Entrevista a Alejandro Moreno,
miembro del proyecto 
editorial "La guillotina" - México 

Antón Corpas

    Imprimir     

UNA HISTORIA DE 18 AÑOS 
CR ¿Que es y que ha conseguido la Guillotina? 



La Guillotina es un colectivo de contrainformación, de gente de la Ciudad de México, nos dedicamos a la lucha contra el sistema. Nuestra arma o el camino que hemos elegido es el de la comunicación, el periodismo de combate, el periodismo político. En ese sentido nos encuadramos dentro de una gran corriente histórica de la prensa en México, que es la prensa política que viene desde las primeras luchas en México, las revoluciones y demás. Desde la guerra de la independencia estos movimientos han venido acompañados de la labor de la prensa revolucionaria. La experiencia periodística de Ricardo Flores Magón y su grupo del periódico "Regeneración" es fundamental. 

La Guillotina surge en el 83. Pasamos una temporada de crisis interna mientras se consolidaba el proyecto, que coincidió con las crisis mas cabronas de la economía mexicana. El dinero no valía nada, de un día para otro, lo que teníamos en el banco ya no valía, o aumentaban los precios del papel de un día para otro al doble. Una época dura. 

¿Que hemos conseguido? ¿Pues quién sabe?. Si, influir en el proceso de desarrollo de la sociedad mexicana. Si, empezar a perfilar un pensamiento original, tratar de dar respuestas a los interrogantes sociales que van surgiendo a partir de nuestra historia reciente, de la lucha política en México. Pero que hemos logrado es algo difícil de cuantificar. Tenemos bastante autoridad entre muchos sectores en lucha, como un referente crítico, la gente la valora como una voz independiente, que no está sometida a intereses grupales o partidarios, que no tenemos pelos en la lengua, que tratamos de presentar los temas en su contradicción pero sin cortapisas. 

Tenemos la suerte de tener a nuestra disposición las mejores plumas de México, y las mejores no significa las más famosas, porque en México todo el campo de la cultura y de los líderes de opinión son mafias, son redes de intereses, y nosotros siempre hemos luchado contra ese tipo de métodos y favoritismos, siempre lo que buscamos es la calidad. La calidad de la propuesta, la honestidad de las posiciones, y esto es algo que no entra necesariamente dentro del mundo de la cultura, sino que de alguna manera lo confronta. 



CR. ¿Habéis conseguido que sea una revista para un espectro mas amplio que una "revista de la izquierda"? 



Realmente nosotros somos una revista marginalizada, no por nuestro deseo ni mucho menos... 



CR. No marginal pero si marginalizada 



Exacto. Nuestra lucha ha sido contra eso. Es una revista que ha conseguido salir contra las dinámicas de control mediático gracias a un esfuerzo tremendo. Tenemos un tiraje de 8000 ejemplares que se venden en todo el país, pero nuestro publico lector son principalmente los participantes de los movimientos sociales; el movimiento indígena, el movimiento estudiantil, y la izquierda en general y sus organizaciones. Nuestros sitios de venta son en universidades, escuelas, conciertos, manifestaciones, las plazas públicas, los sitios de conflictividad social como Chiapas, algunas librerías que nos aceptan la revista. Principalmente, casi exclusivamente, de mano en mano, así es como se ha sostenido la revista. 



CONTROL Y LIBERTAD DE EXPRESION 



CR. ¿Habéis tenido problemas legales? 



Que nos hallan levantado una demanda no. Pero si golpisas, allanamientos, presiones, amenazas... Siempre que nos tocan pegamos el grito en el cielo, pero a varios compañeros les han pegado feo. Se han metido a la casa para demostrarnos que pueden entrar cuando quieran, amenazas de muerte por teléfono... y campañas de presión. Cuando ha habido momentos de gran tensión política en México, ya tenemos coches de agentes en la puerta, sales a comprar el periódico y ahí esta el coche, intimidando mostrando las armas... 



CR. ¿Y campañas publicas desde los medios de comunicación oficiales? 



