Directivos y personal del Fondo Monetario Internacional ¿serían autores intelectuales de crímenes de lesa humanidad) (Argentina) - marzo/2002

Imprimir  

Breve entrevista realizada al Dr Esteban Pina de De: www.forojuridico.com.ar con relación a la autoría intelectual del FMI en los crímenes de lesa humanidad en Argentina por culpa de las medidas económicas impulsadas por éste organismo.


- Rolando Esteban Pina - Abogado, Buenos Aires, Argentina business@forojuridico.com.ar   praxis@forojuridico.com.ar 

Notificación a los señores Directivos y personal del Fondo Monetario Internacional, con efectos legales.
Buenos Aires, Marzo 04, 2002

Tengo el agrado de dirigirme a los sres. Directores y personal del FMI, en el marco de las acciones legales que por
prevaricato, incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos, malversación de fondos, defraudación financiera y bancaria y subversión económica; estoy desarrollando en etapa de instrucción y acumulación de pruebas.

Argentina ha sido y sigue siendo víctima de un gran manipuleo con alta idoneidad técnica que convierte a las autoridades formales en " dictadura burocrática que utiliza la corrupción organizada que produce estos efectos dañosos, económicos y sociales ". 
La magnitud del daño y su naturaleza lo convierten en una forma particular de genocidio.

El FMI es jurídicamente inmune, o sea como Organización no puede ser demandado judicialmente ni afectado por ningún tipo de control externo.

¿ Sus Directivos y personal, tienen el mismo status, o sea el mismo privilegio...son " inimputables " ?

Esta pregunta es la que permite definir a los cargos burocráticos de una Organización como dictadura o no.
Si las personas que actúan como Directivos y Personal de cualquier jerarquía, quisieran ampararse en la "impunidad", podrían cometer acciones dolosas o culposas, sin que deban pagar por los daños que ocasionen.

Juridicamente no es así, ni en el orden interno de cada país organizado constitucionalmente ni en el orden internacional.
Y menos a partir del Código de Nuremberg del 20 de Agosto de 1947 y posteriores normas bioéticas nacionales e internacionales vinculadas a la operatividad de los Derechos Humanos. 
USTEDES ESTAN EXPERIMENTANDO MUY MAL CON SERES HUMANOS, violando fundamentales normas de ética y jurídicas. 
El mejor ejemplo de violación ética de su función, que demuestra creencia que son omnipotentes e impunes, es el artículo que dice:
¿Deberían poder declararse en quiebra los países como Argentina? (art. completo al pie)
Comentario
Anne Krueger
Primera Subdirectora Gerente del
Fondo Monetario Internacional
El País
18 de enero de 2002

Por ello y ante la presencia de una nueva misión en Argentina, les notifico continuando mis anteriores formales comunicaciones:
Cuidado, los directivos y personal del FMI no tienen la inmunidad ni cuentan con impunidad para pretender que no les alcanza responsabilidad alguna por los daños culposos o dolosos de sus actuaciones. 
Ustedes han demostrado no hacer bien su trabajo y lo primero es enmendar sus propios errores. 
Como argentino soy responsable de enfrentar a la dictadura burocrática que utilizando la corrupción organizada, daña a mi país. Lo estoy haciendo y este es un modo de lograr que vuestras acciones erróneas no consoliden esa dictadura. 
Estoy dispuesto a trabajar en el marco de las normas internas del FMI para lograr que en este presente y hacia el futuro, Argentina y el mundo logren hacer realidad el objetivo de "economía mundial más fuerte y menos propensa a las crisis en el futuro ".
LES INVITO A trabajar sin soberbia y sin la creencia que personalmente son inimputables. 

No es así, como cualquier ser humano que por culpa o dolo ocasione daños, todos somos responsables ... y ustedes también.

Para que Argentina transforme las causas de su tragedia, una de las modificaciones está en la forma y contenido de vuestro comportamiento.

DEBEN ustedes reconocer sus errores y aprender con transparencia como corregirlos.
Estoy dispuesto a trabajar institucionalmente como corresponde y a ello los invito. 

Cuidado, no repetir la historia negativa. En Argentina se comete genocidio.

 - paginadigital: Luego de leer su carta se nos ha presentado la siguiente cuestión:

¿el FMI, sus representantes , no serían autores intelectuales de los crímenes de lesa humanidad cometidos en la Argentina, tanto en el gobierno de Menem cómo en el de De La Rua? 

 

- Rolando Esteban Pina - Abogado, Buenos Aires, Argentina business@forojuridico.com.ar praxis@forojuridico.com.ar 

Si usted visita www.forojuridico.com.ar  y analiza sistemáticamente la presentación total de mis trabajos, estoy vinculando a la estructura normativa e institucional de la globalización la Teoría Constitucional de Operatividad de la Constitución Nacional y los Derechos Humanos, tanto en los casos de violaciones por acción como por omisión.

