Lo que está en mi escritura
es lo que está en mi corazón

Imprimir  

   Esta vez es México el lugar que Marcela Serrano elige para que Camila, la protagonista de Lo que está en mi corazón, se refugie y lleve adelante su búsqueda espiritual. Pero más allá de México y de la revolución zapatista, nos encontramos en esta novela con un apasionado retrato de una mujer de hoy, capaz de enfrentarse a sus contradicciones y abrirse camino en un mundo extraño.

Enviada por una revista norteamericana Camila llega a Chiapas en medio de la revuelta zapatista para escribir un reportaje diferente. Ella no sospecha que la auténtica revolución la vivirá en su interior.

Tiene treinta y cuatro años de amargura y desencanto, provocados por la muerte de su hijo, todavía un bebé. Este desgarro la dejó sangrando y desmoronada. Y así se encuentra cuando llega a San Cristóbal de las Casas, allí la dura realidad que presencia la saca de su enajenación y la conecta con la vida.

Los dramáticos acontecimientos vividos, entremezclados con la pasión y el amor que renacen en Camila, la llevan a un demoledor replanteo de su vida: pone en tela de juicio la relación con su madre, una ciega defensora de la democracia chilena, y con su marido, un periodista con quien abandonó Chile para vivir en Washington.

Así, mientras descubre los claroscuros del México actual, Camila se debate entre la necesidad de reconciliarse con su pasado y el renovado impulso vital que la domina.

SIETE PREGUNTAS A MARCELA SERRANO

La Boutique del Libro, San Isidro, 2002

¿Por qué eligió ese título?

Es una expresión que viene de la tradición oral mexicana Las mujeres mayas cierran sus relatos con esa frase, que alude a la honestidad y al valor de la palabra. A muchos les parece cursi, pero para mí está cargada de fuerza y emotividad.

¿Cómo surge la novela?

La escribí porque necesitaba hablar de la orfandad: de la mujer en su desempaño madre-hijo y de orfandad política que tiene mi generación.

Con este sentir llegue a Chiapas, necesitaba llegar al lugar donde se abría la ilusión de una nueva revolución. Después de Fukuyama y el fin de la historia, aparece un grupo de campesinos con ideales dispuestos a hacer la revolución zapatista, Me tentaba y atraía lo que ocurría y quise ver qué pasaba con esta gesta que mueve mucho a la población y así llegue allá.

¿Por qué una vez más el escenario está lejos de Chile, en un lugar apartado?

Chile es muy angosto, la gente que nació en Chile tiene la sensación de estar encerrado; por eso, toda la aventura tiene que suceder afuera. Neruda, Mistral... todos se fueron, luego volvieron... sin embargo, las aventuras suceden en cualquier parte adentro, afuera… pero para los escritores chilenos esta lección hay que aprenderla afuera.

Además, busco lugares apartados, porque siento que la gran ciudad no entrega elementos de sanación, de salvación.

¿El personaje de Camila tiene elementos autobiográficos?

Esta misma pregunta me la hicieron en España. A mí me sorprendió mucho esta lectura, porque nunca se me ocurrió que ella tenia algo que ver conmigo... incluso me costo apropiarme de la voz de ella... yo no sospechaba que era tener una madre revolucionaria, mi familia era tradicional, la revolucionaria era yo… No, no creo que haya algo autobiográfico.

¿Qué sentís cuando te ponen en la piel de un personaje?

Al principio me espantaba, porque el tema de la exposición, luego te pones tan impudica que nada te importa

¿Dijiste que necesitabas hablar de la orfandad de la mujer como madre?

Creo que la relación madre-hija es la más conflictiva. Nancy Friday en su libro Mi madre, yo misma, después de escribir 500 paginas dice que no va a tener hijos por temor a una sea mujer. Temor a la repetición de la historia. Para no repetir la historia hay que tener un nivel de conciencia muy grande. De eso quería hablar, reflexionar…

Camila pasa del abatimiento a la fortaleza.

¿Esta posibilidad de regeneración la considerás muy femenina?

Sí, las mujeres tienen la capacidad para reinventar la vida, una capacidad negada a los hombres. Las mujeres elaboran los duelos, los hombres los niegan y los siguen arrastrando a sus espaldas.  Me horroriza pensar que durante miles de años las mujeres vivieron en un mundo donde no existían las diferencias, era un mundo pensado para los hombres, donde no se valorizaba este poder.

 

MERCEDES BUETTO - Revista Lilith

Mercedes.Buetto@avon.com 

  



 

 

© Copyright 1999-2010 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  




|Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 2015, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados | Términos y condiciones

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller literario | Enlaces útiles