Contra nosotros no. Tampoco hemos dado pie a eso. Nosotros nos amparamos en la constitución, que hay libertad de expresión, que podemos escribir cualquier cosa mientras no calumniemos o algo así. Pero nosotros nos movemos mas bien en los intersticios, en un marco de tolerancia. Nuestro trabajo es tolerado porque no tiene importancia, estamos tolerados porque somos considerados una revista marginal. Los periodistas que mas tienen problemas son los que están relacionados de alguna manera con el narcotráfico, son a los que mas matan, en el norte, los que se meten a investigar casos de corrupción gordos... 

México, después de Colombia, es el país de América Latina donde se matan mas periodistas. Los periodistas son el tercer sector, después de los campesinos y los activistas políticos, con más victimas de la violencia política. Un caso fuerte es el asesinato de Buendía que era un periodista que se caracterizaba por realizar muchas denuncias sobre el trabajo de la CIA y los grupos de ultraderecha en México, hasta que se lo cargaron en un crimen de estado. Hay presión, sobre todo amenazas, despidos, golpisas... 



CR. Pero aunque os mováis en un "entorno de libertad", aquí tenemos el caso de Pepe Rei, o mas lejano el de Toni Negri en Italia, al que se le acusó de ser el "responsable moral" del terrorismo. 



Nuestra principal fortaleza es que se conoce nuestro trabajo, que tiene un prestigio, entonces ya no es tan fácil que nos toquen impunemente. Pero la última mala racha que pasamos fue en el 99 en el contexto de la Consulta para los Derechos Indígenas que convocó el Ejército Zapatista para el 21 de marzo del 99. Se desató una ola de presión y terror sobre todas las organizaciones de la sociedad civil que estaban participando. En ese tiempo se metieron en el local de la Guillotina, allanaron las oficinas, amenazas por teléfono, nos robaron el equipo de video, el equipo fotográfico de uno de los fotógrafos, y todo eso concentrado en una sola semana. 

Hemos conquistado ciertos espacios de juego, que podemos sacar publicaciones marginales independientes, con mucho trabajo, pero se han encargado que estos ejercicios periodísticos sean lo mas insignificantes posibles, pero no se nos ha criminalizado. Yo pienso que si sacáramos la Guillotina aquí ya nos habrían integrado al bloque ETA-KAS. 

A nosotros si nos tienen como una revista zapatista, pero aun hay un marco donde podemos desarrollar todavía un trabajo político abierto. Las maneras de control vienen por otra parte, más que por la represión directa, las formas de control son que los medios de producción editorial son caros, el papel es carísimo y esta en manos de monopolios empresariales. Mas caro que el que da el estado a precios subsidiados. Los medios de distribución como los kioskos están controlados por un organismo del PRI. 



CR ¿Las formas de control mas sutiles tienen que ver con la transicion de los 60-70? ¿con que en las estructuras del estado estén los antiguos militantes de izquierda?. Me refiero a que estos militantes saben mejor que nadie que formas mas sutiles de dominio son mas efectivas. 



No. Estas estrategias de control vienen desde muy atrás, desde el siglo XIX. Por ejemplo el estado de Porfirio Díaz, el dictador mexicano que cayó en la revolución de 1910, gastaba muchísimo dinero en el control de los medios, pagaba la mayoría de los periódicos regionales, como ahora. 



COMUNICACION Y LUCHA POLITICA



CR. ¿Como veis la posición de intelectuales mexicanos como Octavio Paz, u otros latinoamericanos como Vargas Llosa, que tuvieron su momento crítico y ahora se posicionan con el orden establecido? 



Octavio Paz es un intelectual orgánico, del PRI. Empezó su carrera poética y ensayística denunciando precisamente a ese "ogro filantrópico" que es el estado mexicano, y terminó convirtiéndose en un "ogro filantrópico" de la cultura, en el gran patriarca de una de las mafias culturales más reaccionarias del país, más elitistas, pero que hoy no tienen nada que ofrecer a la sociedad mexicana. Por ejemplo sus sucesores, sobre todo Enrique Krauze y su revista "Letras Libres" que no dan pie con bola, que no han atinado a analizar los novedosos procesos sociales que están ocurriendo. 

