOS AIRES
(Donde se habla de experiencias con dispar valoración)

Por: John Argerich

  Imprimir  

El tiempo es agua entre las manos, y lo que hasta ayer era un proyecto largamente alentado, pasó como un torbellino. ¡Otra vez Buenos Aires!, como dice el gotán. ¡Y qué sorpresa! Al llegar yo esperaba encontrar el caos, pero hallé una megaciudad deslumbrante. Con un frente de rascacielos nuevecitos, que sólo puede compararse a Nueva York. Con todos los índices económicos apuntando hacia arriba. Con un gobierno que muestra el 82% de consenso. Con una gente bárbara, con un morfichupi espectacular. El desempleo cayó al nivel de los países mediterráneos, y emigrar ha dejado de ser una opción. Hay muchos pobres, es bien cierto, pero no todos son cartoneros, porque en mi tierra existen formas insólitas de ganarse el pan. O una birra, que para el caso daría igual.
Cierta vuelta yo estaba repiola en La Biela, bajándome un limoncello bien frappé, cuando aparecieron dos figuras insólitas. Medio rubiones, gorditos, y con dientes enormes. Después supe que eran los hermanitos Salomón, recién llegados al país tras largo periplo indocumentado por el viejo mundo. A lo cual agregaremos que, conociéndolos, no llama la atención su fracaso en París. Pero tenían una labia mortíferea, capaz de persuadir a su embajada de que repatriarlos fuera un logro nacional. Y vestidos en forma casi idéntica, dialogaban con grandes ademanes, aptos para despertar intriga. De pronto aportaron unos turistas, con ganas de conocer mejor el país. Y como el show era gratis, se acercaron para observar.
-¡Dos cervezas adornadas con pizza a la muzzarella, honorable barman! -pidió uno.
Escuchaban atentamente, pero habiendo estudiado la castilla en los claustros de Seúl, no les resultaba fácil entender esa catarata verbal. Más que nada, por el habla arrevesada que tenemos los porteños. Aunque perseverando, aquellas palabras revelarían un extraño intercambio cultural.
-¿A dónde vas? -dijo uno de los hermanitos Salomón.
-Al cine -repuso el otro, muy serio.
-¿Y qué vas a ver?
-Esa película vieja, ¿te acordás?. "Quo vadis".
-¿Y qué quiere decir "Quo vadis"?
-¿A dónde vas?
-Al cine.
-¿Y qué vas a ver?
-Esa película vieja, ¿te acordás?. "Quo vadis".
-¿Y qué quere decir "Quo vadis"?
-¿A dónde vas?
-Al cine.
-¿Y qué vas a ver?
-Esa película vieja, ¿te acordás? "Quo vadis"
-¿Y qué…
-¡Basta! -gritó el coreano, enfurecido con tanta estupidez.
-Querés que te cuente el cuento de la buena pipa -repuso uno de ellos, sin inmutarse.
-Okey, así cambiáis de tema.
-Yo no dije que me dijeras "Okey, así cambiáis de tema". Yo dije "Querés que te cuente el cuento de la buena pipa".
-Sí.
-Yo no dije que me dijeras "Sí". Yo dije "Querés que te cuente el cuento de la buena pipa".
-No.
-Yo no dije que me dijeras "No". Yo dije "Querés que te cuente el cuento de la buena pipa"
-¡Te consuma el fuego eterno, grandísimo idiota!
-Yo no dije…
Los turistas se pusieron de pie, haciendo un corte manga para ratificar su desdén. Después salieron rumbo a la Recoleta. Menos mal, porque aquel diálogo amenazaba convertirdse en pura acción.
-¡Otra pizza con cerveza gratis!- dijo Jaimito Salomón.
-Los bagres pican siempre -respondió Daniel.
Pero para moverse, también hacía falta algo de efectivo. Entonces se ubicaron en la mesa frente al teléfono público, lugar de privilegio para quienes tienen iniciativa comercial. Y pusieron un cartel bien visible, apoyado contra un despertador.
"Adivinanzas, un peso, pago anticipado".
