El Jilguero 29/5/02 - (Argentina) /2002

Imprimir  

El sentido de la vida


Ya pasaron casi cinco meses desde que asumió como presidente el doctor Duhalde. Tiempo suficiente para especular sobre dónde estamos parados y hacia dónde vamos.
Se nos ocurre la idea del vaso con líquido por la mitad, la prueba más común para saber si somos pesimistas u optimistas. Algunos ven el vaso medio vacío, otros medio lleno.
Hubo un tiempo en que el vaso estaba por la mitad. Pero un día (¿El Rodrigazo de 1975? ¿El golpe de Estado de 1976? ¿La hiperinflación que culminó en la salida apresurada de Alfonsín? ¿El fin de las inversiones extranjeras durante el gobierno de Menem? ¿El día del corralito? ¿La brutal devaluación sin amortiguadores?), hoy por ejemplo, comprobamos que el vaso no tiene líquido. Y que, al parecer, se afanaron el vaso.
El sueño terminó, la burbuja se pinchó, el espejismo de estos últimos años nos encuentra en un desierto, sin vaso y sin agua.
Todavía podemos caer más bajo, pero también podemos iniciar una lenta y dolorosa recuperación, que llevará varios años hasta que la realidad argentina empiece a darnos alegrías.
Si durante la ignominiosa dictadura de Videla la situación era intolerable, al menos se moría y/o cagaba de hambre menos gente; y quedaba la lucha y la esperanza que con un nuevo gobierno las cosas cambiaran drásticamente, para bien.
Hoy no parece que a mediano plazo un cambio de gobierno mejore drásticamente, para bien, la situación de la inmensa pauperizada población de la Argentina.
Dos caras tiene la moneda. Una aparenta fea, la otra horrible.
Todo está por reconstruir. Desde nuestra novedosa realidad "latinoamericana", esforzándonos por obtener pequeños logros. Pero buscando desesperadamente encontrar el rumbo.
Buscando el vaso, buscando una buena bebida, de ésas que dan sentido a la vida.
El sentido de la vida. Esa es la cuestión. Aunque en realidad es el título de una muy divertida película con el grupo inglés Monty Phyton, que si tiene oportunidad le recomendamos alquilar en su videoclub amigo.


Historias de la televisión argentina

I

Las primeras estrellas:
locutores y animadores

En nuestro afán de reconstruir lo reconstruible, iniciamos una nueva sección:
"Historias de la televisión argentina", quizás un espejo (o una pantalla)
donde se reflejen algunas cosas de interés.
Textos escritos especialmente para este boletín
(que no serán buenos pero al menos son nuevos)