Esos trabajos los inicié a mediados de los años 60. Hoy la Teoría de Operatividad está incluida en la jurisprudencia de la Corte Suprema de Argentina y Cortes provinciales, en Tratados y acuerdo internacionales, en el art.43 de la Constitución Nacional y en otras constituciones modernas -posteriores a 1970-.
( Por los cacerolazos, quedó oculto el fallo Antonucci, noviembre 2002, que reconoce la operatividad del art.14 bis de la Constitución Nacional, con las amplísimas implicancias que tiene, bastando su sola lectura para apreciarlo. Dentro de poco publicaré una monografía para este tema )

Con la tipificación de la mala praxis culposa o dolosa de los funcionarios públicos, como forma particular de genocidio por su naturaleza económica-financiera y socio cultural, estoy proyectando internacionalmente en forma combinada la Teoría Jurídica de Daños interrelacionada con la de Operatividad.

En el caso de los directivos y funcionarios de organismos internacionales, dado que los organismos internacionales "gozan" del privilegio de la inmunidad de jurisdicción, las personas deben ser plenamente responsables en forma individual, tal como lo enuncian nuestros sabios y "actualizados" arts.1.112, 1.109 y concordantes del Código Civil.

Luego, si por el dolo hay delitos, es genocidio o como usted dice "crímenes de lesa humanidad".
Prefiero comenzar por instalar la doctrina de la responsabilidad personal y económica financiera, para que doliéndoles el bolsillo y careciendo de "estado de conciencia soberbio por impunidad", " tengan miedo " a los daños que ocasionen y, luego a la responsabilidad penal.

Desde los años 60 hasta ahora y a pesar de los desastres vividos, todo ha transcurrido muy rápido.
Hoy ya lleva 8 años la nueva Constitución que, a pesar de los sube y bajas de lo positivo y negativo, hay una síntesis direccionada al nunca mejor definido que ahora: Progreso Humano Integral. 

Sin progreso humano, sin integralidad de formas parciales de progreso; por los cambios cuantitativos y cualitativo, las desigualdades son cada vez mayores...

Pero, a pesar de todas las dificultades, se logra avanzar.

Cordialmente, Rolando Esteban Pina

 

* * * 

¿Deberían poder declararse en quiebra los países como Argentina?
Comentario

Anne Krueger

Primera Subdirectora Gerente del
Fondo Monetario Internacional
El Pais
18 de enero de 2002

Publicado en El País. Distribuido por Los Angeles Times 
Syndicate International.

Es famosa la frase de Walter Wriston, ex presidente de Citibank, de que los países no van a la quiebra. Pero a lo largo de los dos últimos siglos, más de 90 han incumplido el pago de sus deudas y varios de ellos lo han hecho en repetidas ocasiones. Al anunciar una moratoria a finales del año pasado, Argentina sólo se convirtió en el ejemplo más reciente.

El incumplimiento de los pagos siempre es doloroso, tanto para los deudores como para los acreedores. Y así debe ser. Los países -como las empresas y los particulares- deben pagar sus deudas y sufrir cuando no lo hacen. De otro modo, la gente no estaría dispuesta a prestarles dinero y les resultaría mucho más difícil financiar las inversiones. Pero cuando las deudas de un país llegan a ser auténticamente insostenibles, resolver el problema pronto y de forma ordenada redunda en el interés de todos.

Desgraciadamente, no es algo que ocurra con demasiada frecuencia. Del mismo modo que cuando tenemos dolor de muelas retrasamos hasta el último momento la visita al dentista, los gobiernos intentan a menudo posponer lo inevitable. La consecuencia es que los ciudadanos del país que deja de cumplir sus pagos sufren más dificultades de las necesarias, y a la comunidad internacional se le complica la tarea de ayudar a recoger los trozos.

La lección está clara: necesitamos mejores incentivos para reconciliar a deudores y acreedores antes de que unos problemas solucionables se conviertan en auténticas crisis. El equipo directivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) ha estado estudiando la manera de hacerlo, estudiando los procedimientos de suspensión de pagos empresariales en Estados Unidos, regulados por el artículo 11. Aún estamos lejos de tener una propuesta formal, pero esperamos discutir estas ideas con nuestra junta directiva y otras partes interesadas en los próximos meses.

Cuando nos planteamos la posibilidad de un nuevo enfoque, lo primero que hicimos es preguntarnos por qué algunos países esperan tanto tiempo para reestructurar las deudas insostenibles. La resistencia a enfrentarse a conflictos económicos y políticos es evidentemente parte de la respuesta, y ningún planteamiento nuevo puede ni debe descartarla por completo. Pero también son importantes las barreras logísticas y legales.

