SHANGHAI BABY

mujer y erotismo

con la sensibilidad oriental de Wei Hui

Imprimir  

A modo de introducción

·        ¿Quién hubiera podido prever que en los albores del siglo XXI una shanghainesa de piel de porcelana, de nombre brevísimo, como sus pasos, de veintinueve años, hija de un militar chino (con lo que eso implica), pupila en un templo monástico en su infancia (peor que nuestro colegio de monjas de los años cincuenta), estudiosa de la Literatura en la Universidad de Fudan, en Shanghai, iba a revolucionar el panorama literario de su inmenso país con su Shanghai Baby?

·        ¿Quién podría sustraerse de comprar un libro que se anuncia obsceno, casi pornográfico, transgresor, y su autora tildada de chica mala? ¿Y si además el libro, tras vender 80.000 ejemplares en tiempo récord para los chinos, es prohibido? ¿Y si además es traducido a veintidós lenguas?

·        ¿A quién va a extrañarle que Wei Hui sea la autora más leída en su país, que circulen ejemplares pirata y que haya sido consagrada como la autora que mejor refleja una generación de jóvenes chinos que se mueve entre dos aguas, Oriente y Occidente, el vaquero, la hamburguesa y Confucio.

Wei Hui tiene un hablar pausado y la sonrisa permanente... una voz firme, clara… es la autora de Shanghai Baby, una novela que se balancea entre lo testimonial y un refinado erotismo. En ella, el triángulo amoroso está formado por Cocó, una joven escritora que tiene un novio, Tiantian, que la adora pero que es impotente. Aparece un extranjero, casado, pero que sin tanto amor, tanta ternura y tanta delicadeza como Tiantian pero apasionado… el amor y el deseo, el amor y el sexo, el amor y la atracción sexual, son dos cosas diferentes… y ahí está la trama y aquí la entrevista.

¿Qué relación hay entre Coco, la protagonista, y Wei Hui?

Aunque las dos somos jóvenes y escritoras, ambas estudiamos en la misma universidad, las dos somos ansiosas y activas, no hay que pensar en que es una autobiografía. Creo que Coco es mas sexy, escribe a mano, es desorganizada y viajó a Alemania… y yo no, por ejemplo. En mi libro hay una característica universal, una joven en camino para descubrirse a sí misma.

En la novela hay una fuerte reflexión sobre la mujer, ¿qué diferencias observa entre occidente y oriente?

Todas las mujeres tenemos  muchas cosas en común. La diferencia es la forma de transmitir y expresar sus sentimientos. Las chinas tienen muchas limitaciones, está establecido cómo pararse, cómo sentarse… un ejemplo impensable en occidente, cuando una mujer se ríe no puede mostrar los dientes. Las mujeres tradicionales chinas tienen una vida deprimida. Antes se decía que el analfabetismo era una virtud. Así era fácil que las controlaran los hombres, porque carecían de educación. En el campo la sociedad es machista, se puede tener un bebé por familia y es común que a las bebas las abandonan luego del nacimiento. El control de natalidad es estricto. En mi época ninguna mamá ni profesora le enseñaba a las chicas a cuidarse... si alguna quedaba embarazada, iba a cualquier hospital a abortar porque es legal. Las chicas del campo no tiene oportunidad de salir con extranjeros, pero quieren conocer y saber lo que pasa fuera de su aldea.

Si van a la ciudad, con mucha suerte, consiguen trabajo y la mayoría se prostituye, los varones lo único en lo que los toman es para obreros. Hasta 1980 existía el Registro de Familia, así el Estado controlaba los movimientos de cada familia, que no podían salir de su pueblo. Desde 1988, los jóvenes pueden elegir dónde vivir.

Las mujeres occidentales tienen más libertad, más coraje y se animan más que las chinas. Tienen mejores posibilidades de educarse y preparación.

¿Qué ocurre en Shanghai?

en Shanghai, que es más evolucionado en sus costumbres, es común que los hombres se laven la ropa y preparen la comida. En Shanghai las mujeres no quieren tener hijos ni casarse. Las shanghainesas tienen buena apariencia, se cuidan mucho y usan su sensualidad, son fuertes, saben bien lo que quieren y por lo general, logran sus objetivos.

Mencionaste la formación que recibieron las mujeres “tradicionales” ¿qué pasa con las mujeres chinas de hoy?