¿Actores? ¿Libretistas? ¿Directores? ¿Músicos? ¿Modistas? ¿Ecónomas? No, las primeras estrellas de la televisión argentina, las figuras más populares de los primeros tiempos (iniciados el 17 de octubre de 1951 con la primera transmisión en la Argentina), los salarios más altos, quienes mayor cantidad de autógrafos firmaban, fueron gente hasta entonces de rostro desconocido: los locutores y animadores.
Guillermo Brizuela Méndez, Adolfo Salinas, Nelly Prince, Juan José Piñeyro, Carlos Ginés, Nelly Trenti, son hoy nombres recordados para algunos, difusos en la memoria para muchos y casi desconocidos para la inmensa mayoría.
La primera camada de locutores provenía de Radio Belgrano. De allí surgieron Isabel Marconi, Adolfo Salinas y Jaime Mas, los primeros locutores de LR3 Televisión Radio Belgrano. Daniel Alfonso Luro, poseedor del carnet número uno de la Sociedad de Locutores fue el primero en leer un informativo. Y Juan José Piñeyro, el 4 de noviembre de 1951, hizo la locución del primer aviso, de la tradicional tienda Gath & Chaves, de la porteña calle Cangallo; acto seguido el alma mater de la televisión argentina, don Jaime Yankelevich dio la bienvenida al nuevo medio (y a un nuevo negocio en la era de las comunicaciones) y se armó un bailongo.
¿Cuáles eran las tareas de los locutores? Centralmente dos: animar programas o hacer las presentaciones de las figuras y fundamentalmente (antes del video tape) pasar avisos de las marcas comerciales que apostaron (y encontraron buen eco para las ventas) al nuevo medio.
Un breve repaso por los principales locutores de los años cincuenta.
ADOLFO SALINAS nació en 1926, por una apuesta se presentó a Radio Belgrano pidiendo que lo contraten como locutor. Empezó en el noticioso de las 6 de la mañana. Fue la figura joven y elegante (un verdadero "winner" de su época) de esos primeros años, especialista en avisos de jerarquizadas marcas. Fue el primero en grabar un videotape (sin suponer que el adelanto técnico significaría la ruina de la profesión). Condujo durante varios años en radio el célebre "Música con Ton Son y Williams". Murió hace unos pocos años, casi absolutamente olvidado. Obtuvo el primer Martín Fierro, el de 1959, otorgado a la labor de conducción.
Otro de los pioneros fue el célebre actor JUAN CARLOS THORRY, simplemente consignemos que en 1951 condujo "Gran revista de los entretenimientos". También "chansonnier" (y otro verdadero ganador durante toda su vida) no se conoce demasiado de su labor como conductor (no presentaba avisos): entre 1954 y 1955 condujo "Crucigramas musicales", en 1955 "Hágase entender", en 1961 junto con la temporada inicial de su megaéxito "Doctor Cándido Pérez señoras" acometió con "Hágase entender". En 1963 condujo la temporada de "Casino Philips" y la "Trasnoche 13". Miembro fundador de la Sociedad Argentina de Locutores retomó la tarea en 1969 con "El mejor gana un millón" y "Viaje gratis con Credibono". Y de ese mismo año hasta 1972, además de la temporada 1975, el clásico "Grandes valores del tango". Le quedó tiempo para un par de programas más: "Un segundo vale plata" (1970) y "Las letras pesan" (1971).
El animador por antonomasia de desfiles de modas fue el galaico FEDERICO, que en el año inicial condujo el entretenimiento "Complételo usted". Federico Inglés Pérez, para todos "el Inglés Pérez" comenzó como periodista en 1926 en el periódico "El heraldo gallego". Comenzó como locutor en fiestas provinciales, como la de la vendimia o la del trigo. En 1949 hizo su primera locución para un desfile de modas, en el Hotel Provincial de Mar del Plata. Trabajó durante muchos años con Jean Cartier en "El arte de la elegancia", y condujo un programa propio de modas en 1957 y en 1959 "La Facultad del Disco". Sobrio, distinguido, bonachón, a partir de su ingreso a la televisión se lo conoció como "el tío Federico".
El expansivo CARLOS GINES (otro hombre ganador con las mujeres, al parecer constante de la profesión) tenía una exitosa carrera en radio y cine; en 1951 condujo "Señora, sea práctica", ciclo que continuó durante 1952. Comenzó en 1932 en Radio Cultura, sus dos ciclos más exitosos en el medio radial fueron "Levántese contento" y "El trencito de Ginés" (de preguntas y respuestas). Realizó durante tres días un programa experimental en circuito cerrado de televisión, desde el Alvear Palace Hotel. Fue el animador del "pum para arriba" de su época. Algunos de sus trabajos, muchas veces acompañado por su esposa y colega Virginia de la Cruz: "Hágalo en un minuto" (1952), "Juguemos al oficio mudo", "Puede sucederle a usted", "Usted puede triunfar" (las tres de 1954), "Cuide su negocio" (1955), "Llévese todo" (1957), "Escuela para casados" (1958), "A las 13 en el 13" y "Variedades Odol 1960" (ambas obviamente de 1960). Murió en 1965, pero su estilo, adaptado a las nuevas épocas, todavía perdura. Ganó el Martín Fierro 1960 en el rubro animación.