Si la reestructuración de la deuda ya era bastante difícil en la década de los ochenta, cuando para congregar a la mayoría de los acreedores de un país no había más que reunir a 15 banqueros en torno a una mesa, las cosas son mucho más complicadas ahora. En los últimos años, los países han tomado prestado cada vez más dinero a través de la emisión de bonos y recurriendo a los bancos. Los bonistas son más numerosos, anónimos y difíciles de coordinar. Esto complica el 'problema de acción colectiva' de lograr que los acreedores se pongan de acuerdo sobre las condiciones de la reestructuración, aunque prácticamente todos ellos saldrían beneficiados.

La consecuencia es que todo el mundo prevé una reestructuración difícil y desordenada, y ello posibilita que los acreedores se peleen entre sí por ser los primeros a quienes se les devuelva el dinero. En vez de buscar salidas precipitadas, tenemos que crear mejores incentivos para lograr que los acreedores sigan interesados.

Otro impedimento para una reestructuración ordenada ha sido la creciente amenaza de acciones legales. Esto se debe en parte a que los bonistas que aspiran a ser reembolsados no tienen que compartir las costas de los pleitos con otros acreedores, como tienen que hacer los bancos. Una segunda razón es que los litigantes han superado recientemente una de las barreras tradicionales para demandar a gobiernos deudores, es decir, la dificultad de localizar y confiscar sus bienes. En un caso reciente, por ejemplo, un 'fondo rapaz' chantajeó de hecho a Perú al convencer a los tribunales de EE UU y Europa de que le impidieran pagar sus deudas a otros acreedores. No está claro si esta técnica sobreviviría una recusación legal en casos futuros, pero subraya un problema más general.

¿Cómo podría ayudar la comunidad internacional? Una respuesta sería que el FMI prestara a un país todo el dinero que éste necesitase para rembolsar la deuda a sus acreedores. Pero esto sólo serviría para que los países acumularan deudas indefinidamente. En cualquier caso, nuestros recursos son limitados, entre otras cosas por las reservas de nuestros miembros a la hora de emplear el dinero de los contribuyentes para ayudas de emergencia a los acreedores particulares. Son unas reservas justificadas. Los inversores y prestamistas serían mucho más imprudentes si vieran que el FMI espera en el banquillo para garantizarles que les devuelven su dinero. Del mismo modo que esperamos que los prestatarios devuelvan sus deudas, deberíamos esperar que los que prestan sean responsables de los riesgos que corren.

Inspirarse en los procedimientos de suspensión de pagos empresariales tiene mucho sentido. Podríamos instaurar incentivos mejores creando un marco legal predecible que, con toda probabilidad, no habrá que activar formalmente con demasiada frecuencia. Un país podría recibir protección legal de sus acreedores durante un periodo de tiempo establecido mientras negocia una reestructuración. A cambio, estaría más obligado a negociar de buena fe y a adoptar políticas que enderecen su economía. Por último, una vez que la reestructuración haya sido aprobada por una mayoría suficiente de acreedores, los que no estén de acuerdo estarán obligados a aceptarla.

Estos rasgos clave deberán tener carácter de ley en todo el mundo, lo cual no será fácil de conseguir. Pero cuando entren en vigor, si es que lo hacen, probablemente servirán de catalizador y animarán a los deudores y acreedores a alcanzar un acuerdo por propia voluntad. Al igual que sucede con los procedimientos de quiebra domésticos, la mayoría de la reestructuración probablemente se desarrollaría 'a la sombra de la ley'.

Las ventajas serían considerables, y no sólo para los deudores. Al eliminar gran parte de la incertidumbre que rodea el proceso de reestructuración, los acreedores descubrirán que el valor de sus propiedades en países con mercados incipientes se mantiene mucho mejor si tropiezan con dificultades económicas. Y, al ayudar a los inversores y prestatarios a diferenciar más claramente entre riesgos buenos y malos, un mecanismo de quiebra internacional podría ayudar a los países con una política correcta a conseguir capital más barato. También incrementaría la eficacia y estabilidad del sistema financiero mundial.

Naturalmente, hay muchos obstáculos prácticos y políticos para poner en práctica este tipo de planteamiento. Con la mejor voluntad del mundo, tardaría dos o tres años en implantarse. Por desgracia, no podrá ayudar a Argentina a superar sus actuales dificultades. Pero, como inversión en una economía mundial más fuerte y menos propensa a las crisis en el futuro, la idea vale la pena.






  



 

 

© Copyright 1999-2010 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  




|Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 2015, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados | Términos y condiciones

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller literario | Enlaces útiles