paginadigital logo

LE DECIAN JUANCITO. (Donde se habla de gauchos, suecas, cocoliches, y reasumir su identidad).- 29/11/04
 

 | LITERATURA | CONFERENCIAS |  EXPOSICIONES | 

 
 
   

Home

Colegios

Universidades

Guía Comercio

Industria

Clases

Cursos

Seminarios

Eventos

Arte

Exposiciones

Galería de Arte

Literatura

Textos

Cine

Teatro

Música

Música Clásica

Teatro

Cine, TV, Video

Noticias

Artículos

Museos

C. Culturales

Concursos

Carreras

Becas

Posgrados

Taller literario

Servicios de Internet

Solidaria

Profesionales

Librería

Lectura - Textos

Foro de discusión

Links

Mapa del sitio

El amasijo

LE DECIAN JUANCITO
(Donde se habla de gauchos, suecas, cocoliches, y reasumir su identidad)

Por: John Argerich


 


-¡El patronímico es cosa seria, che! -dijo el Juan, con su seguridad habitual- Y quien no esté en la precisa, escuche lo que me pasó a mí.
Una historia casi increíble, contándola en Malmo muchos años después. Pero la Argentina de hace medio siglo era otro mundo. Y ocurrían allí cosas insólitas. Un país en pleno estremecimiento migratorio, apenas terminada la segunda guerra mundial. Porque los barcos llegaban repletos de gente. Y entre los recién llegados a Puerto Nuevo estaba el matrimonio compuesto por Benvenuto y Maddalena Gargiulo, progenitores de aquel valor. ¡Doble carambola hicieron! Primero huir de un mundo en ruinas, llegando a nuevas tierras. Pues vista la congénita mufa europea, cualquier día se armaba otra rosqueta. Pero, más que nada, el destino los favoreció dándoles un hijo macho. Ansiado tras años de parir hembras, que en Nápoles se decía "malparire", porque son caras. Y difíciles de casar.
-¿E tutto questo vigore sará la carne argentina, paesano? -le decían maliciosos, sus amigos del café.
Mas él los dejaba haciendo la plancha, tras feroz corte de manga. Y se iba con risita sobradora, silbando por no llorar.
-¿Cómo se va a llamar el pibe? -dijo un pinche del Registro Civil.
Y Benvenuto estaba aprendiendo castellano en la calle. Visto lo cual, contestó como pudo.
-Propiamente iguale que uno servitore, contento di tanta felicitá...
-¡Responda pronto, que hay cola! ¿Nombre asignado al menor?
Gargiulo se puso nervioso, circunstancia que endurece la expresión.
-Bienvenito... ¡caraco!
-¿Bienvenido Carajo? El último no es nombre del santoral -dijo aquel burócrata.
Y la jefa tampoco quiso saber nada.
-Interponga un recurso contencioso administrativo, si desea impugnar la resolución, señor.
El italiano estaba confundido con tanto trámite, y apenas entendía la verborragia oficial. Pero para mostrar quien es quien, sacó un billete de cien. Que entonces les decían "canarios", y eran suficientes para romper cualquier escrúpulo técnico. O sea que una buena cometa mueve la cordillera de los Andes, che. Y el patronímico finalmente hizo debut. Pero don Benvenuto Gargiulo no pensó nunca que para evitar confusiones, al pibe iban a llamarlo por su segundo nombre de pila.
-¡Aprendé a sumar, Carajo! -le decían en el boliche del viejo cuando cobraba de más, un evento suficientemente repetitivo como para que se acostumbrara al nombre..
-¡Garpá esta vuelta, Carajo! -lo cargaban en el bar.
Y él ya estaba harto de que los extraños pararan la oreja, riéndose de perfil. Un pebete tranqui con buenos modales. Pero cuando lo increpó Sarita, sus neuronas hicieron crisis.
-Estoy cada vez más panzona...¡Tenemos que casarnos pronto, Carajo!
-Decilo con modales, que no te cuesta nada...
-¡Qué modales ni modales! ¡Te rajás por la tangente, porque sos un desgraciado, como todos los hombres, che!
Aquel romance casi termina allí. Pero en momentos así, siempre hay algún amigo que se analiza, dispuesto a aconsejar. Porque, como bien sabemos, en el Río de la Plata existen más psicólogos que lecheros. Quienes también morfan tres veces diarias.
-Pensá en un apodo piola, como gratificación compensatoria, hermano... ¡Por ejemplo, B.C.! -dijo un vecino que era hincha de Independiente.
-Vía, farabuti... ¡Que eso parece de serie venezolana!
-Algo folklórico, entonces...
Le habían tocado la vena patriótica, siempre intensa en los nativos de primera generación.
-Pancho, como el del tango, amigo de Balmaceda...
-¡Ojo, que también están Pancho Villa y Pancho López, y de centauros pampeanos, no tenían un belín.
-Eso es muy cierto. ¿Qué te parece Juan, como el primer trabajador?
-¡Sos un sabio, che...!
Mesejante nomenclatura cayó bien entre amigos y conocidos. Porque corrían los años 70, en plena revalorización de la identidad nacional. Y aquel porteño de fibra itálica se puso a leer Martín Fierro, para reforzar su léxico con alguna expresión telúrica.
-¡Pronto! ¿Parlo con la casa dal signore Gargiulo?
-¡Güenas y santas, chei!
-Scusa, debo haberme trabucato al marcare lo número...
Pero fuera de algún traspié, la vida era mucho más amena llamándose Juan que Bienvenido Carajo. Y tras llenar los formularios de estilo, dicha gracia quedó inscripta para siempre en el Registro Nacional. Porque con la modernización de nuestras instituciones, hoy cualquiera se cambia de nombre sin problema. Y si quiere, lo inventa. ¿No ha visto acaso el lector que en Buenos Aires no quedan más Gumersindas, Pancracias ni Domitilas, llamándose todo el minaje Mónica, Karina y María José? Por algo será. Hecho que se reflejaría en la diáspora, cuando los salvadores de la patria se pusieron pesados. Sin que Suecia fuera excepción por estar tan lejos. Sea como fuere, luego de obtenido el cambio, correspondía ratificarlo con pautas culturales.
-¡Me haré experto en literatura gauchesca! -dijo Juancito, al incorporarse a la sociedad escandinava.
Y empezó un curso que brindaba la universidad de Lund. Donde su primer tarea fue escribir sobre José Hernández. ¡Esa era la oportunidad de consagrarse! El pibe sabía italiano, y se iba a anotar flor de porotazo haciendo una versión trilingüe. ¡Martín Fierro en sueco, español y lengua toscana, para universalizar su gloria! Por suerte, con la primera parte lo ayudaba un budín llamado Kerstin, que conoció en el ómnibus. Impactándolo aquellos versos encendidos, que dan comienzo al poema:

"Aquí me pongo a cantar,
al compás de la vigüela..."

Algo tan nuestro, que debió pensarlo muchas veces. Pero por fin se inspiraron sus musas, y el verbo itálico fue traducción.

"Qui mi metto a cantare,
pizzigando la mandolla..."
-decían sus primeras estrofas, rebosando inspiración.

El profesor era un vikingo llamado Johansson, que sólo conocía las pampas por referencias. Y le puso diez puntos, impresionadísimo con tan proficua labor. Después hubo que leer el ensayo en público. Pero allí estaban los paisanos, tan púas como es normal.
-Eso parece joda... ¡Metiste las de andar, carajo! -gritaron a coro cuatro atorrantes, mientras se revolcaban de risa.
Juancito los miró y tuvo una sensación extraña. ¡Carajo...! Como volver al ayer, volver al barrio. Por eso no sintió rabia. ¡Es tan difícil borrar la emotividad que tiene un nombre, como destruir de un plumazo su pasado! Y aquél regresa en los momentos más imprevistos, renaciendo de cenizas, cual si fuera el ave Fénix. Una sombra acechante, como espada de Damocles suspendida sobre el coco. Dispuesta a hundirnos sin preaviso en lo profundo de la propia identidad. Lo cual no es descubrir nada nuevo, porque hace rato el poeta batió la justa como verdad de a kilo.

"Aunque la mona se vista de seda,
-dijo-
¡mona se queda, che!"

¿Tenía razón, o no?.
 

THE END 

 

 

Copyright: John Argerich, 2003 

All rights reserved.

La serie quincenal "El amasijo" se publica regularmente en veintidós medios, de siete países, existiendo una versión en idioma inglés.

 




* **  * * 

Curriculum vitae clic aquí

 

paginadigital


Ir al principio,
Noticias, opinión, política, derechos humanos, movimientos sociales, informes, latinoamerica
 
 
 
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>
<h1>Diseño de sitios web</h1>

La explicacion del Genesis Un unico Dios El Génesis al fin resuelto. La explicación científica del relato bíblico de la Creación. Del texto poético a la comparación astronómica. ¿De que hablan los dos relatos de la Creación de La Biblia? En el relato existe un observador, quién narra lo que observa. Y una ubicación muy precisa desde donde observa.
BAJE EL LIBRO SIN COSTO
<h1>Taller literario</h1>
 

Diseño web
Optimización y posicionamiento

Clic Aquí

  Notas & Artículos
Educación
Noticias & Opiniones
Cartas de navegantes (opiniones)
El amasijo
Charlas sobre Arte
Entrevistas a artistas plásticos
Tecnología y ciencia
Teatro
Lectura y Textos
Artículos y boletines literarios
Temas varios
Entrevistas
Chistes
Columnas para sonreír
Reflexión
Biografías



alberto canen
Bombas de vacio
eutanasia de mascotas
gestor para jubilaciones y pensiones
film de pvc
noticias de politica
soldadura de fundicion
alquiler de escenarios con areas de trabajo
alquiler de escenarios en buenos aires
City tours buenos aires
libros para apple
fabrica de motores para refrigeracion
mudanza de oficinas
reactores industriales
Inyeccion en poliuretano
intelligent design bible
Acidos fosforicos
La genesi La Bibbia
Fabrica de remeras publicitarias
paisajismo capital
eutanasia de animales
Racks y estanterias metalicas
Lifting Botox, lipoaspiracion
cursos de masaje chino tuei na
clases de ingles acelerado
cabañas en san rafael mendoza
alquiler de escenarios con respaldo
abogados de reajustes de jubilaciones
sacrificar gato
kindle biblia
 

© Copyright 1999-2010 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  




|Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
 info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 20151, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados | Términos y condiciones

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller literario | Enlaces útiles