Mientras trabajaba en Radio Belgrano GUILLERMO BRIZUELA MENDEZ cometió un error que le cambiaría la vida. Cartero, empleado del Sanatorio Marítimo, este marplatense se inició como locutor en 1948 en LV9 Radio Mar del Plata y trabajaba en la radio porteña desde 1950. En el edificio de Belgrano sobraban puertas (una obsesión de Jaime Yankelevich), Brizuela abrió una equivocada y se encontró delante de cámaras. Hizo chistes durante varios minutos (una especie de número vivo catódico) y nunca quebró su romance con el medio. Aunque no tenía demasiada pinta ni su dicción fuera la mejor, compensaba con creces con su simpatía y don de improvisación. Fue el locutor de avisos más popular de su época, y también participó como actor, locutor y lo que manden hacer durante veinticinco años ininterrumpidos. Un breve pantallazo de sus participaciones: el show musical "Melody Bar" (1951/52), la conducción de "¿Y usted, qué sabe hacer? (1952), "Ritmo y melodía" (1953), el más exitoso musical de la época ("Tropicana Club", 1953/54), varias temporadas de "La familia Gesa se divierte", "Nelly y el Negro" con su entrañable colega Nelly Prince, el primer circo exitoso en la televisión ("Ahí viene el circo", también con Prince durante 1960/61), siete exitosas temporadas del "ómnibus" de los domingos "La feria de la alegría" (1962/68), culminando en 1992, ya como actor en "La familia Benvenuto".
¿Quiere usted violencia contenida? La encontró (si lo vio en 1952) en "No se queme, señor", palabras cruzadas conducidas por JUAN JOSE PIÑEYRO. Se prendía un fósforo y antes de que quemara los dedos del participante, debía responder correctamente. Nacido en el porteño barrio de Flores en 1910, fue fundador de la Sociedad Argentina de Locutores, entidad que presidió durante seis años. A los 15 años ganó un concurso de locutores de Radio La Nación. Siguió en Stentor, donde creó "La buhardilla bohemia", que pasó en 1936 a la prestigiosa El Mundo. Sobrio, de voz grave, paternal, trabajó en Uruguay, Chile, Perú, Venezuela, Ecuador y México, intervino en varias películas entre 1937 y 1946 y su muerte, ocurrida en 1959, causó congoja popular.
Nélida Isabel Souto, para todos NELLY PRINCE, Martín Fierro 1961 por animación femenina, comenzó en la Pandilla Marylín a los ocho años de edad, con compañeros de la talla de Raúl Rossi y Beatriz Taibo. Como niña participó en radioteatros ("Ronda policial", "Estampas porteñas"), fue damita joven de la compañía de Blanca del Prado. Animadora e intérprete (los buenos locutores debían "interpretar" y dar rienda suelta a su talento para mejor vender los productos), comenzó en 1952 en el musical "Telesolfas musicales" y en compañía de Brizuela Méndez (su contracara masculina, en contrastante rubia y negro) condujo "¿Y usted, qué sabe hacer?". Siguieron ciclos como "Lunes musicales" (1956), "Nelly y el Negro" (1958), la locución de "Odol pregunta por $ 200.000" en 1960, las dos temporadas de "Aquí viene el circo" y la conducción compartida con Julio Bringuer Ayala de la temporada 1961 de "Justa del saber".
IVAN CASADO (proveniente de la radio), IGNACIO DE SOROA (distinguido, ideal para los avisos de champagne), RODOLFO AGUIRRE MENCIA (además periodista incisivo, de voz grave y estampa varonil), NELLY TRENTI (célebre por su aviso de la Mueblería Sadima, "usted camina, camina, camina y al final compra en Sadima, todavía vigente por su conducción en noticieros del 7 y como voz en off en los almuerzos de Mirtha Legrand), las hermanas CLARISA y HEBE GERBOLES, HECTOR COIRE (conduciendo un programa ya en 1955), el prócer de la televisión CARLOS D¹AGOSTINO (con total justicia recientemente premiado por APTRA), el múltiple ORLANDO MARCONI, excediendo claramente la animación la talentosa y polifacética BLACKIE, son los nombres más conocidos del primer delicioso lustro de la televisión argentina.
El 10 de agosto de 1956 surge el primer producto "típicamente televisivo": PINKY. Y en 1957 dos locutores provenientes de Radio El Mundo: JORGE "CACHO" FONTANA y ANTONIO CARRIZO. Y ERNESTO LERCHUNDI (gran animador de ciclos infantiles), la sensual GLORIA LEYLAND, la distinguida PURA DELGADO, LAURA ESCALADA (también cantante), GLORIA RAINES (también actriz), el uruguayo RENE JOLIVET. Y algunos intérpretes incursionando en la conducción (TINCHO ZABALA, JULIO DE GRAZIA).
Como lo bueno dura poco (y lo malo también, al menos eso ansiamos fervorosamente para la Argentina) en 1961 la profesión entró en crisis. Con el título "Requiem para la locución en TV" señalaba la revista "Platea" del 23.6.61: "Los jingles han llevado o llevarán a la ruina a corto plazo a los Brizuela Méndez, a las Pinkys o Nelly Princes. Les ha llegado la hora y deberán sucumbir, desaparecer. () Los jingles son los avisos filmados con dibujos animados. Pequeños cuadritos musicales de melodías pegadizas y letrillas intencionadas que hacen referencia al producto que se intenta «vender»". No exageraba la nota: una empresa le rebajó los honorarios a Pinky en un 60%, amenazándola con reemplazarla con un jingle.