Lo mismo pasa con la intelectualidad de izquierda. México es un país que tiene una intelectualidad de izquierda muy amplía, más que en España o en Estados Unidos. Hay un gran debate intelectual desde la izquierda y sin embargo este campo intelectual hoy ha quedado desfasado y rebasado por los acontecimientos. 



CR. Una de las posiciones que refuerza la situación de poder de estas elites es la capacidad de comunicación unilateral, de arriba abajo, de crear opinión ellos. ¿Hasta que punto una revista crítica como la Guillotina puede repetir esos esquemas o está intentando crear nuevas formas de comunicación? 



Si la Guillotina tuviera un mensaje vertical, de arriba abajo, no existiría, ya habría desaparecido, porque La Guillotina no funciona por el trabajo del colectivo únicamente, sino que responde a una necesidad social. Hay gente que la compra no porque sea de los males el menor, tiene un apoyo decidido y entusiasta de los sectores en resistencia. Nosotros establecemos una retroalimentación permanente con nuestros lectores por medio de la venta, tenemos una relación directa al venderla de mano en mano. Entonces siempre estamos debatiendo, discutiendo, siempre estamos recibiendo comentarios por parte de nuestros lectores. 



Esto hace que La Guillotina sea un elemento que pueda ser compartido por jóvenes del movimiento estudiantil, por gente de la izquierda tradicional, por gente del movimiento indígena, fuimos los primeros en darle voz al movimiento gay, lo que fue un escándalo dentro de la izquierda tradicional. Gente de diversas bandas de realidad, que sin embargo, pueden entrar en contacto, pueden intercambiar sus puntos de vista a través de una revista como La Guillotina. 



CR. Para romper con la marginalidad y los viejos clichés de la izquierda ¿teneis algunos criterios a la hora del lenguaje en la comunicación? 



Si. La jerga de la izquierda. Ese lenguaje esotérico que nadie entiende... Nosotros hicimos la revista también como una reacción contra la prensa de la izquierda existente, que era una prensa prácticamente esotérica, que hablaba un lenguaje que no era el lenguaje común de la gente. Sobre todo revistas muy doctrinarias donde un grupo de iluminados plantean cual es la verdadera realidad. Nosotros quisimos romper con ello. 



Al principio, La Guillotina, intentamos romper con los estilos esclerotizados de la izquierda, interminables, abstractos, aburridos, que no aterrizaban en la vida cotidiana; independientemente de la calidad estilística o no. Desde el inicio de La Guillotina, que ha sido un proceso en desarrollo, ha cambiado, dimos un énfasis especial a lo que es la poesía, a lo que es la literatura, a lo que es el testimonio de los hechos que estábamos viviendo, pero siempre con una intención de darle una interpretación política a los acontecimientos. 



De alguna manera el estilo responde a los requerimientos del momento y de la realidad. Hacer análisis no tanto de coyuntura inmediata, sino a mediano plazo, a tratar de profundizar más en las dinámicas sociales, para ver a donde van los acontecimientos. Esto nos obliga a echar mano de las cuantas herramientas teóricas tengamos disponibles, pero también tratando de que tenga un contenido ameno y comprensible, que comunique. 



CR. En la comunicación hay dos cosas muy importantes. Conseguir que el medío consiga recoger conceptos que están funcionando en la calle, y al revés, y conseguir que el medio logre socializar conceptos para analizar lo que va pasando en la calle ¿eso lo habéis conseguido? 



Nosotros venimos hablando del neoliberalismo desde mucho antes que los zapatistas lo instauraran a nivel mundial en el discurso político de la izquierda. En si, sobre el estilo, la gente tiene la necesidad de leer este tipo de textos que siempre tratamos de mezclar con poemas, con cuentos. Nunca hemos soslayado el debate cultural. A la par que estamos tratando cuestiones tan importantes como la lucha zapatista o como las distintas luchas y movimientos que hay, siempre tratamos de recuperar el debate teórico también. Hicimos un homenaje a Niestzche, hablamos de la de la Ciencia Ficción, metemos algunos análisis sobre el anarquismo... para que sea una revista que brinde diversas claves. 