En 1949, el Partido Comunista hizo muchas cosas como destruir la cultura y la religión, pero fomento la cultura de que la mujer es la mitad del cielo... a partir de eso muchas pudieron acceder a cargos públicos. Luego, cuando China se abre al mundo, las mujeres pueden ocupar cargos importantes en empresas extranjeras.

A partir de la independencia económica la mujer puede tener pensamientos propios y libertad con su cuerpo.

¿Buscó que su novela fuera un testimonio?

Simplemente, quería transmitir mi voz para que todo el mundo supiera lo que pensaba. Mientras lo escribía sólo deseaba que fuera popular entre la gente joven.

¿Cómo fue el proceso de escritura?

Fue espontaneo, termine el libro en 3 meses. Repito, simplemente escribía. Sentía una intuición fuerte. Mirando para atrás, la escribí en el momento justo China atravesaba cambios importantes y profundos.

¿Cómo tomaron sus compatriotas esta novela?

Muchas se sintieron identificadas y vieron que Coco era la vocera de ellas al decir cosas que nadie se animaba y mostrar la realidad actual. Por eso, tuvo mucha aceptación. El libro se vendió bien en otras ciudades y pueblitos, lo que demuestra que admiran ese tipo de vida, que la desean.

¿Hay otras escritoras dentro de esta línea?

Si hay otras, no muchas, que están escribiendo pero fui la primera en ser publicada y en tener tanta repercusión publica.

¿Esperaba que su novela fuera censurada?

No lo sabía porque mi libro no tiene nada que ver con la política, es una historia de amor. El gobierno cometió un error al prohibirlo, luego de autorizarlo, porque en él están registrados los cambios y la nueva vida de Shanghai. En la novela se muestra una realidad de mujeres distintas, eso no lo permite la censura, es como poner el dedo en la llaga. Cuando el editor decide publicarlo, me avisa que es un riesgo, que puede haber problemas políticos, pero que será un éxito.

¿Tuvo miedo?

En esa época tenia 26 años, era joven, rebelde no conocía la palabra terror.

Escribía, escribía y escribía, no pensaba en los problemas de fondo.

Para mí la escritura es como un espejo que me permite verme con determinada claridad, para poder encontrarme. Con Shangai Baby, descubro que soy la vocera de la nueva generación de Shanghai.

¿Por qué fue censurada la novela, por abordar la sensualidad con desparpajo?

Las razones oficiales fueron dos: uno, muchas descripciones sexuales; dos, es una novela decadente que influencia mal a las nuevas generaciones.

Pero para mí, entre las razones no oficiales, mucho tuvo que ver el nombre, porque tanto el primero como el segundo dirigente de China son de Shanghai. Ellos preferirían que se muestre el aspecto revolucionario de Shanghai y no el frívolo del sexo y la droga.

Quizás también tuvieron influencia los medios. En 1999 estuvo durante 5 meses en el ranking de los mas vendidos. Ellos me bautizaron la “chica mala, la rebelde, la cochina”  y eso despertó curiosidad y en cada ciudad que visitaba encontraba muchos lectores. Esto llamo la atención de los dirigentes que lo releyeron y decidieron prohibirlo.

¿Hubo manifestaciones de solidaridad entre los escritores cuando su novela fue censurada?

Desafortunadamente muy pocos me apoyaron. Los medios están controlados por el Estado, no hay voces solidarias.

¿Cómo pudo leer autores que en China son considerados “decadentes”?

En China, por la censura, hay muchas cosas prohibidas y la única manera de acceder  es por medio de la pirateria. Por eso, a China se le dice el reino de la pirateria. De manera clandestina circulan libros, peliculas, CD, mucho material prohibido viene de Hong Kong, que esta controlado por la mafia. Es la única manera de acceder a la otra cultura.

¿Cómo ve a la nueva generación china?

Se cree madura pero esta confundida, están muy occidentalizados, y  no saben como conservar la cultura milenaria. Yo visto a la manera oriental, como platos tradicionales, leo mucha filosofía oriental, busco la armonía con el universo. En mi próxima novela quiero poner todo esto. Antes pensaba que la cultura china estaba en decadencia,  pero dio la casualidad que estaba en Nueva York el 11 de septiembre cuando se derrumbaron las Gemelas y lo que vi, lo que viví, me dio mucho para reflexionar.

MERCEDES BUETTO

Mercedes.Buetto@avon.com 

  



 

 

© Copyright 1999-2010 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  




|Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 2015, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados | Términos y condiciones

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller literario | Enlaces útiles