Otra gran figura pronto aparecerá: ROBERTO GALAN. Intentaremos convencer a Daniel Roncoli que nos escriba algo sobre otro singular y entrañable hombre de la televisión argentina.



Si usted quiere saber más sobre locutores, animadores, actores, actrices,
directores, libretistas y demás miembros de la querible fauna de la televisión argentina
su oportunidad la encontrará en
TELEVISION ARGENTINA. 1951/1975. LA INFORMACION
de Jorge Nielsen (un servidor)
por razonables 18 pesos (o 27, si va a las librerías)
(no aceptamos dólares)


todo jilguero
(un toda fruta autorreferencial)
PROMETEMOS LA PRONTA VUELTA DE TODA FRUTA


TJ7 A PESAR DE QUE nuestra evaluación sobre la situación del país no es demasiado optimista, una singular artrosis mientras los teníamos levantados nos impide bajar los brazos. Hay varios nuevos miniproyectos en danza, que cuando se desarrollen serán debidamente chimentados.

TJ8 LOS ESPECIALES DEL JILGUERO Con sorprendente repercusión (nadie nos escribió diciendo "qué bueno, che") enviamos la primera entrega de los boletines exclusivos para compradores de nuestros libros. El temario: 1. ¿Televisión en 1935? € 2. Fanny Navarro en teatro, cine y televisión € 3. "Un film del cine niño" por Domingo Di Núbila € 4. Nelly Lainez. Para el próximo boletín (salvo error u omisión): 5. "Ellos" entran en su casa € 6. "Cuando don Federico filmaba" por Domingo Di Núbila € 7. "Frasier" por Hugo Vega (El Gurú Catódico) € 8. La primera entrega de los Martín Fierro (1959). Si compró libros por este medio y no le enviamos el boletín especial reclame con energía e intentaremos subsanar la injusticia.

TJ9 INDICE JILGUERO FANNY NAVARRO ($ 15) € DICCIONARIO DE REALIZADORES. CINE LATINOAMERICANO I ($ 20) € LOS TRES TOMOS DE NUESTRAS ACTRICES ($ 25) € LOS DOS TOMOS DE NUESTROS ACTORES ($ 15) € DESDE LA OTRA VEREDA + TRAS LOS PASOS DE LA NORMA (COLECCION LOS ARCHIVOS DEL CAIA) ($ 22) € TELEVISION ARGENTINA. 1951-1975. LA INFORMACION ($ 18) € ¡A COMER CON GUSTO CON EL CABALLERO ESPAÑOL! ($ 12) € LA EPOCA DE ORO. HISTORIA DEL CINE ARGENTINO I ($ 20) € CUANDO EL CINE FUE AVENTURA. EL PIONERO FEDERICO VALLE ($ 18, tres últimos ejemplares)



Puede SUSCRIBIR a sus amigos/as enviando un mensaje a
almamater@netizen.com.ar, diciendo simplemente: SUSCRIBIR