NUEVAS FORMAS DE HACER POLITICA
CR. Ahora que estáis consolidados, aunque nunca se termina de estar consolidados en un medio tan difícil, ¿cuales son vuestros objetivos después de 18 años? 



No estamos consolidados definitivamente. Apenas estamos empezando a perfilarnos como una opción importante dentro del pensamiento político mexicano. 

Ahora hay una lucha en el campo de la izquierda mexicana formidable, tenemos un horizonte ante nosotros interminable, inabarcable, el de la experimentación de nuevas formas de hacer política, el poner en cuestión todos los fundamentos en los que se había basado nuestra lucha política, el volver a retomar y recrear elementos importantes de nuestra historia, de los movimientos libertarios a nivel mundial, para conocernos mejor, para aplicarlo en las luchas sociales. Se abre un campo de un debate político muy fértil. Tenemos una clase política en crisis, tenemos un campo intelectual dominado por mafias, que ya no tiene referentes para analizar los fenómenos sociales. 

Ahora lo que nos planteamos es conformar una corriente de pensamiento político, artístico, cultural con los sectores que se han venido expresando en la Guillotina. 



CR. En el debate me has dicho que se está hablando de nuevas formas de hacer política. Pero eso se lleva escuchando veinte años, desde que yo tengo uso de razón. ¿Hay propuestas concretas? ¿hay experiencias? 



Claro. Si las hay. En el discurso siempre se han dicho muchas cosas dentro de una perspectiva demagógica. Pero en el caso de México, cuando empezamos la Guillotina, fue una reacción contra la vieja política, estábamos hartos de servir como carne de trabajo para organizaciones que utilizaban a sus jóvenes para hacer trabajo político y no les daban alternativas de desarrollo cultural, de desarrollo político... 

Estábamos hartos de estar en organizaciones que utilizaban un discurso abstracto que nunca aterrizaba en nuestra vida cotidiana. Nosotros decidimos cuestionar la política retomando elementos de donde los encontráramos. Por ejemplo tomando elementos de la sexo-política, del psicoanálisis, de Whilhelm Reich, de la escuela de Frankfurt, de Marcuse, tomamos elementos del movimiento feminista, del movimiento gay, de autores como Mario Glieli, de la literatura, de la poesía... 

En México hay una ruptura evidente entre las organizaciones tradicionales que han terminado por incrustarse en todo este proceso a la clase política, que ha tratado de integrarse en la oligarquía. Porque nosotros planteábamos, bueno, tenemos que ejercer una crítica de nuestra vida cotidiana, partimos fundamentalmente de la premisa de que nuestra vida personal es política, y que tiene una explicación política, que nosotros somos partícipes de relaciones de poder, no solamente en términos estatales sino en términos intrapersonales. Esto hablamos de principios de los 80 y no conocíamos ningún referente práctico sobre esto. 

Los zapatistas son el elemento principal de esta ruptura. Ponen las cosas en su lugar por medio del discurso, del lenguaje, ellos mejor que ningún otro actor político en el mundo, han sabido plantear esta confrontación entre dos formas diferentes de concebir la política, contra la concepción de la política como una acción especializada, de partidos políticos tradicionales, que han utilizado como modus vivendi la representación, esta sustitución de la sociedad. 

MEXICO "NO FUTURE"


CR. Y ahora ¿que referentes prácticos de democracia hay?. Porque conocemos las consultas zapatistas. Pero en las consultas se refleja una pregunta muy concreta y una decisión. La democracia estaría mucho más en los procesos de base y de debate, que en el momento en que la gente echa un voto en la consulta. ¿Hay ya ejemplos de ese tipo? 