Al ratito, aportaba el primer punto. Frente a él se sentaban los consultores. Acertando, la visita salía gratis, pero en caso contrario ¡Adiós, mi plata! Salvo que el incauto optara por resarcirse luego a expensas de familaires y conocidos. Un medio de vida que puede parecer insólito, pero allá nada llama la atención, como lo demuestra el siguiente repertorio, que no perdió veneno a pesar de los años.
-¿En qué se parece un elefante a una cama?
-¡Vaya pregunta difícil!
-¡Piénsalo bien, Martín! -decía la esposa.
-Pues usted verá…
"¡RIIIIING…!", sonaba la máquina infernal.
-Pasaron los tres minutos. ¿Sabe o no?
-No.
-La respuesta cae por su propio peso, señor. El elefante es paquidermo, y la cama paqueduermas.
-¡Me estafaste, charlatán!
-Pase el próximo…
-Aquí tiene los honrarios, como dice el cartel.
-Muy bien, a ver si me explica entonces qué diferencia hay entre un automóvil deportivo y la Pirámide de Mayo. ¡Rapidito, por favor, que hay cola!
-¡Ay, qué difícil…!
-¿Contesta, o no?
-A ver, a ver…
"RIIIIING…!"
-¿No sabe?
-No.
-¡Entonces tenga cuidado, para que cuando vaya a comprar un auto deportivo, no le vendan la Pirámide de Mayo!
-¡Te mato, che…!
Las miradas del público eran amenazantes, y cuando hizo aparición un cana para lastrar gratis, como es costumbre, la prudencia aconsejó tomarse el pire. Así que con veinte mangos de ganancia, los hermanitos Salomón se mudaron a un cafetín del once, frente al diario Di Presse. Esta vez con un cartel distinto: "Corrija sus defectos de pronunciación". El servicio consistía en formular algunas preguntas, para ver si los clientes lograban expresarse correctamente en idioma nacional. El asedio duraba tres minutos, premiándose con un arenque ahumado a quien saliera triunfador. Pero cada metida de pata costaba un peso, terminando el show, sin más trámite. Y conocedores del medio, los rufianes siempre llevaban en la manga una palabrita clave.
-¡Pase el primero, y diga "nueve"!
-Noive.
-¡Perdió, señor! Se dice "nu-e-ve". Abone un pesito, y pruebe otra vez.
-Nu…e…ve.
-Muy bien, pero ¿qué lleva en esa caja?
La concurrencia estaba sorprendida, por el vuelco insólito que parecía tomar ese interrogatorio.
-¡Contéstale que pierdes plata, Moisés!
Y la víctima miró dentro de la bolsa de mercado, olvidando las trampas del juego. Para responder con ingenua honestidad:
-Un kilo de goivos, señor.
-¡Perdiste, che!
Así fue como Jaimito y Daniel acabaron convirtiéndose en paladines de la cultura nacional. Y puestos alguna vez en el brete, se encogían de hombros. Mas no como acto de contricción, que ese ritual era ajeno a sus valores. Sino para entonar un tangazo de antes.
-Si agarrás al inventor del laburo, lo fajás...

¡Feliz 2004, mis queridos lectores!... ¡Y que sus sueños secretos se hagan realidad!


THE END                      

                                                    

Copyright: John Argerich, 2003
 john.argerich@telia.com 

All rights reserved.

La serie quincenal "El amasijo" se publica regularmente en veintidos medios, de siete países, existiendo una versión en idioma inglés.

 




* **  * * 

Curriculum vitae clic aquí





paginadigital
 paginadigital


    

  Imprimir  


paginadigital

 

 

_____________

Eventos & Actividades
_____________

Cursos &
Talleres

_____________

Cartelera
Cines, Teatro

_____________

Exposiciones
de Arte

_____________

Librería
paginadigital

clic aquí

(AUI) Premios Anuales de la Asociación

© Copyright 1999-2010 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  




|Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
 info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 20151, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados | Términos y condiciones

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller literario | Enlaces útiles