Elementos teóricos encontramos pero elementos prácticos no encontramos en el capital de la izquierda urbana "occidental". Donde nosotros encontramos elementos prácticos fué en la izquierda indígena. En el pensamiento revolucionario indigena se ponia en cuestión de una manera muy radical fundamentos de la dominación ideológica capitalista, como la pareja, como la familía, como las relaciones interpersonales... todo eso se ha venido poniendo en cuestión por ese mundo ignorado que se ha pretendido aniquilar, del pensamiento crítico revolucionario indígena, que estuvo en la resistencía, en la clandestinidad y que ahora está brotando a borbotones. 

Uno de nuestros elementos fundamentales fue la obra de José Revueltas, escritor mexicano. El viene del Partido Comunista, un viejo comunista, que en los años treinta tendría 16 años y ya estaba deportado en las Islas Marías, que pasó mas de la mitad de sus ocho décadas en la carcel, cuarenta años. Fue expulsado del Partido Comunista por sus posiciones críticas, por denunciar la deshumanización y los rasgos alienantes de la militancia comunista de su tiempo, para tratar de recuperar el factor humano como un elemento fundamental de su visión política, y que rompió desde su obra. A José Revueltas se le acusó en el 68 de ser el autor intelectual del movimiento estudiantil, lo que era una estupidez, pero fue un símbolo fundamental, y fue el precursor de toda esta búsqueda del cuestionamiento de las formas habituales de hacer política. 

Frente al paraíso dentro de esta visión mesiánica y escatológica del marxismo tradicional, de sacrificarnos ahora por el paraíso revolucionario que vendrá cuando tomemos el poder, y que solucionará casi de manera automática todos los problemas de la humanidad, llegó a afirmar que el verdadero paraíso estaba en la lucha. 



CR. El "no future" del punk 



Exactamente. Esto entra en contacto totalmente con esta visión desesperanzada del punk, del "no future", no hay futuro, el futuro es ahora. Esa fue una ruptura epistemológica fortísima, dentro de los sectores más críticos de la izquierda mexicana. Lo que pasa es que Revueltas siempre fue un hereje, siempre fue un escritor maldito, un apestado, que luego intentaron utilizarlo como símbolo, como bandera de la izquierda tradicional mexicana, pero que sin embargo nos dejó esa herencia crítica, esa visión, esa obra, y sobre todo, esa vida totalmente consecuente y coherente hasta el final. Bueno, Revueltas murió en medio del alcoholismo y la peor de las desesperanzas, pero siempre luchando. 



CR. El espejo de Revueltas quizás sean los estudiantes de la UNAM ahora mismo. Su huelga fue construir hoy, construir nosotros y construir ya. 



Nosotros nos nutrimos mucho de Revueltas y nos nutrimos del punk en la Guillotina. Somos un sector entre un sector mucho más amplio, un sector de jóvenes del norte de la Ciudad de México. Pero la explosión punk fue asumida y naturalizada por millones de jóvenes mexicanos en los años 80, porque era la única posibilidad, un auténtico manifiesto existencial, la única posibilidad de dotar de un sentido a una existencia que estaba llamada a no tener ningún sentido, sin ningún futuro. El "no future" de los punk nos ayudó a despojarnos de esta necesidad de muletas y comodidades, a abrazar la incertidumbre con una actitud guerrera, no como una actitud suicida, una actitud de confrontación, de búsqueda y de construcción, sin esperanzas. 

A nosotros no nos decía nada la lucha por la toma del poder como se planteaba en nuestra tradición de lucha que era la de la izquierda marxista revolucionaria. Nosotros íbamos a las manifestaciones diciendo: "Trabajar, comer, leer y coger (follar)". Era un discurso muy zapatista, pero esto lo estábamos haciendo nosotros en los 80. 



CR. En vuestra relación con la huelga de la UNAM, hay parte de confrontanción con el stablishment cultural. 



Ya en los ochenta hablamos de fenómenos como la explosión punk, los "chavos banda". Hablar de este fenómeno, lejos de la mitificación que hicieron muchos antropólogos, diciendo que era el nuevo sujeto revolucionario y todas estas tonterías. Sino hablar desde una perspectiva crítica que nos daba muchas broncas inclusive con las mismas bandas. Como nosotros nos movíamos en ese medio y sabíamos de que iba la historia, pues teníamos posiciones muy críticas, no posiciones fáciles ni complacientes. Nunca hemos quedado bien con nadie. 

Cuando en 1986-87 surge la huelga del CEU (Consejo estudiantil universitario), nosotros como estudiantes teníamos una posición muy crítica ante el machismo, el autoritarismo, la falta de democracia en el interior del movimiento, sus contenidos demagógicos en las demandas, el populismo fácil de los líderes. Nosotros lo denunciamos ante una izquierda que estaba maravillada por este movimiento tan políticamente correcto y racional, que al final de todo terminó en un fiasco. 

Sin embargo doce años después, en el movimiento del 99-00, en la huelga de la UNAM lo que surge es otro sujeto político totalmente diferente, que nadie alcanza a comprender, que son jóvenes que vienen de un medio social muy marginal y violento, que hablan un discurso político distinto, que no es el discurso político clásico, que han tenido que innovar en todo, que tienen una serie de limitaciones culturales, discursivas y demás... con un sentido muy claro de lo que no quieren, que logran desarrollar su propio discurso y su propio pensamiento político de manera autónoma sin pedirle nada a nadie. 

Cuando la izquierda, el PRD, el mundo cultural y político, se cebaron en este movimiento, y fueron parte de la guerra de baja intensidad, nosotros nos pusimos del lado del movimiento estudiantil. Sabíamos lo que significaba, conocíamos a sus participantes. 

Toda la prensa en México se dedicó a crear un demonio de los estudiantes en huelga, que eran "ultras". Nosotros les dimos la palabra en lugar de etiquetar sin conocimiento de causa, como hicieron la mayoría de los intelectuales "críticos". Gente que apoyó al zapatismo y que en el caso de la huelga se pusieron de parte del estado, exigiendo el uso de la fuerza pública, denostando y burlándose de las carencias culturales de esta generación, se plegaron hacía el status quo, hacía las pocas prebendas que tiene el mundillo cultural en México, para defender sus magros privilegios frente a un movimiento que puso en cuestión el mundo de la cultura y el conocimiento en México. 



CR. El viejo militante tradicional, por lo menos el que pertenece a la clase dirigente, suele terminal habitualmente en los ámbitos de la política oficial. Este nuevo sujeto político que se da en la UNAM, que de principio sería despreciado por el militante modélico ¿es más consciente? 



Cuando hay intereses materiales mezquinos de por medio no hay mucha inteligencia, y se tiene que recurrir a muchos malabares para justificar posiciones injustificables. En ese sentido, en México no han parado de surgir nuevos actores sociales. Es una sociedad que a pesar de todo reacciona y trata de defenderse. 

Desde una explosión inconsciente como el fenómeno de las bandas punks, que no fue política, fue mas intuitiva pero de rebeldía, que no tuvo una concepción política mas que en la red de colectivos anarkopunks que hay hoy en México, que es uno de tantos elementos de este clima social. Desde ese tipo de actores hasta actores con una búsqueda mucho mas política como estos jóvenes de la universidad, que son bandas, grupos afectivos, con un carácter contracultural, subsidiarios del punk, pero que dejan de lado esa visión dentro del consumo cultural y adoptan una búsqueda mucho más política. Crear movimientos que respondan a las necesidades de la sociedad, pero por fuera de la corrupción y de las practicas viciadas y paternalistas sustitutivas del protagonismo de la sociedad que ha desarrollado la izquierda tradicional.



CR. Pero ahí también pierde sentido la lucha contra el poder. Antes se trataba de tomar las estructuras y utilizarlas, o bien, de destruirlas para construir otras. Pero ahora se trata de construir la crítica y la transformación en el medío en que nos movemos. 



Nosotros todos los días nos planteábamos, bueno ¿y que es esto de la revolución?. ¿Y tú que entiendes por revolución?. Empezamos como ejercicio retórico a cuestionarnos ese tipo de cosas, que a lo mejor suenan muy infantiles, pero que a nosotros nos llevaron a deconstruir toda nuestra visión política. De pronto nos dimos cuenta que nuestra concepción de la revolución, que nuestra concepción de la lucha estaba sustentada por puras babosadas, por puras tonterías, en una visión absurda, de esta utopía marxista de la revolución como el momento en que cruzas la frontera roja. 

De repente lo encontramos todo tan sin sentido, que nos fuimos forzando a desarrollar una visión. Porque nos decíamos, bueno ¿y esto a dónde nos lleva?, al cinismo. A volvernos escépticos, como esos famosos escépticos que no creen en nada pero que están totalmente integrados. A nosotros nos llevó a la resistencia apache, a la resistencia sin cuartel. De todas maneras el mundo es una mierda y hay que resistir, hay que pensar. 

La cuestión de la revolución únicamente para humanizarnos y conseguir el gobierno de nuestros destinos aquí y ahora. No tenemos ninguna verdad absoluta, ni ninguna fórmula ni ninguna interpretación acabada de la sociedad, una interpretación que está en constante cambio y transformación. 



CR Un materialismo mas extremo y radical que el de las tendencias religiosas de la izquierda. 



El marxismo tradicional se ha movido en un horizonte cultural, en un horizonte civilizatorio judeo-cristiano, esto es innegable. El concepto del ser humano, esta visión teleológica del progreso, la creencia ciega en el mito del progreso, en el desarrollo de las fuerzas productivas... Este tipo de cosas se han roto en el discurso que está surgiendo no solamente en México, sino en diversas otras partes del mundo. Pero en el caso de México también es porque existe una civilización que está contrapuesta al capitalismo de una manera muy radical, la civilización indígena, que es una civilización antiindividualista.


LA IZQUIERDA INDIGENA



CR. ¿Ni siquiera es bueno tener una concepción de la sociedad? 



Nosotros hemos venido armando una especie de rompecabezas, y cuando vienen los zapatistas dicen: "nosotros no luchamos por el poder", de una manera mucho más tajante. Hasta ese momento ningún grupo revolucionario en México se había atrevido a plantear las cosas tan claras. Los zapatistas empiezan a relativizar todo esto, porque obviamente son la izquierda maya, tiene miles de años de tradición revolucionaría, es un pensamiento político muy maduro y que está por dar sus mejores frutos todavía. No saben ellos hacía donde van, tampoco. 



CR. ¿Que contradicciones hay entre la izquierda indígena y la izquierda tradicional? 



La izquierda indígena es más vieja que la vieja izquierda porque viene de miles de años. Tiene una tradición de lucha y una tradición político-filosófica muy antigua. De hecho toda la historia de México y todas las rebeliones que se han vivido en México han estado sustentadas en los postulados de estas formas de resistencia. Por ejemplo, algo fundamental es la subordinación de las estructuras militares a las estructuras políticas. Esta ha sido una tendencia constante en la historia de México, desde la guerra de la independencia hasta nuestros días. Que los grandes grupos militares revolucionarios se han subordinado al movimiento civil. 

También sus planteamientos democráticos de horizontalidad. En el caso del zapatismo de 1914, toda la estructura militar del Ejercito de Libertadores del Sur de Emiliano Zapata, estaba subordinada a los jefes y líderes de las comunidades, que eran elegidos en asamblea, y que eran inmediatamente removidos de sus cargos si no respondían a los mandatos de sus pueblos. 

Son formas de funcionamiento horizontales, en red, sin una dirigencia estable, pero que a la vez se ha complementado con cierto uso del caudillismo, uso de figuras como Emiliano Zapata o el Subcomandante Marcos ahora. Son contradicciones históricas pero esas contradicciones se han dado en la base de un efectivo funcionamiento democrático, que es lo más curioso. 



CR. Entre la cultura indígena y lo que se pueda encontrar en DF o en Tijuana ¿que fronteras hay? ¿que fronteras hay también entre los mexicanos que emigran a Estados Unidos y quienes se quedan? 



Eso lo que revela es una sociedad muy dinámica y que rompe todos los moldes y estereotipos. Al hablar del movimiento indígena en México y en toda América Latina, mucha gente piensa en pueblos primitivos, sociedades tradicionalistas... con toda esta carga de racismo eurocentrista, occidental. 

Siempre estuvieron en el sótano del país, en el sector de los invisibles como dicen los italianos, en el inframundo de los pobres, de los marginados... que ni si quiera juegan un papel productivo en el país, que no forman un mercado, porque no compran porque no venden... Cuando empiezan las políticas de exclusión social del neoliberalismo en 1982, eran los habitantes más antiguos del sótano del país, y empezaron a recibir a otros sectores, como las clases medias pauperizadas, los sectores proletarios. 



CR ¿No creó conflicto? ¿no hubo clasismo por parte de las clases empobrecidas? 



No al contrario, se borraron las diferencias de clases, se hermanaron, grandes sectores mexicanos hoy están hermanados por hermanados por la exclusión social. Los jóvenes de la Ciudad de México, incluso los que pertenecen a ese 15% de privilegiados que pudieron llegar a la universidad, son indios metropolitanos. Las mujeres, los indígenas, los "chavos banda", los punk, las clases medias pauperizadas, los homosexuales y lesbianas... fueron poblando el sótano de México y los indígenas los recibieron y hasta ahora han sido capaces de hermanarlos a todos y de buscar salidas para todos. 

Lo que tenemos es una sociedad múltiple, donde por ejemplo en México, la mayoría de los géneros de vanguardia musicales como el postpunk, no vienen por las clases medias ilustradas, sino que entran al país por los indígenas migrantes. De los que van a Estados Unidos, trabajan, regresan a sus pueblos, a las ciudades... y están nutriendo este intercambio cultural con los Estados Unidos. Se trata de un campesinado muy moderno y cosmopolita. 

Los pueblos indígenas no son un sector aislado de la sociedad, los zapatistas se colocan en la vanguardia del pensamiento político. Incluso desde su fortaleza inespugnable perdida en el último rincón de la patria, han conseguido convertirse en el referente político principal, y han logrado poner en crisis al estado y la clase política. Han iniciado una transformación profunda de la cultura política de los mexicanos. 

Si hay un sector en el mundo que tiene una alternativa frente a la catástrofe, frente a la crisis civilizatoria a la que nos ha llevado la cultura judeo-cristiana, lo que se conoce como occidente, son los pueblos indígenas de América. Y entre todos estos los pueblos mayas.





RED "LATINA sin fronteras"
e-mail: latinacoop@hotmail.com  
Visita y participa en nuestra comunidad web: http://communities.latam.msn.com/170697  

  

 

© Copyright 1999-2010 Paginadigital®. - Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados  




|Pon a paginadigital en tu sitio | Sugiere esta página a un amigo | Responsabilidad |
info@paginadigital.com.ar
   |  Ayuda |

Web diseñado y producido por paginadigital®, Copyright 1999 - 2015, todos los derechos reservados. Los nombres e íconos de: paginadigital, Kids, art, pinturas, grabados, dibujos, objetos. Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la Ley 11723 - Derechos reservados | Términos y condiciones

| Home | Cursos y talleres | Servicios de Internet |Agenda de Ferias y Exposiciones | Exposiciones de arte y galerías | Becas, maestrias y posgrados | Programación de teatro, cartelera | Centros culturales | Concursos de pintura, literatura, arte, video, television, tv, teatro, casting | | Conferencias, seminarios, jornadas | cartelera de cine, tv, fotografía | Música, recitales, bandas, música clásica | Libreria, venta de textos y libros | Museos | Coros, operas, conciertos | Noticias, notas y artículos | Música de tango, cena show | Textos, poesía, prosa, cuentos, poemas | Solidaridad | Tarot, astrología | Mapa del sitio | Foro | Not | Cart | Salas | Tel | Taller | Taller literario | Enlaces útiles